7 mecanismos de defensa inconscientes

Este concepto fue inicialmente acuñado por Sigmund Freud, aunque fue su hija, Anna Freud, quien desarrolló y definió los diferentes tipos de mecanismos.

Los mecanismos de defensa son formas inconscientes de actuar o de pensar para protegernos o defendernos de pensamientos, deseos, emociones o comportamientos demasiado amenazantes para la conservación de nuestra integridad. Es decir, los mecanismos de defensa se encargan de disfrazar aquello que es demasiado difícil de aceptar para convertirlo en algo más tolerable para nuestra mente. Todos lo hacemos pero la pregunta es: “¿Eres consciente o sabrías detectar qué tipos de mecanismos de defensa utilizas?” Estas estrategias inconscientes pueden ser adaptativas, especialmente a corto plazo, para manejar situaciones demasiado traumáticas, dolorosas o estresantes. Sin embargo, cuando se vuelven un hábito prolongado en el tiempo y un adulto no es capaz de afrontar la realidad sino que recurre sistemáticamente a estos mecanismos para distorsionarla, nos puede terminar jugando malas pasadas. Aquí os propongo 7 de algunos de los mecanismos de defensa más comunes.

  1. Represión:

Hace referencia a la acción de rechazar recuerdos, pensamientos, ideas, deseos, etc. de nuestra consciencia. Como consecuencia, estos elementos terminan almacenados en nuestro inconsciente. Es decir, no desaparecen del todo, van a la papelera pero siguen en el ordenador. Este mecanismo de defensa crea en nosotros la ilusión de que nos hemos olvidado del contenido molesto. Esto se da especialmente después de una experiencia traumática. Sin embargo, al igual que la consciencia, el inconsciente también tiene sus propias formas de expresión, aunque éstas sean más sutiles o simbólicas (menos visibles). Los contenidos reprimidos se manifiestan en el lenguaje no verbal o cuerpo (movimientos, posturas, reacciones fisiológicas, mirada, etc.), a nivel emocional, y en los sueños. No es tan fácil deshacernos de ellos, son como fantasmas que nos persiguen, y pueden entorpecer muchas áreas de nuestra vida sin que nos demos cuenta a veces. Por eso es tan importante realizar una psicoterapia cuando sentimos que algunos patrones disfuncionales se repiten en nuestra vida.

  1. Negación:

Es el acto de negarse a aceptar la realidad o algún suceso. La persona actúa como si no tuviera un problema o como si una vivencia dolorosa no hubiera ocurrido nunca. Se considera como uno de los mecanismos de defensa más primitivos porque es característico de la etapa de desarrollo de la niñez temprana. Algunas personas utilizan esta estrategia en su vida cotidiana, cada vez que no quieren hacer frente a un sentimiento que les provoque demasiado dolor. Las personas con problemas de adicción también suelen recurrir a este tipo de mecanismo.

  1. Disociación:

Existen diferentes grados de disociación. En los casos más benignos, uno se disocia cuando está aburrido por ejemplo. Está ahí físicamente pero sus pensamientos están en otro lugar. Otras veces, la persona tiene la sensación de no ser ella misma, de haber desarrollado dos o varias identidades que no son congruentes entre sí. En situaciones más graves, la disociación es una manera de desconectarse de una experiencia actual que se vive como intolerable, como puede ocurrir durante una violación por ejemplo Se produce un bloqueo del afecto (emociones) y la persona tiene la impresión de estar separada de su cuerpo o de que la realidad está alterada. Cuando se utiliza este mecanismo con frecuencia, la persona desarrolla una visión discontinua de si misma o del tiempo.

  1. Racionalización:

Este mecanismo es muy común entre la gente. Hace referencia al uso de explicaciones racionales para tapar inseguridades o comportamientos de los que uno no se siente orgulloso. A menudo se atribuye la culpa a otra persona o a las circunstancias para no tener que desvelar partes de si mismo que supondrían un auto-cuestionamiento. Imaginemos que por ejemplo copias en un examen y para relativizar y diluir tu responsabilidad dices algo así como “De todas formas, todo el mundo estaba copiando”. O Llegas tarde a una cita y en vez de reconocer que saliste demasiado tarde de casa, decides echarle la culpa al metro: “Es que hoy iba muy lento”. A veces también utilizamos este mecanismo para auto-convencernos de que en realidad no deseabamos aquello que no hemos conseguido. Son excusas falsas pero plausibles y que encajan con la situación.

