Alteraciones emocionales y conductuales después de padecer un ictus

el ictus es un problema de salud

Los cambios emocionales después del accidente cerebrovascular o ictus son provocados por dos factores: los cambios que se producen en el cerebro y los cambios en el estilo de vida. Debido a que la aparición de estas nuevas emociones pueden llegar rápidamente, los pacientes con apoplejía pueden sentirse confundidos o abrumados por ellas… y es algo totalmente normal. Acaban de sufrir un problema físico que les harán tener ciertos cambios emocionales después de haber padecido el ictus.

Un ictus puede causar muchos cambios desconcertantes en las emociones y el comportamiento de una persona. De repente, él o ella puede parecer una persona completamente diferente a la del ataque. En cierto modo, esto es cierto. Los cerebros de los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular han sido lesionados. Los comportamientos y las emociones que muestran son reflejos de esa lesión.

La pérdida de la identidad anterior de una persona puede provocar depresión, ira y frustración. La pérdida y el proceso de duelo están estrechamente vinculados. El paciente que sufre un ictus y los miembros de su familia pueden encontrarse atravesando las etapas del dolor (rechazo, enfado, negociación, depresión y aceptación). Los miembros de la familia también pueden experimentar dolor ya que han perdido la relación anterior con el paciente. Comprender y lidiar con estos cambios y pérdidas es tan importante como los problemas físicos que se tratan en el proceso de rehabilitación.

ictus en el cerebro

Cambios emocionales después de un ictus

Los pacientes que tienen un ictus experimentan muchas emociones diferentes después de haberlo padecido. Algunas veces es causado por la aflicción después del accidente cerebrovascular, otras veces se producen afecciones psicológicas graves como el trastorno de estrés postraumático que ocurre después del ictus. A continuación vamos a comentar algunos de los cambios emocionales más comunes que pueden ocurrir después.

Incapacidad emocional/efecto pseudobulbar

La labilidad emocional es una condición posterior al ictus que causa emociones incontrolables. A menudo, los pacientes con labilidad emocional se encuentran riendo un minuto y llorando al siguiente. Esta condición también se conoce como efecto pseudobulbar, y ocurre cuando hay un daño en el centro emocional del cerebro (como un golpe en el hemisferio derecho). El control emocional puede deteriorarse cuando las áreas del cerebro responsables de las emociones se dañan por un derrame cerebral o ictus.

A veces, esta condición a menudo desaparece por sí sola en una recuperación espontánea, pero otras veces se requiere un tratamiento específico para afección pseudobulbar.

chica joven que tiene un ictus

Depresión

La depresión posterior al accidente cerebrovascular afecta a un tercio de todos los sobrevivientes de accidente cerebrovascular.  Si sientes que sufres de depresión post ictus, es algo que ocurre bastante común en las personas afectadas. Algunos síntomas de la depresión post ictus son:

  • Sentimientos de desesperanza
  • Episodios frecuentes de llanto
  • Aumento de la agitación

Estos síntomas pueden dificultar la recuperación del ictus y hacer que te sientas mal, por lo que es esencial tratar adecuadamente la depresión que pueda surgir en cualquier momento después de haber padecido el ictus.

Artículo relacionado:
Conoce todos los tipos de depresión

Ira

La ira después del ictus es otro cambio emocional que los pacientes pueden experimentar. En muchas ocasiones, la ira es una fase que forma parte de las etapas del dolor después del ictus. Cuando la ira es causada por el dolor, la única salida es el tratamiento para el mismo. Cuando la ira es causada por un daño en el centro emocional del cerebro, una buena idea es un enfoque estructurado del tratamiento. Intervenciones como la medicación y la psicoterapia pueden ayudar a los pacientes que han sufrido un ictus a lidiar con emociones más difíciles como la ira.

Cambios de personalidad

¿Qué viene primero: los cambios emocionales o los cambios de personalidad después del ictus?  Dado que la personalidad es la combinación única de pensamientos, emociones y comportamiento de una persona, se cree que los cambios emocionales son lo primero. Sin embargo, es posible que los cambios en el estilo de vida después del accidente cerebrovascular puedan afectar la personalidad de alguien, lo que a su vez afecta sus emociones. Entonces, cuando se analiza la causa de los cambios emocionales después de un ictus, considerar los cambios de personalidad es importante.

persona que padece un ictus

Cambios de comportamiento

Un comportamiento extraño después de un accidente cerebrovascular puede ser la causa o el resultado de cambios emocionales.

Las nuevas condiciones mentales, como la demencia después de un ictus pueden afectar los patrones de pensamiento de un paciente, lo que a su vez afecta su emoción y comportamiento. Por otro lado, el exigente proceso de recuperación en  sí mismo puede causar síntomas como falta de memoria, negligencia y ansiedad. Los cuidadores deben ser conscientes de que el cerebro está trabajando muy duro para curarse después del ictus, y esto puede causar un comportamiento extraño. Siempre que el comportamiento no sea autodestructivo o perjudicial para otros, es necesario intentar ejercer compasión por la persona que ha padecido el icuts. Pero cuando los cambios de comportamiento se vuelven destructivos, se necesita una intervención médica y psiquiátrica inmediata.

Desordenes comunicacionales

Los sobrevivientes de un ictus pueden tener dificultades con sus habilidades de comunicación después padecerlo.  Se pueden clasificar en dos categorías generales:

  • Afasia
  • Trastornos del habla motora

Afasia

En pocas palabras, la afasia es la pérdida de la capacidad para comunicarse normalmente como resultado del daño que generalmente se produce en el lado izquierdo del cerebro, que alberga el centro de comunicación. Puede afectar la expresión verbal de una persona (eliminar palabras) y / o la comprensión auditiva (comprender lo que se les dice). También puede afectar la capacidad para leer, escribir y manejar números.

Trastornos del habla motora

Algunos sobrevivientes del ictus pueden tener un habla confusa como resultado de la debilidad muscular o falta de coordinación (llamada disartria) o la programación motora de los músculos del habla (llamada apraxia). Se le pedirá a un patólogo del habla y lenguaje que evalúe las habilidades de comunicación del paciente y discuta con la familia las formas de ayudar a mejorar la comunicación con el sobreviviente de un accidente cerebrovascular. El patólogo del habla y lenguaje también recomendará un seguimiento posterior después del alta hospitalaria.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.