La técnica de las autoinstrucciones

Nuestro lenguaje interno tiene un gran poder en nosotros, y lo que se nos olvida en muchas ocasiones a las personas, es que ese lenguaje lo regulamos nosotros. Tenemos un gran poder y potenciar entre nuestras manos que en muchas ocasiones desperdiciamos. En ocasiones se desperdicia este poder a causa del miedo, al no querer enfrentarnos a situaciones que nos resultan amenazantes o porque tenemos miedo de perder el control de nuestras acciones.

Cuando no has sabido realizar una tarea en concreto en un momento determinado, pero sí puedes llevarla a cabo en un ambiente tranquilo, es probable que hayas tenido la sensación de frustración en tu interior. Cuando esto ocurre aparece la desmotivación hacia esa tarea en concreto y la ansiedad que genera el querer evitar los problemas que te hacen sentir mal o con incertidumbre. Todo esto puede afectarte personalmente.

En qué consiste y cómo aplicarte la técnica de las autoinstrucciones

Para que una técnica funcione, como es sabido, hay que realizarla y practicarla con frecuencia, si no, es más que probable que no te sirva para nada. La técnica de la autoinstrucción o de las autoinstrucciones te ayudará a afrontar situaciones complicada para ti teniendo control de ti mismo y aumentar así, tu autoestima y tu potencial personal.

Consiste en tener una conversación dirigida a ti. mismo, antes, durante y después de la situación que sientes como amenazante. Si no lo haces de forma consciente es más que probable que tu conversación interna sea negativa y poco eficaz, perjudicando así tu autoestima. Debes dirigir de forma consciente tu conversación interna y cambiar tu actitud ante el problema o ante tus capacidades para ver la situación como un reto y como una oportunidad para aprender, independientemente del resultado. Deberás dejar a un lado el pensamiento de que es un peligro o una amenaza para ti.

Si tienes que afrontar una situación que consideras negativa para ti, deberás darte autoinstrucciones y guiar tu conducta y así, afrontar la situación de la mejor manera posible, utilizando un lenguaje interno positivo y motivador. ¡Tú debes ser la persona que más te anime a hacer las cosas de la mejor forma posible! Algunos ejemplos de autoinstrucciones son:

  • Todo esto pasará
  • Sigue así, vas por buen camino
  • Cuenta hasta diez y cálmate, después busca la solución
  • Tranquilo, lo vas a conseguir pero no quieras ir demasiado deprisa
  • Te has equivocado y eso está bien, ¿qué has aprendido de esto?
  • Otras veces has salido bien de situaciones peores
  • ¿Qué puedo aprender de esto?
  • Cuanto más practique mejores resultados voy a tener
  • Si esto no funciona, analizo las consecuencias e intento mejorar para otra ocasión
  • Ahora mismo no lo domino, pero lo puedo conseguir

Una forma de aprovechar al máximo esta técnica es escribiendo estas frases de motivación y de autoinstrucción en pequeñas cartulinas y tenerlas siempre encima. De esta manera, siempre que lo necesites podrás escoger la que mejor te convenga en un momento determinado y que de esta manera, puedas decirte a ti mismo lo que necesitas en esa manera. Estarás moldeando tu mente y tu actitud dándote autoinstrucciones positivas para mejorar tu rendimiento y tu forma de pensar.  Cuanto más te lo digas, antes las interiorizarás y antes te comenzarás a sentir mucho mejor, con mejor ánimo y con una autoestima mucho más fuerte.

Fases o momentos importantes de la técnica de autoinstrucción

Existen tres fases o momentos clave en que debes tener conciencia de lo que te ocurre para poder comenzar con la técnica de autoinstrucción. De esta manera podrás ponerla en práctica y rodear tu mente de pensamientos positivos que te ayuden a vivir de forma más saludable.

Primera fase o momento: comienza la emoción

Antes de comenzar con la situación estresante es posible que comiences a experimentar sensaciones o sentimientos. Cuando esto ocurre deberás usar estas emociones como una señal de aviso para empezar a poner en marcha el plan de autocontrol, es decir, a poner en práctica la técnica de las autoinstrucciones. Deberás pensar en tus objetivos: estar mejor emocionalmente a través de pensamientos positivos. Por ejemplo: ‘Mañana tengo la conferencia ante 300 personas. Debo controlar mis nervios para que no me hagan pasarlo mal’.

Segunda fase o momento: antes y durante la situación

Esta es la fase de cómo hacerlo. Tendrás que poner en marcha tu plan de autocontrol con la técnica de las instrucciones. Deberás guiarte mediante comentarios positivos (preparados con anterioridad) que tendrás que citarte internamente. Puedes haberlos escrito en unas cartulinas, una libreta o cómo quieras recordarlo en ese momento. Por ejemplo (antes de la situación): ‘Voy a hacer algunas respiraciones y contar hasta 10, así me tranquilizaré’. (Durante la situación): ‘Mantengo el control, lo estoy haciendo, soy capaz’, ‘Si cometo errores es normal, los corregiré y aprenderé de ellos’.

Tercera fase o momento: después de la situación

Tendrás que elogiarte por haber afrontado la situación e incluso, recompensarte por ello.  Por ejemplo: ‘Lo logré, he sido capaz de hacerlo’, ‘He tenido la oportunidad de aprender, aunque no me haya ido tan bien como esperaba, lo he hecho bien’, ‘Por lo menos, he sido capaz de intentarlo’.

Normalmente las personas cuando nos hablamos a nosotros mismos, no nos damos cuenta de que lo hacemos porque es una forma inconsciente de comunicación interna. Pero el diálogo interior es necesario cuidarlo, ¡somos las personas con las que más hablamos durante el día! Además que lo que nos decimos es más importante que lo que nos diga cualquier otra persona.

¿Te imaginas que alguien estuviera todo el día a tu oído diciendo lo inútil que eres? ¡Sería frustrante y desolador! En cambio, tener a una persona que te diga que lo puedes conseguir, que no importa que falles, que lo que realmente es vital es que lo intentes, que te esfuerces… ¡sería mucho más motivador!  Solo que no debes olvidar que esa persona que dice todas esas cosas u que realmente te influirá en tu estado de ánimo y en tu salud emocional en general… ¡eres tú! ¿Vas a empezar hoy mismo a cambiar tu pensamiento por otro que se ajuste más a conseguir tus objetivos?



Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.