  1. Proyección:

Tiene que ver con proyectar o colocar en otra persona lo que somos incapaces de asumir como propio porque entra en conflicto con la idea que tenemos de nosotros mismos. Este tipo de mecanismo de defensa se caracteriza por una reacción emocional de rechazo hacia otra persona que es injustificada y/o desproporcionada y suele manifestarse en forma de crítica. Lo que ocurre es que: 1. Esa persona se permite actuar o ser de una manera que nosotros no nos permitiríamos, 2. Nos recuerda a una persona con la que existe un conflicto no resuelto, o 3. En realidad envidiamos alguna característica o aspecto de la vida de esa persona pero preferimos buscarle un defecto que reconocer esa emoción en nosotros. Para más información acerca de este tema, podéis consultar el artículo siguiente: ¿Por qué juzgamos a los demás?

  1. Desplazamiento:

 Con este mecanismo, descargamos nuestro enfado, impulsos o frustraciones experimentados internamente con un individuo en otra persona u objeto que en principio no tiene nada que ver con ello. Generalmente sentimos la necesidad de desviar nuestros impulsos cuando la persona que ha originado esos sentimientos es una figura de autoridad o alguien con la que no nos sentimos en confianza para expresar libremente nuestro descontento. Dar un portazo en vez de agredir físicamente a alguien o enfadarte con tu marido después de un intercambio desagradable con tu jefe son ejemplos.

  1. Formación reactiva:

Este mecanismo convierte pensamientos, emociones o impulsos indeseables en su opuesto para aliviar la ansiedad que provocan. Imagina que sientes una fuerte (y secreta) atracción hacia alguien pero sabes que esa persona no te conviene. Como no quieres admitir esos sentimientos, decides expresar lo contrario de lo que sientes, de forma que tu deseo termina por transformarse en un aparente odio. Otro ejemplo es decir que no estás enfadada cuando en realidad lo estás. O tratar de esconder ciertos prejuicios hacia una determinada raza, etnia o cultura mostrándote exageradamente en favor de esa raza, etnia o cultura, hasta tal punto que termina sonando un poco falso…

Existen más mecanismos de defensa como la sublimación, la intelectualización, el humor o hasta algunas formas de altruismo pero me he enfocado en aquellos que tienen un mayor impacto en la formación de nuestra identidad y relaciones. Espero que os sea de ayuda. ¡No dudéis en preguntar, comentar o compartir experiencias vuestras!

por Jasmine Murga


Categorías

Psicología

Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Experta en Intervenciones Sistémicas (ITAD Sistémica, Madrid). Experta en Psicoterapia Transcultural (Terapias Sin Fronteras, Madrid). Certificado en Terapia Estratégica, Hipnoterapia Ericksoniana e Hipnosis, Gestalt y Psicología Somática (Mental Research Institute, Palo Alto). Certificado “The Science of Willpower” (Universidad de Stanford, Palo Alto). Cursando un máster en “Counseling Psychology with concentration in Somatic Psychology".

13 comentarios

  1.   Ángeles Wolder dijo

    Muy interesante! también el post que linkeais sobre juzgar a los demás.
    Gracias!

    1.    Jasmine Murga dijo

      Muchas gracias Ángeles. Buen fin de semana!

      Un saludo,

      Jasmine

  2.   Juan Vicente dijo

    Muchas gracias!
    Es bueno conocer estos temas.

    1.    Jasmine Murga dijo

      Gracias Juan!

  3. Pero todos usamos esos mecanismos de defensa alguna vez… Yo uso mucho el humor, por ejemplo, y la sublimación, y la intelectualización. ¿Dónde está el problema, en usarlos o en que lo hagamos de manera inconsciente?

    1.    Graciela Fernández dijo

      Ya me contesté sola la pregunta, disculpas… es que por apurada fui directo a los mecanismos de defensa y no leí el principio de la nota. Pero de todas formas, te hago otra pregunta. ¿Qué pasa si uno es totalmente consciente de que utiliza esos mecanismos de defensa, pero los usa muy seguido?

  4.   Jasmine Murga dijo

    Hola Graciela,

    Gracias por tu pregunta. Una mayor auto-consciencia (self awareness) lleva a un mayor auto-conocimiento. Y cuando uno es consciente de por qué actúa, piensa o reacciona de una determinada forma en algunas situaciones o en presencia de tal o tal persona, es menos susceptible de tener respuestas reactivas inapropiadas. Además se interrumpen patrones repetitivos, de forma que en vez de seguir atrapados en una rueda para hámster (repitiendo una y otra vez lo mismo), el hecho de entender lo que ocurr nos permite salirnos de esa rueda y crecer como personas. Todos utilizamos mecanismos de defensa pero algunos de ellos, si se cronifican en el tiempo y permanecen en el inconsciente, nos alejan de la realidad y de nuestro verdadero “yo”. El hecho de no estar en contacto con algunas partes de nosotros mismos que no nos gustan nos lleva por ejemplo a tomar malas decisiones, a perdernos oportunidades y/o a bloqueos irracionales en algunas esferas de nuestra vida. Conocer tanto nuestras fortalezas como nuestras debilidades es crucial para llevar una vida plena y exitosa. Si tu eres consciente de los mecanismos de defensa que utilizas y te va bien, entonces no hay problema. El humor y la sublimación de hecho son mecanismos de defensa por lo general deseables y positivos. Ahora, si me dijeras que siempre utilizas la represión o la negación, pues ya me preocuparía más…

    Espero haberte ayudado!

