El Análisis Funcional de la Conducta

En la actualidad cada profesional tiene su propia forma de trabajar con sus pacientes, pero es necesario comprender algunas herramientas que utilizan para saber así, por qué en la gran mayoría de los casos, las intervenciones pueden y deben ser eficaces.

Qué es

En la evaluación clínica se utiliza el análisis funcional de la conducta para organizar la información más importante del paciente. Es muy importante saber cómo hacerlo correctamente para que de esta manera es profesional pueda establecer una buena estrategia de intervención sin perder detalle de todos los aspectos más relevantes de la vida del individuo.

Cuando se realiza el análisis funcional de la conducta hay que centrarse en varios puntos importantes:

  • Las relaciones (funcionales y no funcionales)
  • Conductas observadas, evaluadas y descritas (problemas conductuales)
  • Eventos ambientales, históricos y personales

De esta manera se podrá generar una red de información en diferentes ámbitos de la vida de la persona. Esta red servirá para que el profesional comprenda el posible origen del comportamiento del individuo y así poder establecer la mejor intervención en cada caso.

Para qué sirve

Sabido lo anterior, es importante destacar que el análisis funcional de la conducta tiene como utilidad lo siguiente:

  • Organizar toda la información relevante del paciente
  • Comprender los problemas y cómo interactúa la persona con las variables
  • Identificar las variables que pueden estar afectando a las conductas de la persona
  • Formular hipótesis de asociación funcional que pueda explicar la adquisición y el mantenimiento de la conducta problemática
  • Establecer objetivos de intervención
  • Elaborar el tratamiento
  • Aplicar el tratamiento
  • Valoración de resultados

Qué se tiene en cuenta

Para entender mejor el comportamiento humano y el análisis funcional hay que tener en cuenta que la conducta humana siempre significa interactuar con el entorno, con otros o con uno mismo.

Siempre hay elementos variables con los que se conforma la interacción y organiza las secuencias de dicha interacción (estímulo antecedente-respuesta-estímulo consecuente). Si el estímulo tiene refuerzos agradables se repetirá la conducta y si tiene refuerzos desagradables (castigo), se puede coger aversión a esa conducta.

Además, el análisis funcional de la conducta ayuda a que el profesional tenga un esquema organizativo de la información. Pero en ningún caso representa una realidad inamovible de la conducta humana.  Un elemento que ocurre o un pensamiento puede funcionar como antecedente a una conducta, puede ser la conducta problemática o la conducta consecuente por ejemplo, pensar algo como: ‘no valgo para nada’.

Hay que tener en cuenta todas las posibles variables que pueden influir en la conducta problemática de la persona.

La importancia de la buena elaboración

El análisis funcional de la conducta es la herramienta fundamental en cualquier terapia psicológica y por eso, es importante que el profesional la elabore de manera minuciosa y teniendo en cuenta todos los pequeños detalles que puedan ser importantes. De esta manera podrá entender por qué una persona mantiene una conducta problemática a sabiendas de que le perjudica y también cómo reducirla o cómo responder cuando una persona se comporte de una forma determinada.

La conducta de las personas está estrechamente ligada con el ambiente, teniendo en cuenta los antecedentes y los consecuentes, así se comprende los aspectos del contexto que son determinantes. Solo de esta manera se podrá valorar una intervención correcta.

Aunque a primera vista parezca una herramienta sencilla de realizar, en realidad no es así puesto que se debe hacer de forma minuciosa. Requiere seguir una serie de pasos y tener conocimientos previos muy importantes como por ejemplo:

  • Saber qué es una conducta
  • Diferenciar los diferentes tipos de aprendizaje
  • Cuáles son los componentes de un análisis funcional del comportamiento
  • Tener en cuenta las variables y saber qué son
  • Saber qué modula el comportamiento o qué son los facilitadores ambientales
  • Tener muy claros el cómo establecer los objetivos terapéuticos
  • Ser conocedor/a de las técnicas de intervención más apropiadas en la actualidad y poder llevarlas a cabo con el paciente según su contexto concreto

Los retos

La aplicación del análisis funcional de la conducta tiene muchos retos que deben abordarse por los profesionales.

Escoger la mejor estrategia

El más habitual es el poder escoger la mejor estrategia de evaluación para cada cliente, puesto que cada caso es un mundo y no todo sirve para todos. Es necesario escoger los métodos de evaluación que capten mejor las virtudes, limitaciones o problemas de cada caso. Además, resulta prioritario saber escoger adecuadamente los objetivos para trabajar en el tratamiento.  El análisis proporciona información importante útiles para la evaluación clínica.

Necesidades diferentes

Otro reto frecuente que se enfrentan los profesionales es por ejemplo los diversos comportamientos y problemas que pueden presentar los clientes. Una persona puede tener depresión y dependencia del alcohol pero que necesite un tratamiento y unos objetivos totalmente diferentes a los que podría necesitar otra persona con los mismos problemas. La elección del tratamiento dependerá de la importancia que se le dé a cada problema y de las necesidades de cada paciente. Se tendrá en cuenta los grados de sufrimiento o cómo esté de afectada su calidad de vida o cómo sean las interacciones del individuo con el entorno.

La veracidad de los datos

La validez de los juicios que emita el profesional dependerán también de los datos obtenidos en la evaluación clínica y del análisis funcional de la conducta. Cuando existen datos poco válidos o estrategias deficientes se disminuirá la validez del caso y de la intervención concreta. En este sentido es esencial que el profesional tenga las herramientas psicométricas adecuadas e idóneas para cada caso en concreto.

Relaciones causales

Otro reto no menos importante es la detección de relaciones causales de los problemas, ya que la conducta puede estar influida por muchas causas o que una única causa influya sobre varios problemas, tanto de forma indirecta o directa. Las variables y las relaciones causales son importantes para la formulación del caso y para la intervención.

Estos y otros muchos retos son los que se deben enfrentar los profesionales hoy en día, ya que en algunas ocasiones el comportamiento humano sigue siendo todo un misterio. Gracias a la Universidad Autónoma de Madrid puedes encontrar esta guía para profesionales para poder realizar un buen análisis funcional de la conducta.

 


Categorías

Recursos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.