Cómo ser más espontáneo

Aquí te muestro 5 consejos sobre cómo ser más espontáneo:

1) Cancela todos tus planes.

Despeja tu agenda. No te preocupes por todas las cosas que tienes que hacer, nadie es imprescindible en la vida (el cementerio está lleno de personas que se creían imprescindibles). En los 3 siguientes días no vas a realizar ninguna gestión administrativa y procura no trabajar (aprovecha que se acerca el fin de semana).

ser espontáneo.

Si tienes compromisos, reorganízalos y reprográmalos, si tienes niños contrata a una niñera, déjalos con tus padres o con sus tíos. Lo mismo si tienes algún animal doméstico. Tus próximos días van a ser totalmente libres para ti. Esto deja espacio para actividades espontáneas que se te puedan ocurrir. Quizás te parezca irreal o exagerado lo que te estoy proponiendo pero te recuerdo que tu estás buscando la manera de ser más espontáneo en la vida y esta es una excelente técnica.

2) Sal de tu zona de confort.

Una vez que tu agenda esté despejada, opta por hacer cosas que normalmente no haces. No me elijas ir al gimnasio o ir a cenar a tu restaurante favorito. Salir de tu zona de confort puede incluir apagar el ordenador y el teléfono, viajar a otra ciudad o apuntarte a una actividad que no hayas realizado antes.

3) Haz algo que te asuste.

¿Por qué no gastarte una pequeña cantidad de tus ahorros en hacer puenting? En todas las ciudades existe alguna empresa que hace este tipo de actividades todos los fines de semana. Te aseguro que no te arrepentirás porque la adrenalina que se disparará en tu cerebro te revitalizará.

Más ideas: vete a un circuito a pilotar un coche, haz alguna carrera de karts… paracaidismo ;)

4) Sigue todos tus caprichos.

Deja de lado la razón y sigue tus instintos. Haz lo que te apetezca en cada momento. Disfruta de tu tiempo.

5) ¡No te sientas culpable por ello!

Todo esto no cuenta si sigues pensando en todas las cosas que deberías estar haciendo en vez de lanzarte a esta aventura. Quizás esta sea una de las partes más difíciles de conseguir ya que algunas personas tienen muy acentuado el sentimiento de culpa.

Piensa: ahora sí que estás viviendo la vida. Recuerda que el principal objetivo de la vida no es EXISTIR, es VIVIR. Siéntete bien por ello y repite un fin de semana de estos una vez al mes.