Qué es la afasia y cuáles son sus tipos más comunes

La afasia es un problema no muy común pero que si ocurre necesita ser tratado para que la persona que padece esta afección pueda tener una buena calidad de vida. De esta manera se puede intentar que las personas con afasia no tengan una comunicación demasiado perjudicada, y que al menos, dentro de sus posibilidades les permita poder comunicarse adecuadamente.

La afasia

La afasia es un deterioro del lenguaje que afecta la producción o comprensión del habla y la capacidad de leer o escribir. La afasia siempre se debe a una lesión en el cerebro, más comúnmente por un derrame cerebral, especialmente en personas mayores. Aunque cualquier persona puede tener afasia, incluso los niños pequeños. Las lesiones cerebrales que resultan en afasia también pueden surgir de un traumatismo craneal, de tumores cerebrales o de infecciones.

La afasia puede ser tan grave como para hacer casi imposible la comunicación con el paciente, o puede ser muy leve. Puede afectar principalmente a un solo aspecto del uso del lenguaje, como la capacidad de recuperar los nombres de los objetos, la capacidad de unir palabras en oraciones o la capacidad de leer.

En la gran mayoría de ocasiones, se ven afectados por la afasia a los múltiples aspectos que tienen que ver con la comunicación, mientras que otros canales parecen estar intactos y accesibles para poder tener un intercambio de información, aunque sea en gran parte, un intercambio limitado.

Tendrá que ser un profesional de la salud quien determine la cantidad de función disponible en cada uno de los canales para la comprensión del lenguaje y evaluar la posibilidad de que el tratamiento pueda mejorar el uso de los canales disponibles.

Los 6 tipos de afasia más comunes

Se lleva investigando sobre la afasia más de un siglo por lo que se conocen cuáles son los componentes particulares del lenguaje y cómo éstos, pueden estar dañados en algunas personas. Para comprender mejor qué es la afasia, es importante conocer cuáles son los tipos que se conocen hasta el día de hoy. Los diferentes tipos de afasia que existen dependen de la ubicación de la lesión cerebral en cada caso individual. Algunas de las variedades comunes de afasia son las que te mencionamos a continuación.

Afasia global

Esta es la forma más grave de afasia y se aplica a personas que pueden producir pocas palabras reconocibles y entender poco o nada del lenguaje hablado. Las personas con afasia global no pueden leer ni escribir. Al igual que en otras formas más leves de afasia, las personas pueden tener capacidades intelectuales y cognitivas completamente preservadas, no relacionadas con el lenguaje y el habla.

La afasia global es causada por lesiones en múltiples áreas del cerebro relacionadas con el procesamiento del lenguaje, incluidas las áreas de Wernicke y Broca. Estas áreas del cerebro son particularmente importantes para comprender el lenguaje hablado, acceder al vocabulario, usar la gramática y producir palabras y oraciones.

La afasia global puede verse a menudo inmediatamente después de que el paciente haya sufrido un derrame cerebral o un trauma cerebral. Los síntomas pueden mejorar rápidamente en los primeros meses después del accidente cerebrovascular si el daño no ha sido demasiado grande. Sin embargo, con un daño cerebral mayor, puede resultar una discapacidad severa y duradera. Es importante hablar con el médico sobre cómo encontrar la terapia del habla y el lenguaje tan pronto como sea posible después de que se haya diagnosticado la afasia global.

Afasia de broca

Las personas con afasia de Broca tienen problemas para hablar con fluidez, pero su comprensión puede ser relativamente conservada. Este tipo de afasia también se conoce como afasia no fluida o expresiva. Las personas afectadas con este tipo de afasia tienen dificultades para producir oraciones gramaticales y su habla se limita principalmente a expresiones cortas de menos de cuatro palabras. Producir los sonidos o encontrar las palabras correctas es a menudo un proceso complicado. Algunas personas tienen más dificultad para usar verbos que para usar sustantivos.

