Síntomas de la depresión endógena

La depresión endógena es una variante de la depresión mayor. La melancolía es la característica más importante de la depresión endógena.

Hablamos de depresión endógena cuando no conocemos o no existe un factor desencadenante de ese estado. En este caso hay que buscar las causas en el interior del cerebro de la persona (es probable que se dé un déficit en la producción de serotonina). Dicho de otra manera, las causas de esta variante de la depresión no se encuentran en el exterior del individuo, no es debida al fallecimiento de un familiar, por ejemplo. En este último caso estaríamos hablando de una depresión reactiva. Se cree, por tanto, que la depresión endógena tiene un fuerte factor biológico y hereditario.
sintomas-de-la-depresion-endogena
Debido a esta factor biológico de la depresión endógena es más probable que responda a la medicación.

El nivel de afectación de este sub-tipo de depresión es muy variable: puede ir desde leve hasta grave. Hay personas que entran en un estado de melancolía continuo que dura gran parte de su vida, sin darse cuenta de que están afectados por este tipo de depresión.

Síntomas de la depresión endógena.


Los síntomas de la depresión endógena suelen ser más biológicos:

1) Transtornos del sueño: por ejemplo, insomnio.

2) Transtornos del apetito.

3) Falta de concentración.

4) Falta de memoria.

5) Pérdida de interés en el sexo: memoria.

6) Letargo.

7) Alucinaciones.

Los pacientes que sufren esta variante de la depresión suelen estar peor por la mañana. Como sus síntomas son más físicos que los de la depresión exógena, hay que descartar que exista alguna patología de fondo que no se haya detectado.

A pesar de todo lo aquí descrito, esta distinción entre depresión endógena y exógena ya no se suele dar entre los profesionales de la salud por que ambos subtipos comparten muchas causas.
Fuentes: 1 2