    Un saludo,

    Jasmine

  5.   Luis Barona dijo

    Muchas gracias. Me ayuda a entender me un poco más. Y el conocimiento de uno mismo es importante para salir de algún círculo vicioso.
    Otra vez, gracias

    1.    Jasmine Murga dijo

      Gracias por tu comentario Luis!

      Saludos,

      Jasmine

  6. ¡Muy útil tu respuesta, Jasmine! Confieso que también suelo usar la racionalización como en la fábula de la zorra y las uvas: cuando no consigo alcanzar algo, digo que no me interesa. Pero en el fondo sé que no es así, y aunque los demás me crean lo que estoy diciendo yo no me lo creo, y sé que me estoy mintiendo a mí misma. Tiene que ver con la falta de voluntad para trabajar por las cosas que no quiere, también: es más fácil decir “eso no me interesa” que luchar para conseguirlo.

    1.    Jasmine Murga dijo

      Qué bueno que te haya sido útil Graciela. Falta de voluntad no sé.. si fuera el caso, no estarías interesada en estos temas, ni te harías este tipo de preguntas. A lo mejor estás ocupada atendiendo otras cosas más urgentes ahora mismo? Uno tiene que estar emocionalmente disponible para poder trabajar sobre sí mismo. Además estos cambios requieren paciencia, no se producen de la noche a la mañana. El hecho de que seas consciente de tu forma de actuar, pensar o sentir es un primer y gran paso ya 😉

      1.    Graciela Fernández dijo

        ¡Gracias por tu respuesta! Me hizo sentir muy bien, porque a veces me siento culpable por no ocuparme más de mis cosas. Es cierto que hay que estar emocionalmente disponible para trabajar sobre uno mismo, y por lo visto, no lo estoy. Además, cuando uno está siempre ocupándose de cosas urgentes es como si estuviera escapándose de sí mismo y poniendo su energía en lo que le pasa a los demás, o lo que pasa alrededor. Yo me lo he planteado muchas veces a esto, porque tengo el sí fácil y eso me lleva a cargarme de obligaciones que me terminan saturando, y que me quitan tiempo para mis cosas. Si dijera que no más a menudo, tendría más tiempo libre y más energía para lo que quiero hacer. A esto me refería con la falta de voluntad: a que no le pongo suficiente empeño a las cosas que quiero hacer. Es como si no estuviera segura de lo que quiero, o como si creyera que no lo voy a poder alcanzar, y entonces me resulta más fácil decir “no lo quiero” o “no me interesa” que ponerme a trabajar para lograr mis metas.
        Me encantan tus notas, soy de leer mucho sobre temas de autoayuda, espiritualidad, y también incursioné en el coaching ontológico, que me parece interesantísimo, pero los psicólogos siempre me resultaron un poco pesados, sobre todo cuando empiezan a citar a Freud y Lacan. Tus notas, tan claras y sencillas, me están reconciliando con la psicología. ¡Un abrazo desde Río Ceballos, Córdoba, Argentina!

  7.   Jasmine Murga dijo

    Gracias por tus palabras Graciela. Me alegra muchísimo que te estén sirviendo los artículos. Entiendo lo que dices. Te animo a que dediques un poco de tiempo a pensar en lo que quieres, o mejor dicho, a sentir lo que quieres. Las mejores decisiones no siempre provienen de la cabeza. Y si no sabes lo que quieres, no pasa nada, quedate con esa sensación de incertidumbre y explórala (emociones, imágenes, sensaciones físicas, pensamientos, recuerdos, etc. que aparecen). Después en un papel, trata de escribir lo que ocurre en tu interior. El lenguaje ayuda no sólo a organizar nuestras experiencias internas pero además permite que emerjan nuevas posibilidades y a iluminarnos sobre los próximos pasos a seguir. Además, veo que eres buena expresándote por escrito. Y cuando estés preparada y tengas más claro lo que quieres y lo que no, prueba a decir que “no” en alguna situación, a ver qué ocurre.

    Otro abrazo,

    Jasmine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.