10 maneras de mejorar tu inteligencia emocional

Descubre 10 maneras de mejorar tu inteligencia emocional y cientos de vídeos e imágenes inspiradoras.Todo el mundo está hablando siempre de la Inteligencia Emocional (IE), pero ¿qué es exactamente?

Un aspecto importante de la inteligencia emocional es la capacidad de percibir, controlar y evaluar las emociones – en uno mismo y los demás – y utilizar esa información apropiadamente.

Por ejemplo, el reconocimiento de la inteligencia emocional en sí mismo puede ayudar a regular y gestionar tus emociones además de reconocer emociones en otros lo cual favorece el desarrollo de la empatía y el éxito en tus relaciones, tanto personales como profesionales.

Dada la importancia de la inteligencia emocional, pensé que podría ser útil dar una breve visión general del tema, así como establecer 10 formas de mejorar tu inteligencia emocional.

En 1990, 2 psicólogos de Yale, John D. Mayer y Peter Salovey, acuñaron el término inteligencia emocional, que algunos investigadores afirman que es una característica innata, mientras que otros sugieren que se puede mejorar con la debida orientación y práctica. Estoy de acuerdo con las dos escuelas y, obviamente, con la segunda.

No puede ser posible que todos tengan un psicoterapeuta. Pero tu puedes llegar a ser tu propio terapeuta. Todo comienza con aprender a escuchar tus sentimientos. Aunque no siempre es fácil, el desarrollo de la capacidad de sintonizar con tus propias emociones es el primer paso y quizás el más importante.

10 maneras de mejorar tu inteligencia emocional.

1) No huyas de tus sentimientos.

Si los sentimientos son incómodos no huyas de ellos. Párate por lo menos una vez al día a reflexionar y preguntar: “¿Cómo me siento?”

2) No juzgues ni edites tus sentimientos con demasiada rapidez.

Trata de no castigar tus sentimientos antes de tener la oportunidad de pensar en ellos. Hay algunas emociones negativas que pueden ayudarnos a crecer si sabemos manejarlas. Debemos analizarlas como si fuéramos un observador externo, con curiosidad, preguntándonos por qué están ahí, qué daño nos hacen, qué es lo bueno que podemos extraer de ellas.

3) Encontrar las conexiones entre tus sentimientos.

Cuando surja un sentimiento difícil, pregúntate: “¿Cuándo he sentido esta sensación anteriormente?” Intenta recordar cómo superaste esa sensación, qué mecanismos utilizaste.

4) Aprende a gestionar sentimientos contradictorios.

Muchas veces nuestros sentimientos se contradicen unos con otros. Eso es normal. Escuchar a tus sentimientos es como escuchar a todos los testigos de un caso judicial. Sólo admite las pruebas que te llevarán a lograr un mejor veredicto.

5) Escucha a tu cuerpo.

Un nudo en el estómago mientras conduces hacia el trabajo puede ser un indicio de que tu trabajo es una fuente de estrés. Un aleteo en tu corazón cuando ves a una chica/o podría ser el comienzo de algo grande.

6) Controla tu nivel de estrés.

Si tu nivel de estrés es alto es fácil que tengas sentimientos abrumadores. Una habilidad clave de la inteligencia emocional es la capacidad de calmarse cuando te sientes abrumado. Esta habilidad de la inteligencia emocional ayuda a mantener el equilibrio mental.

7) Usa el humor y el juego para hacer frente a los desafíos.

El humor, la risa y el juego son los antídotos naturales a las dificultades de la vida. Aligeran nuestras cargas y nos ayudan a mantener los acontecimientos en perspectiva. Una buena carcajada reduce el estrés, eleva el estado de ánimo y re-equilibra nuestro sistema nervioso.

8) Resuelve tus conflictos de manera positiva.

Los conflictos y desacuerdos son inevitables en las relaciones. Dos personas no pueden tener las mismas necesidades, opiniones y expectativas en todo momento.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser algo malo. Resolver conflictos de manera sana y constructiva puede reforzar la confianza entre las personas. Cuando el conflicto no se percibe como una amenaza o castigo, favorece la libertad, la creatividad y la seguridad en las relaciones.

9) Escribe tus pensamientos y sentimientos.

La investigación ha demostrado que escribir los pensamientos y sentimientos puede ayudar profundamente a las personas.

10) No revolcarse en los sentimientos negativos.

Los estudios han demostrado que alentar a las personas a analizar demasiado los sentimientos negativos puede aumentar dichos sentimientos. La inteligencia emocional implica no sólo la capacidad de mirar hacia adentro, sino también estar presente en el mundo que te rodea.