Astenia, ¿realmente tienes esta afección?

Hay personas que pueden padecer astenia pero que no saben o no son conscientes de que pueden tener este tipo de afección. La astenia es más común de lo que muchas personas se piensan, pero puede desarrollarse en una enfermedad complicada si no se trata a tiempo o si no se valora adecuadamente.

Qué es la astenia

Astenia es una condición del cuerpo donde la persona afectada empieza a notar que pierde fuerza, que se siente débil y que su condición corporal está marcada por la debilidad. Puede ser en la totalidad del cuerpo o tan solo en algunas partes. La astenia general se presenta como síntoma en muchas enfermedades como la anemia o el cáncer. Es además, muy marcada en las enfermedades de la glándula suprarrenal.

La astenia puede estar limitada a ciertos órganos como en la Miastenia gravis, en que la que hay un a aumento progresivo de la fatiga en el sistema muscular. La astenia neurocirculatoria es un síndrome clínico que se caracteriza por  tener dificultades respiratorias, taquicardias, mareos o insomnio.

El término de neurastenia se usaba comúnmente para describir un trastorno neurótico caracterizado por la fatiga fácil, la falta de motivación o los sentimientos de incapacidad. El uso del término se ha abandonado, aunque la astenia realmente sigue latente en nuestra sociedad actual.

Causas de la astenia

Como ya sabes, la astenia es una sensación de debilidad a causa de una gran fatiga corporal, es una sensación extrema de cansancio que incluso, puede llegar a incapacitar a la persona que lo padece. Una persona que experimenta este tipo de debilidad es posible que no sea capaz de moverse correctamente. Puede tener temblores o espasmos en la zona que siente como más débil de su cuerpo.

Algunas personas también pueden tener zonas de su cuerpo más débiles que otras, como por ejemplo las piernas o los brazos. También se puede tener debilidad en todo el cuerpo como resultado de una infección o enfermedad. La debilidad puede ser temporal y mejorar con el tiempo o con un tratamiento o ser crónica y que incapacite a la persona.

Las causas más comunes que pueden provocar astenia en las personas y por tanto una gran debilidad son:

  • Gripe
  • Enfermedad de tiroides
  • Anemia
  • Depresión
  • Falta de sueño
  • Diabetes
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Deficiencia de vitamina B-12
  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Polimiositis, que es una enfermedad muscular inflamatoria
  • Quimioterapia
  • Cáncer
  • Infartos
  • Lesiones
  • Enfermedades nerviosas o musculares
  • Ingerir veneno

Astenia primaveral y otoñal

La astenia también es muy común en cambios de estación. Igual que ocurre con la depresión o la tristeza en estas épocas, también puede ocurrir con el cuerpo. El cambio a primavera o a otoño, puede hacer que te sientas extremadamente cansado/a, apático y sin ganas de nada.

La subida o la bajada de temperaturas, el aumento o la disminución de la luz diurna, el cambio de hora, la modificación de rutinas y hábitos a causa de más o menos luz solar… todo esto puede afectar negativamente a tu metabolismo y también a tu organismo. Algunos síntomas comunes son: cansancio, irritabilidad, somnolencia, ansiedad, pérdida o aumento de apetito, problemas de concentración, apatía, falta de energía o trastornos del sueño.

Para superar la astenia primaveral u otoñal, es necesario ser consciente de que puede ocurrir y anticiparse a ella. Intenta llevar una vida lo más equilibrada posible para que tu salud esté fuerte. Haz ejercicio, mantén una alimentación equilibrada y saludable, evita el estrés, organiza tus rutinas con tiempo antes de que exista el cambio en el entorno, etc. 

La debilidad puede ocurrir lentamente o de inmediato, dependiendo de cuál es la dolencia que esté causando la astenia en la persona afectada.

Síntomas

  • Debilidad aislada. Si te sientes débil en un área de tu cuerpo es posible que no puedas mover esa parte corporal de forma eficiente, entonces estarás experimentando debilidad aislada.
  • Debilidad en todo el cuerpo. Te sentirás agotado, como si tuvieras gripe pero sin tenerla. Es una fatiga extrema. Puedes sentir debilidad sin estar cansado.
  • Síntomas más peligrosos. Existen síntomas más peligrosos que si los tienes son un aviso de que tienes que acudir a tu sala de urgencias lo antes posible: mareos, aturdimientos, confusión, problemas para hablar, cambios en la visión, dificultad para respirar, dolor en el pecho.

Diagnóstico de la astenia

La astenia se puede diagnosticar porque se necesitará tratamiento para este tipo de debilidad. Es necesario determinar la causa subyacente para que el facultativo médico pueda decidir cuál sería el mejor tratamiento para ti. Tendrás que revisar los síntomas y hablarlos con tu médico, así podrá tener algunas ideas sobre lo que te hace sentirte así.

Quizá tu médico te pida que te hagas un análisis de orina y otra de sangre. Así se podrán detectar señales de infección que pudiesen estar causándote debilidad. Si tienes dolor, tu médico también puede hacerte otras pruebas como rayos x, resonancia, ultrasonidos, etc. Si sospecha que estés teniendo un infarto o un derrame cerebral te realizará de forma urgente una gammagrafía cerebral y un electrocardiograma.

Tratamiento para la astenia

Si realmente tienes astenia y tu debilidad está diagnosticada, tendrás que pensar junto con tu médico qué opciones de tratamiento son más adecuadas para ti dependiendo de tu caso en concreto.

  • Deshidración. Si tu astenia es por deshidratación deberás aumentar la ingesta de líquidos. Aunque si tienes síntomas graves, necesitarás acudir al hospital para que te aporten líquidos al organismo a través de una vía intravenosa. También es posible que necesites medicamentos para aumentar tu tensión arterial.
  • Cáncer. Si tienes cáncer entonces deberás realizar el tratamiento que te diga tu médico. Puede incluir  quimioterapia, radioterapia y cirugía. Aunque puede causar también debilidad para tratar la afección principal.
  • Anemia. Si tienes debilidad por anemia quizá necesites suplementos de hierro o una transfusión de sangre que te harán en el hospital. Recibirías sangre de donantes a través de una vía intravenosa.
  • Ataque al corazón. Tu médico te proporcionará los tratamientos más adecuados si tu astenia tiene que ver con problemas cardíacos.

Algunas causas de la debilidad es algo normal en la vida de cualquier persona. Todos nos sentimos cansados o débiles de vez en cuando, pero cuando se prolonga en el tiempo o incapacita el poder hacer una vida normal,  entonces será necesario acudir a un médico para ver qué ocurre y encontrar las soluciones necesarias lo antes posible. El tipo de tratamiento, como ves, depende mucho sobre todo, de cuál sea la afección principal.

Si la fatiga es temporal, el descanso aliviará el problema pero si la debilidad es originada por una afección más grave, entonces tendrás que acudir a tu médico. Es muy importante que te cuides la salud cada día como medida de prevención de la astenia.

Comer saludablemente con una dieta equilibrada, hacer ejercicio, beber muchos líquidos, descansar lo suficiente, dormir bien por las noches… todo esto, haciéndolo de forma regular te puede ayudar a prevenir la astenia y que la debilidad no tenga que formar parte de tu vida nunca más. Puedes luchar contra la astenia temporal y si es por una causa subyacente, entonces será tu médico quien te ayude a luchar contra esta afección y mejorar tu calidad de vida cuanto antes.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.