Saltar al contenido

Anorexia — Toda la información sobre su origen, causas, síntomas y tratamientos

Los trastornos alimenticios representan el grupo de enfermedades que suelen aquejar a una porción importante de la población a nivel mundial, especialmente a las mujeres. Entre los más frecuentes se encuentran la anorexia y la bulimia; los cuales se desarrollan por diferentes factores como la presión social, ideas erradas sobre el modelo de cuerpo ideal y la difusión de esta información a través de los medios o personalidades influyentes.

Cuidar la imagen corporal y evitar problemas de obesidad está muy bien siempre que se empleen los métodos adecuados. Sin embargo, esto es una meta que en algunos casos se convierte en obsesión, originando los trastornos mencionados; por lo que es importante educar a la población sobre este tema. A continuación te explicaremos qué es la anorexia, qué causas la originan, su clasificación, signos, síntomas y los tratamientos que deben aplicarse al paciente que la padezca.

Aprende todo sobre qué es la anorexia

La palabra anorexia tiene origen en dos raíces griegas: ?-, ??, un término privativo que significa sin, y órexis, que significa apetito o hambre. A partir de ello, puede traducirse como falta de apetito. Desde el campo de la psicología y psiquiatría es denominada anorexia nerviosa.

Se trata de un trastorno alimentario severo en el cual quien la padece experimenta una disminución de su apetito, lo cual trae como consecuencia una pérdida considerable de su peso corporal. Esto es generalmente motivado por un miedo irracional a subir de peso, aunque también puede originarse a raíz de problemas estomacales. De aquí se distinguen dos tipos: la considerada como una enfermedad, la cual se desarrollará en este artículo, y la originada a raíz de afecciones de salud, en cuyo caso se considera como un síntoma.

Este padecimiento, como condición psicosomática, se funda sobre tres pilares. El primero es la fobia a la obesidad; mientras que el segundo es la afición, admiración o deseo de verse delgado. Estos pilares se consideran psicológicos, mientras que el tercero consiste en una patología ligada a los mecanismos metabólicos del cuerpo.

Es importante resaltar que esta enfermedad suele alternarse con episodios de bulimia, en los que se sentirá la necesidad de consumir cantidades exorbitantes de alimentos en un determinado momento. Esto desencadenará sentimientos de remordimiento que originarán reacciones compensativas en las que la persona afectada recurrirá a auto-inducirse el vómito, laxantes, diuréticos, enemas y sesiones de ejercicio de alta intensidad.

Sin embargo, la anorexia se diferencia notablemente de la bulimia en dos aspectos clave. En primer lugar, la persona anoréxica no es consciente de que tiene un problema, y por ende, mucho menos es capaz de reconocerlo cuando le es planteado por alguien más. De hecho, tiende a aislarse debido a que considera que quienes lo rodean están errados al comentarles que deben subir de peso. En segundo lugar, en la anorexia nerviosa se registran importantes pérdidas de masa corporal debido a la poca ingesta de alimentos y a las acciones para bajar de peso.

Dicho trastorno puede presentarse tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, tiene una mayor ocurrencia en el género femenino. Suele manifestarse en la adolescencia, generalmente alrededor de los 17 años de edad. Es muy poco probable que ocurra en edades anteriores a la pubertad, o posteriores a los 40 años. Además, después de los 33 años, la mortalidad relacionada a ella es superior al 18% de los casos.

Causas de la Anorexia nerviosa

La anorexia es una enfermedad compleja, que involucra factores tanto físicos como psíquicos que variarán entre los diferentes casos. Por ello, la determinación de las causas que la originan aún no ha sido concretada por la ciencia. Aunque, se tienen diferentes hipótesis con las que puede explicarse el origen de la misma. Estas se explican a continuación:

