Ablutofobia o miedo irracional a bañarse

ablutofobia o miedo a ducharse

La ablutofobia es una fobia específica en la que las personas tienen un miedo irracional a bañarse o lavarse. Puede afectar a niños y adultos y es más común en mujeres que en hombres. Las personas con fobias específicas saben que sus miedos no son realistas, pero no pueden abordarlos. En cambio, se esfuerzan mucho por evitar lo que les da miedo.

Por lo tanto, la ablutofobia es el miedo abrumador a bañarse, limpiarse o lavarse. Es un trastorno de ansiedad que se incluye en la categoría de fobias específicas. Las fobias específicas son miedos irracionales centrados en una situación particular que interrumpe la calidad de vida.

Ablutofobia

Las personas con ablutofobia tienen miedo de lavarse, bañarse o ducharse. El baño es una parte vital de la vida por razones médicas y sociales. Para la mayoría de las personas, bañarse es una rutina diaria agradable. Para las personas con ablutofobia, sin embargo, puede ser aterrador.  Con tratamiento, muchas personas con ablutofobia pueden vivir vidas productivas con su fobia bajo control.

miedo a ducharse

Los niños tienden a desarrollar fobias específicas, como la ablutofobia, entre los 7 y 11 años de edad. Las fobias específicas son dos veces más comunes en niñas que en niños, y afectan aproximadamente al 16% de los adolescentes y al 5% de los niños más pequeños.

Síntomas

Los síntomas de la ablutofobia son los mismos que con la mayoría de las fobias específicas. Los síntomas pueden ocurrir al bañarse o lavarse. También pueden ocurrir cuando solo piensas en ello. Los síntomas de la ablutofobia son bastante diferentes del comportamiento difícil de un niño malhumorado que no quiere bañarse o de adultos que no son demasiado exigentes con sus hábitos de aseo.

El síntoma más frecuente de la ablutofobia es el miedo. Este miedo no se basa en ningún peligro realista asociado con el baño. El miedo también es persistente, lo que significa que dura mucho tiempo, generalmente más de 6 meses. Pueden tener miedo a tener un colapso nervioso, desmayarse, perder el control o incluso morir.  Los síntomas asociados con la ablutofobia  incluyen:

  • Miedo o ansiedad intensa que aumenta cuanto más te acercas a la situación
  • Ataques de pánico
  • Saber que el miedo es irracional pero se es incapaz de detenerlo
  • Evitar bañarse o lavarse para evitar el miedo y la ansiedad
  • El miedo interfiere con la vida diaria
  • Transpiración
  • Palpitaciones
  • Dificultades para respirar
  • En niños pueden tener llanto y rabietas
  • Sentirse débil
  • Falta de aliento
  • Temblores
  • Mareos
  • Boca seca
  • Náuseas

ablutofobia

Lavarse el cuerpo, el cabello y la cara regularmente, junto con lavarse las manos con frecuencia, es una excelente manera de prevenir la propagación de enfermedades y afecciones, incluidas la diarrea crónica y los piojos. A menudo, una de las formas en que las personas tratan de lidiar con la angustia es evitar la situación que la desencadena. Para las personas con ablutofobia, eso significa tratar de evitar bañarse y lavarse, lo que puede conducir a diferentes problemas de salud, bienestar y aceptación social.

Consecuencias

Las personas que evitan bañarse debido a la ablutofobia pueden meterse en problemas en el trabajo o la escuela y pueden quedar socialmente aisladas y deprimidas. Su autoimagen y autoestima pueden sufrir. Los niños con ablutofobia pueden enfrentar un mayor riesgo de acoso escolar, particularmente a medida que se acercan a la adolescencia.

Existe el riesgo de que algunas personas traten de lidiar con su miedo a las drogas o al alcohol, lo que puede conducir a problemas de dependencia química.

Causas

Los expertos aún tienen que determinar la causa de las fobias específicas, y de la ablutofobia, en particular.

Factores medioambientales

Muchos piensan que un factor genético puede contribuir al desarrollo de la afección, junto con factores ambientales y experiencias de desarrollo individuales. A veces, puede ser difícil saber dónde termina el impacto de la genética y la educación se hace cargo.  Por ejemplo, si alguien de la familia tiene fobia al baño y un niño desarrolla el mismo patrón de comportamiento, podría deberse a que existe un vínculo genético. O podría ser porque el niño ha visto el comportamiento modelado por una figura familiar clave.

Trauma o experiencias negativas

Algunas personas pueden desarrollar ablutofobia después de una experiencia aterradora o traumática al bañarse o tomar agua, como un roce con ahogamiento o una situación familiar abusiva.  También es posible que las personas desarrollen una fobia específica, como la ablutofobia, después de enterarse de algún evento trágico o peligroso asociado con el desencadenante. Un ejemplo sería una noticia sobre alguien que resultó herido en un extraño accidente en la bañera.

Diagnóstico y tratamiento

Si crees que tienes ablutofobia, tendrás que ir al médico y decirle lo que te ocurre. De esta manera podrá descartar si tienes cualquier otro tipo de enfermedad o causa subyacente que esté haciendo que tengas ese miedo irracional a bañarte. Seguramente determine cierto trastorno de ansiedad y te derivará a un profesional de salud mental. El profesional de salud mental hablará sobre tu historial médico, social y familiar. Utilizará criterios de diagnóstico para poder realizar un diagnóstico final.

miedo a la ducha

En cuanto al tratamiento, se ha descubierto que la terapia y la medicación son efectivas en el tratamiento de personas con esta afección. El primer paso generalmente será ver a un médico para verificar que ningún problema médico esté causando el problema. Después las opciones de tratamiento.

  • Terapia cognitiva conductual. Este tipo de terapia puede ayudar a cambiar la forma en que se piensa y se responde a los sentimientos del mundo que los rodea. Las personas pueden aprender a manejar sus reacciones emocionales, lo que les ayudará a vivir con la ablutofobia y a controlarla.
  • Medicamentos. Los medicamentos a veces se pueden usar para tratar la fobia específica. Este es especialmente el caso cuando otras formas de terapia han sido ineficaces, o alguien tiene otros problemas psiquiátricos que requieren un tratamiento por separado. Se pueden recetar medicamentos contra la ansiedad, como las benzodiacepinas y los antidepresivos , incluidos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina , para aliviar los síntomas.
  • Terapia de exposición. Enfrentar los miedos de uno mismo al exponerse a lo que está causando la fobia se hace de manera planificada y gradual. Al hacer esto, las personas siguen pacientemente una serie de pasos que los acercan cada vez más a lo que los asusta.  Una persona con ablutofobia primero puede simplemente darse una ducha o meterse en una ducha completamente vestida y gradualmente trabajar para tener experiencias de baño más completas y prolongadas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.