Solo cuando tus pies se han parados sobre el fango, te das cuenta cuanto vale tu vida.

Responder