  • Factores biológicos: Estudios recientes en la genética de los pacientes anoréxicos han detectado la presencia del gen 5HT-2A, el cual se activa en situaciones de malnutrición. Igualmente, la actividad de neurotransmisores cerebrales como la serotonina parece guardar mucha relación con los trastornos alimenticios. El aumento de los niveles de serotonina parece disminuir el apetito y alterar la conducta del individuo.
  • Factores culturales: El excesivo culto al cuerpo que se maneja en la sociedad, ampliamente difundido por las empresas ligadas al mismo a través de los medios de comunicación parece ser un factor de peso en el desarrollo de este trastorno. La creación e imposición de estereotipos corporales poco realistas y la falta de educación alimentaria en la población tiende a influir notablemente en las masas.
  • Factores familiares: A esto pueden atribuirse malas costumbres alimenticias adquiridas en el hogar. Además, el contacto con familiares (especialmente padres y hermanos) que sufran de obesidad y depresión ligada a ella, puede generar la fobia que manifiestan las personas que padecen este trastorno. De igual forma, comentarios despectivos sobre la obesidad que se hayan inculcado desde el seno familiar, rechazo, entre otros.
  • Factores de género: Como se ha dicho, el género femenino presenta con mayor frecuencia trastornos alimenticios, especialmente la anorexia. Debido a su naturaleza y al peso de la sociedad en lo que respecta al culto al cuerpo y al mantenimiento de la femineidad por medio del mismo, la mujer parece estar más propensa al desarrollo de este trastorno.

¿Cuáles son los tipos de anorexia existentes?

Existen dos tipos de anorexia nerviosa: restrictiva y purgativa/compulsiva. Antes de explicarlas, es importante resaltar que en este punto se distinguen tres grupos de anoréxicos: los que en su enfermedad manifiestan solo una de ellas; los que mantienen fluctuaciones entre ambas (con ganancia y pérdida de peso) y los que no superan un primer episodio y se ven deteriorados por ella a lo largo de los años.

  • Anorexia nerviosa restrictiva: En este caso, la pérdida de peso viene dada por el empleo de dietas muy restrictivas y estrictas, período de ayuno prolongado y una intensa actividad física.
  • Anorexia nerviosa purgativa/compulsiva: En este caso, el individuo experimenta atracones puntuales o sistemáticos, a los que siguen las reacciones compensatorias como las mencionadas con anterioridad. Sin embargo, habrá casos en los que la ingesta descontrolada de alimentos no se presente, sino únicamente la opción de purga. A este tipo de anorexia pertenecen los grupos menos estables emocionalmente.

Síntomas de la anorexia nerviosa

A pesar de ser un trastorno mental, existen síntomas característicos con los cuales puede identificarse a simple vista para diagnosticar a un paciente con anorexia. Los mismos podrían variar dependiendo de si la persona emplea o no métodos purgativos para perder peso.

Entre los principales síntomas de la anorexia se mencionan los siguientes:

  • Pérdida de grasa corporal extrema.
  • Presencia de una capa de vello muy fino (lanugo) en muslos, antebrazos, espalda.
  • Deshidratación general.
  • Boca seca.
  • Piel reseca y con grietas.
  • Presencia de caries y daño en el esmalte dental, a causa del contacto recurrente con los jugos gástricos en los vómitos.
  • Sensibilidad extrema al frío.
  • Cabello sin brillo, reseco y con tendencia a caerse.
  • Uñas quebradizas.
  • Atrofia muscular.
  • Hipertrofia de glándulas parótidas submandibulares, como resultado de los vómitos recurrentes.
  • Arritmia cardíaca.
  • Tensión baja.
  • En mujeres, menstruación irregular o ausencia de la misma (amenorrea).
  • Niveles bajos de glucosa (hipoglucemia)
  • Bajos niveles de glóbulos rojos (anemia)
  • Bajos niveles de glóbulos blancos (leucopenia).
  • Piel amarillenta, pálida y/o con presencia de manchas.
  • Problemas gastrointestinales, dolor e hinchazón en el área abdominal, flatulencias, y estreñimiento.
  • Problemas renales, debido a bajos niveles de potasio, e incremento en los niveles de creatinina y derivados de compuesto nitrogenados, a causa de la mala alimentación.

