La aceptación de la realidad: el primer pilar de la autodisciplina

Uno de los pilares de la autodisciplina es la aceptación de la realidad. Aceptación significa que percibimos la realidad con precisión, tanto si ésta es buena como mala.

Antes de que desgranemos un poco más esta idea, te invito a conocer lo que nos dice Álex Kei en este vídeo sobre la disciplina.

Álex Kei es un empresario de éxito en los negocios del marketing online y en este vídeo nos da 7 tips para ser más disciplinados:

Esto de la aceptación de la realidad puede parecer simple y obvio, pero en la práctica es extremadamente difícil. Si tienes alguna dificultad crónica en un área particular de tu vida, hay muchas posibilidades de que la raíz del problema es la falta de aceptar la realidad tal como es.

Si no has reconocido conscientemente cual es tu nivel de auto-disciplina, es muy poco probable que vayas a mejorar en absoluto en este ámbito. Imagina un aspirante a culturista que no tiene idea de cuánto peso puede levantar y arbitrariamente adopta una rutina de entrenamiento. Es prácticamente seguro que los pesos seleccionados serán demasiado pesados o demasiado ligeros. Si los pesos son demasiado pesados, la persona no será capaz de levantarlos y, por lo tanto, no experimentará el crecimiento muscular. Si las pesas son demasiado ligeras y la persona las levanta con facilidad no desarrollará ningún músculo.

Del mismo modo, si deseas incrementar tu auto-disciplina debes saber cuál es tu nivel actual. ¿Tienes mucha autodisciplina en este momento? ¿Qué retos son fáciles para ti y cuáles son prácticamente imposibles?

Autodisciplina cotidiana

Aquí hay una lista de desafíos para hacerte pensar sobre cuál es tu situación ahora mismo (sin ningún orden en particular):

* ¿Te duchas todos los días?
* ¿Te levantas a la misma hora cada mañana?
* ¿Tienes sobrepeso?
* ¿Tienes alguna adicción (cafeína, nicotina, azúcar, etc) que te gustaría abandonarla pero no puedes?
* ¿Está tu casa limpia y bien organizada?
* ¿Cuánto tiempo pierdes en un día típico?
* Si haces una promesa a alguien, ¿cuál es el porcentaje de probabilidad de cumplirla?
* Si te haces una promesa a ti mismo, ¿cuál es el porcentaje de probabilidad de cumplirla?
* ¿Podrías hacer ayuno un día?
* ¿Tienes bien organizado el disco duro de tu ordenador?
* ¿Con qué frecuencia haces ejercicio?
* ¿Tienes metas claras y por escrito? ¿Tiene planes escritos para alcanzarlos?
* Si perdiste tu trabajo, ¿cuánto tiempo empleas al día en la búsqueda de uno nuevo y cuánto tiempo quieres mantener ese nivel de esfuerzo?
* ¿Cuánta TV ves al día? ¿Podrías renunciar a la televisión durante 30 días?
* ¿Cómo te ves ahora: ropa, aseo, etc)?
* ¿Seleccionas los alimentos para comer sobre la base de consideraciones de salud?
* ¿Cuándo fue la última vez que adoptaste conscientemente un nuevo hábito positivo o eliminado un mal hábito?
* ¿Tienes deudas? ¿Consideras estas deudas una inversión o un error?
* ¿Puedes decirme lo que vas a hacer mañana?
* En una escala de 1-10, ¿cómo calificarías tu nivel global de autodisciplina?

Así como hay diferentes grupos de músculos que se entrenan con ejercicios diferentes, hay diferentes áreas de la auto-disciplina: el sueño disciplinado, la dieta disciplinada, hábitos de trabajo disciplinados, la comunicación disciplinada, etc. Realiza diferentes ejercicios para construir la disciplina en cada aspecto de tu vida.

¿Cómo conseguir más autodisciplina?

Mi consejo es identificar un área en la que tu disciplina es más débil, evaluar dónde se encuentra ahora mismo, reconocer y aceptar su punto de partida, y el diseño de un programa para mejorar en esta área. Comienza con algunos ejercicios sencillos que sepas que puedes hacer y poco a poco plantéate mayores desafíos.

Progresa con la auto-disciplina como lo haces con el fortalecimiento de un músculo. Por ejemplo, si apenas puedes levantarte de la cama a las 10 no es muy sensato querer levantarte a las 7:00 AM. Pero, ¿podrías levantarte a las 9:45 AM? Es muy probable. Y una vez que hayas hecho esto, ¿podrías avanzar hasta las 9:30 o 9:15? Claro que sí.

Cuando estás en un estado de negación acerca de tu nivel de disciplina, estás encerrado en una visión falsa de la realidad. O eres demasiado pesimista u optimista acerca de tus capacidades. Y al igual que el aspirante a culturista que no sabe su propia fuerza, en el lado pesimista, sólo va a levantar pesos fáciles y evitar los pesados, que en realidad podría levantar y que le harían más fuerte. Y en el lado optimista, seguirás tratando de levantar pesas que son demasiado pesadas para ti y seguramente te rendirás o intentarás esforzarte más; ninguna de las dos opciones te hará más fuerte.

El éxito personal, familiar, social y financiero te espera en los próximos 5-10 años si progresivamente construyes tu auto-disciplina. No será fácil, pero valdrá la pena. El primer paso es aceptar abiertamente dónde te encuentras ahora mismo, si te sientes bien o no. No conseguirás hacerte más fuerte hasta que no aceptes dónde estás en este momento.

Este post es la segunda parte de una serie de 6 artículos sobre la autodisciplina: parte 1 | parte 2 | parte 3 | parte 4 | parte 5 | Parte 6


3 comentarios

  1. muy interesante información…en estos tiempos dificiles!!!

  2.   David dijo

    Si cultivas la disciplina durante toda tu vida, día a día, el éxito llegará tarde o temprano

    1.    David dijo

      Todos los hombres que han tenido éxito en la vida son muy disciplinados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.