Cómo activar la alegría en tu vida cotidiana

mujer con alegría y felicidad

La alegría está cogida de la mano con la felicidad y son ambas necesarias para que tu bienestar emocional esté en un buen nivel dentro de tu vida. Para poder estar bien emocionalmente deberás ser consciente de que debes activar esa alegría y disfrutar cada instante que la vida te regala. Todos deseamos cosas en la vida que creemos que nos traerán felicidad, alegría, paz y seguridad, ya sea más dinero, amor o mejor salud.

No hay nada externo a ti que pueda hacerte feliz o aportarte alegría de manera permanente. Es más, este tipo de sensaciones y emociones son en su gran mayoría de casos, algo temporal o cíclico. Lo que importa es estar en sintonía con uno mismo y saber que si se quiere, se puede disfrutar y vencer a los pensamientos negativos que quizá en algún momento se apoderan de tu mente.

Además, no importa cuán maravillosas sean las circunstancias de tu vida, continuarás sintiendo las emociones a las que eres adicto. Los hábitos de pensamiento que llevas contigo todo el tiempo determinan cómo te sientes la mayor parte del tiempo. En la vida es necesario trabajar en el arte de activar la felicidad y la alegría, para que al mismo tiempo aprendas dejar ir la preocupación, el estrés, la tristeza y la ansiedad.

Si quieres encontrar la alegría en tu vida cotidiana, no te pierdas estos consejos para conseguirlo. Podrás comenzar a ser más consciente del poder que tienes en tu vida y de cómo las circunstancias externas no deben tener el control sobre ti. Tu interior es el que realmente tiene el poder necesario para conseguir tu equilibrio emocional.

mujer feliz disfrutando de la lluvia

No persigas ni la alegría, ni la felicidad

Suena contradictorio, ¿verdad? Pues no lo es, es lo que necesitas hacer ahora mismo. Cada día tendrás oportunidades para ser feliz o estar alegre, pero tendrás que ser consciente para encontrarlas. No puedes esperar de forma pasiva que la felicidad o la alegría lleguen a ti sin más, debes poner un poquito de tu parte para conseguirlo.

Es probable que la oportunidad de ser feliz y disfrutar de la alegría ya haya llegado. A veces está justo delante de ti. Por la razón que sea, no puedes cambiar tu enfoque para notarlo y apreciarlo… pero independientemente de lo que esté sucediendo a tu alrededor,  puedes sentirte más feliz, más alegre, ser productivo, atraer el éxito y divertirte durante el proceso. Cuando cambies tu perspectiva y la forma en que piensas ahora mismo, tu pensamiento cambia… y la vida mejora.

Presta atención a lo que te gusta

Si eso significa ignorar algo de la información sobre el mundo real, que así sea. Durante la recesión mundial, cuando las noticias se referían a la falta de empleos y dinero, muchas personas dejaron de ver las noticias porque solo traían consigo pensamientos negativos y malestar emocional.

mujer feliz disfrutando de la vida

Es buena idea prestar atención a los pensamientos que te hacen sentir bien. En todos los casos, se reciben las oportunidades más grandes en la vida cuando estás abierto a buenos pensamientos. Quizá necesites hacer un cambio en tu vida que te guste para mejorar tu calidad y tu bienestar general. Presta atención a lo que te gusta para conseguir cosas buenas dentro de tu corazón.

Que no te falte el autocuidado

Para sentir alegría y felicidad dentro de ti, debes cuidarte. Si no lo haces tú, ¿quién lo hará por ti? ¡Nadie! Ya no eres un niño, y solo tú eres el encargado de poder cuidar tu salud física y mental. Es importante que te tomes un momento para hacer cosas que te gusten a ti, y si es cada día mejor. Debes tomarte un momento de respiro, de relajación o de indulgencia… ¡Porque eso es parte de la vida!

Aprovecha tu tiempo para trabajar la alegría, para ser feliz… Pero no hagas cosas que te hagan estar menos feliz porque piensan en cosas que te hacen sentir mal,  ya sean aspectos laborales o personales. No puedes hacer algo que te gusta si tienes la mente intoxicada con pensamientos negativos. La buena noticia es que el cerebro está programado para pensar en solo una cosa al mismo tiempo, así que aprovecha eso para centrarte en lo que te gusta y permitir que los pensamientos que te molestan, simplemente no tengan cabida en tu mente. Así podrás tomar conciencia de la importancia de trabajar tus buenos sentimientos en cada momento.

Una de las formas más seguras de hacer brillar ese tiempo de cuidado personal es asegurarte de no estresarte con las tareas misceláneas mientras intentas verificar el efecto. Organiza tu vida para que el tiempo que te dediques sea el más efectivo posible. Es tu tiempo, escoge lo que quieras hacer (leer, deporte, pasear, estar con alguien a quien quieres, cuidar tu imagen, etc.), peor hazlo.

Persona feliz paseando por el campo

Estado de ánimo alegre

Si trabajas para tener un estado de ánimo alegre, entonces te darás cuenta cómo tu vida irá mejorando poco a poco a medida que van pasando los días. Un estado consciente de tu estado de ánimo hará que seas capaz e encontrar las actividades diarias que te producen bienestar. Perseguirás esas actividades para realizarlas y que al final del día llegues con una sonrisa en tu rostro.

Una vida feliz es la mejor existencia que podemos esperar alcanzar. Es el tipo de vida que produce vibraciones positivas y energía para sentirse bien, y nos alienta a mirar hacia el futuro con grandes esperanzas. La alegría pura puede parecer una emoción fugaz, pero incluso si la sientes por un momento, puedes aferrarte a ella. Cuando sientas las buenas emociones en tu ser, entonces, como cualquier otra adicción (pero ésta como buena), querrás sentirlo cada día de tu vida. Querrás hacer todo aquello que antes te negabas por tus malos pensamientos pero que ahora, eres capaz de hacer y disfrutar.

Aprecia las cosas pequeñas

Para poder reírte más en la vida es importante que comiences a apreciar las cosas pequeñas que ocurren. Porque la alegría y la felicidad se encuentran en lo simple de lo cotidiano. Todos los tenemos; esos pequeños momentos o cosas que a menudo pasan desapercibidas o no se aprecian porque pensamos que son insignificantes o las damos por sentado porque vivimos en una cultura que celebra solo grandes logros.

Pero, ¿y si hiciéramos un hábito de celebrar las pequeñas cosas? La vida real está sucediendo a nuestro alrededor mientras esperamos ‘esa’ gran cosa en la que crees que te aportará algún tipo de paz interior, satisfacción o alegría. La verdad es que muchas veces las cosas que más importan son las pequeñas… y son las que en realidad te aportarán todas esas buenas emociones en tu interior.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.