A su vez, la persona anoréxica presentará un rasgos en su comportamiento habitual que darán evidencia de su enfermedad. Entre ellos se pueden mencionar:

  • Manifestación constante de temor a engordar a pesar de ser delgado.
  • Preocupación constante por bajar de peso.
  • Distorsión de imagen corporal propia y negación ante el peligro de perder demasiado peso.
  • Pesarse varias veces al día.
  • Mirarse al espejo recurrentemente.
  • Usar ropa holgada.
  • Tendencia a evitar comer en compañía.
  • Vacilar a la hora de comer, partiendo la comida en pequeños trozos y esparciéndolos constantemente por el plato.
  • Asistir al cuarto de baño inmediatamente después de las comidas.
  • Realización de ejercicio físico intenso de forma constante.
  • Baja autoestima.
  • Aislamiento social como resultado de comentarios relacionados con su necesidad de subir de peso.
  • En algunos casos, uso indiscriminado de diuréticos y laxantes.

Tratamientos para la anorexia más efectivos

Los tratamientos para la anorexia involucrarán varios especialistas de la salud, dependiendo del nivel al cual se detecte la enfermedad. Normalmente, se requerirá ayuda de profesionales en psicología, nutrición, psiquiatría y otros especialistas de la salud, de acuerdo a los daños que haya ocasionado el trastorno en el cuerpo.

A continuación, se detallan un poco los tratamientos para la anorexia nerviosa:

  • Terapia psicológica: Como ya se dijo, la anorexia es una enfermedad con dos bases psicológicas relacionadas con la fobia a la obesidad y la deificación de la delgadez; por lo tanto es vital la ayuda de un psicólogo para el tratamiento de la misma. Con esto, se busca mejorar la percepción que tenga el paciente sobre su aspecto físico, en especial sobre su peso, el aumento de la autoestima, disminución de la ansiedad y desarrollo de habilidades sociales. Todo esto con el fin de estimularlo en la toma de conciencia sobre los hábitos sanos para su cuerpo y brindarle las herramientas necesarias para que tome las riendas en la superación de su enfermedad. Se aplica terapia individual y grupal, con métodos psicoanalíticos y conductuales.
  • Tratamiento especial para nutrición: La poca o nula ingesta de alimentos ocasiona estragos en el metabolismo, lo cual a su vez afecta la actividad cerebral del paciente. Por cuanto es sumamente importante que se acuda a un nutricionista con el fin de recomendar y fomentar hábitos alimenticios sanos (horario de las comidas, cantidades, aporte nutricional); en conjunto con la terapia psicológica, y el aumento de peso del paciente. Se considera como un buen pronóstico el aumento de 1 a 3 libras (0,5 a 1,5 kg) cada semana.
  • Tratamiento psiquiátrico/Uso de fármacos: En la mayoría de los casos, el psiquiatra recetará diferentes fármacos para favorecer las terapias psicológicas, reducir las causas físicas que origen ansiedad y estimular el sueño del paciente. Entre estos medicamentos se pueden mencionar antidepresivos y antisiolíticos. Es importante resaltar que únicamente el empleo de fármacos no bastará para superar este trastorno, ya que estos solo influyen en el mejoramiento de determinados síntomas de ansiedad, más no en el problema central, es decir, el mental.

Dependiendo del nivel de desarrollo de la enfermedad y de la disposición del paciente para con el tratamiento, se requerirá en algunos casos de hospitalización; de esta manera se podrá manejar de forma más estricta la situación.

La superación de la anorexia no es cosa fácil, requiere mucho empeño, disciplina y apoyo por parte de familiares y amigos. Se recomienda la integración del paciente a grupos de apoyo en los cuales pueda compartir con personas que padezcan el mismo trastorno. Con ello se podrá derrumbar el sentimiento de soledad a raíz del aislamiento social y encontrar motivación para cooperar con el tratamiento.

Si te gustó toda la información brindada sobre la anorexia, ayúdanos compartiéndolo en tus redes sociales para que las personas puedan tomar consciencia. Por otro lado, en nuestro sitio podrás encontrar otros artículos sobre trastornos alimenticios; sólo debes ir a la categoría correspondiente. Si tienes alguna duda o deseas aportar más información, no olvides dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.