Saltar al contenido

9 hábitos de pensamiento para tu crecimiento personal

Antes de ver estos 9 hábitos de pensamiento para tu crecimiento personal te invito a que veas estos 4 minutos muy motivadores y que seguro te sirven de inspiración.

Este vídeo es un clásico de los vídeos motivacionales y seguro que ya lo has visto en alguna ocasión; sin embargo, viene bien recordarlo de vez en cuando.

Es el vídeo de los marcianitos que deciden viajar a la tierra para darse a conocer. Nadie les hace caso, pero ellos no se dan por vencidos:

[Quizá te interese: “20 preguntas que te harán pensar“]

Un aspecto muy importante para nuestro crecimiento personal es aprender a pensar con eficacia para poder alcanzar nuestros objetivos.

Gran parte de nuestra forma de pensar es automática y no somos conscientes muchas veces del torbellino de pensamientos que inundan nuestra mente.

Es bueno intentar regular un poco lo que pensamos e implementar nuevos hábitos de pensamiento para que nuestra vida cambie a mejor.

Te dejo con 9 hábitos de pensamiento que te ayudarán en tu crecimiento personal:

1) Usar la imaginación y crear.

habitos para tu crecimiento personal

Uno de los regalos más grandes que tenemos es nuestra creatividad e imaginación. Por desgracia la vida que tenemos apaga estas cualidades. Es por eso por lo que tienes que buscar una actividad que te ayude a despertar estas dos maravillas que todos poseemos.

Puedes dedicar el tiempo a alguna actividad artística como la pintura, la música, la escritura,… Es crucial para tu felicidad que encuentres aquello que te llene, aquello que te haga perder la noción del tiempo y te obligue a usar la imaginación para crear cosas bellas.

2) Analiza cómo es tu manera de pensar.

La metacognición, o pensar sobre el pensamiento, nos permite descubrir nuestros patrones de pensamiento y cómo estos influyen en nuestras emociones y comportamiento.

Cuando empezamos a ser conscientes de nuestros pensamientos podemos empezar a reprogramar los pensamientos limitantes por pensamientos motivadores.

3) Educa un pensamiento curioso.

Cuanto más aprendo más me doy cuenta de lo poco que realmente sabemos. La vida está llena de experiencias que son una oportunidad para volvernos más creativos si sabemos sacarles todo su jugo.

Encuentra nuevos temas de interés y aprende nuevas habilidades.

4) Pensar con flexibilidad.

Uno de los hábitos más perjudiciales del pensamiento es ser demasiado críticos con nosotros mismos y con los demás.

5) Encontrar el humor.

El humor puede ser útil en muchas situaciones que aligeran la carga emocional y estimulan el pensamiento productivo.

6) Ser comprensivo y empático.

Para crecer como una persona compasiva debemos desear lo mejor para los demás. Esto no es algo que se logre de la noche al día. Requiere al principio de un esfuerzo diario para que poco a poco vaya arraigando en nuestra personalidad.

7) Pensar de manera independiente.

Aprender a cuestionar las cosas en lugar de sumarte al rebaño. La próxima vez que no estés de acuerdo con algo no tengas miedo de expresarlo. Para nuestro crecimiento personal es importante que pensemos más allá de las ideas convencionales.

8) Cultivar la admiración y el asombro.

En nuestra mente siempre hay cabida para el asombro por todo aquello que nos rodea. Solo hace falta fijarse bien en los detalles, adoptar una nueva perspectiva más pausada y reflexiva sobre las cosas. Es así como descubrimos la belleza hasta por lo más insignificante y podemos llegar a asombrarnos.

9) Meditar y orar.

Estas prácticas que buscan la trascendencia ofrecen una gran paz. Nos ayudan a ser más conscientes acerca de lo que estamos pensando y nos ofrecen una sabiduría que podemos incorporar en nuestra toma de decisiones.

Os dejo con un vídeo muy inspirador:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.