Cómo ejercitar el cerebro mediante 6 hábitos

La actividad intelectual es un estímulo importante para el cerebro. De hecho tiene influencia sobre la salud y el tamaño de las células cerebrales.

A continuación te dejo con las 6 mejores prácticas que puedes realizar para mantenerte en forma mentalmente:

Ejercitar el cerebro.

1) Llevar una vida activa, tanto física como mentalmente, en un ambiente estimulante, ayuda a ejercitar el cerebro.

2) Realizar actividades entretenidas y atrayentes como leer, dibujar y jugar a juegos de estrategia como el ajedrez o el bridge, conservan la mente en una forma óptima.

3) 20 minutos de ejercicio como mínimo al día, 3 ó 4 veces por semana es absolutamente necesario.

Practicar aeróbic también ayuda a aumentar la fuerza cerebral. Un buen entrenamiento no solo tiene efectos maravillosos en los sitemas circulatorio y respiratorio, de los que depende el cerebro, sino que también ayuda a combatir el estrés y a incrementar la creatividad.

En el Bayor College of Medicine de Houston, un estudio realizado a 94 ancianos americanos sanos definía el fenómeno del jogging. El flujo sanguíneo cerebral de la mayoría de los individuos activos (los que continuaban trabajando o se habían retirado pero seguían física y mentalmente activos) era mayor y obtenían resultados significativamente superiores en las pruebas de coeficiencia de inteligencia que los que se retiraban y permanecían inactivos.

Se trata de una relación de causa-efecto entre llevar un estilo de vida participativo y mantener el cerebro a pleno rendimiento.

4) Técnicas de relajación profunda entre las que se encuentran la meditación, la autohipnosis y la biorrealimentación.

Los investigadores coinciden al afirmar los beneficios que se obtienen al pasar una parte del día en un estado de relajamiento total. Es inmensamente terapéutico tanto para la mente como para el cuerpo. Los momentos de descanso reducen la presión sanguínea y contribuyen a disfrutar de claridad y creatividad de pensamiento, terreno fértil para las grandes ideas.

5) 10 minutos de siesta pueden revitalizar las energías mentales debilitadas (eran conocidas las revelaciones de Thomas Edison tras una corta siesta).

6) Alimentos para la mente.

Los investigadores suelen afirmar que lo que comemos (y el momento en el que lo comemos) afecta a nuestro humor, a nuestra claridad de pensamiento y, por extrapolación, a nuestras habilidades para interpretar mentalmente, aprender y recordar.

Según Judith Wurtman, doctora en fisiología e investigadora de la nutrición en el Massachusetts Institute of Technology de Cambridge, las proteínas actúan como bujías al hacer funcionar a nuestro cerca de 10 billones de neuronas (células nerviosas). Recomienda a quienes deseen estar mentalmente despiertos durante todo el día consumir alimentos bajos en grasas y ricos en proteína en cada comida y refrigerio.

“Le brain jogging”: el entrenamiento mental de los franceses

“Le brain jogging” es una nueva afición francesa para fortalecer la salud cerebral. Los clubs privados y las clínicas atienden a clientes de mediana edad y algo mayores que pretenden tener más memoria y conservar la mente en plena forma.

Estos jugadores cultivan su inteligencia con pruebas que activan el cerebro:

1) Ejercitan la memoria.

2) Desarrollan la imaginación.

3) Trabajan las facultades de percepción, concentración, razonamiento y habla.

¿Seguir una dieta sana, una tabla de ejercicios y proteger al cerebro de posibles lesiones nos convertirá en sabios de Rodas o nos conducirá a competir con los mejores? Probablemente no. Ni tampoco los posibles resultados serían las respuestas a las contrariedades de la vida. Sin embargo, merece la pena entender la inteligencia y hacer lo que podamos para mejorarla.