Una persona con afasia de Broca puede entender el habla relativamente bien, particularmente cuando la estructura gramatical del lenguaje hablado es simple. Sin embargo, pueden tener momentos más difíciles para entender oraciones con construcciones gramaticales más complejas. Las personas con este tipo de afasia pueden ser capaces de leer pero estar limitadas para escribir.

La afasia de Broca es el resultado de una lesión en el habla y en áreas del cerebro como el giro frontal inferior del hemisferio izquierdo, entre otros. Tal daño es a menudo el resultado de un derrame cerebral, pero también puede ocurrir debido a un traumatismo cerebral. Al igual que en otros tipos de afasia, las capacidades intelectuales y cognitivas no relacionadas con el habla y el lenguaje pueden preservarse por completo.

Afasia no fluida mixta

La afasia no fluida mixta se aplica a las personas que tienen un  discurso escaso y con esfuerzo, que se asemeja a la afasia de Broca más grave. Sin embargo, a diferencia de las personas con afasia de Broca, con este tipo de afasia, los individuos están limitados en su comprensión del habla, similar a las personas con afasia de WernickeLeen y escriben a un nivel básico.

Afasia de Wernicke

En esta forma de afasia, la capacidad de comprender el significado de las palabras y oraciones habladas se ve afectada, mientras que la facilidad para producir un discurso con sentido no se ve muy afectado. Por lo tanto, la afasia de Wernicke también se conoce como “afasia fluida” o “afasia receptiva”.

La lectura y la escritura suelen estar muy perjudicadas. Al igual que en otras formas de afasia, las personas pueden haber preservado completamente las capacidades intelectuales y cognitivas no relacionadas con el habla y el lenguaje. Las personas con afasia de Wernicke pueden producir muchas palabras y, a menudo, hablan utilizando oraciones gramaticalmente correctas con ritmo y prosodia normales. Sin embargo, a menudo lo que dicen no tiene mucho sentido. Es posible que no se den cuenta de que están usando las palabras equivocadas o que usan una palabra inexistente y, a menudo, no son conscientes de que lo que dicen no tiene sentido.

En la afasia de Wernicke las personas afectadas pueden tener daños en áreas del cerebro que son importantes para procesar el significado de las palabras y el lenguaje hablado. Dicho daño incluye las regiones temporales posteriores del cerebro, que forman parte de lo que se conoce como área de Wernicke, de ahí el nombre de la afasia.

Afasia anómica o amnésica

La afasia anómica es una de las formas más leves de la afasia. El término se aplica a las personas que se quedan con una incapacidad persistente para suministrar las palabras para las mismas cosas de las que quieren hablar, particularmente los sustantivos y verbos significativos. El habla es fluida y gramaticalmente correcta, pero está llena de palabras vagas (como ‘cosa’) y circunlocuciones (intenta describir la palabra que están tratando de decir pero no le sale).  Es como tener todo el tiempo la palabra “en la punta de la lengua”, lo que hace que el discurso tenga muchas expresiones de frustración.

Las personas con afasia anómica entienden bien el habla y pueden repetir palabras y oraciones. En la mayoría de los casos pueden leer adecuadamente. La dificultad para encontrar palabras es tan evidente en la escritura como en el habla.

Afasia primaria progresiva

La afasia primaria progresiva es un trastorno poco común en el que las personas pierden de forma lenta su capacidad para hablar, leer, escribir y comprender lo que escuchan en una conversación. Si es causada por un derrame cerebral, la afasia puede mejorar con la terapia correcta. No existe tratamiento para revertir la afasia progresiva primaria.

Las personas con afasia progresiva primaria pueden comunicarse de otra manera que no sea el habla. Por ejemplo, podrían usar gestos como la lengua de signos. Y muchos beneficios de una Pueden mejorar si existe una combinación de terapia del habla y medicamentos en su tratamiento.


Sé el primero en comentar