Baja laboral por depresión

Quién nunca haya padecido una depresión no sabrá lo grave que puede llegar a ser padecerla. Tanto la genética como las experiencias vividas pueden tener cierta culpa en cuanto a la depresión que padecen algunas personas. En realidad, la depresión puede llegar a ser muy incapacitante a nivel emocional y esto afecta a todas las áreas de la vida de una persona.

Es posible que en algún momento de tu vida te sientas más triste, cansado, desganado o con apatía, y esto no significa que tengas depresión. También puede ocurrir que tengas depresión pero que no quieras admitirlo… Si se padece se debe tener muy en cuenta para poder encontrar el diagnóstico cuanto antes y sobre todo, para encontrar un buen tratamiento.

Cuando estás enfermo y no puedes desempeñar tus funciones laborales, lo habitual es que te den una baja laboral el tiempo necesario para que puedas recuperarte y así, después, poder ejercer de nuevo en tu puesto de trabajo. Lo mismo ocurre cuando tienes depresión. Si padeces este problema tendrás derecho a que te den una baja por depresión, pero deberás estar atento/a a tus derechos. Será el médico quien deba decidir si realmente cumples los síntomas de depresión como para darte la baja y tendrás que seguir unos pasos para poder tenerla.

Un trastorno del estado de ánimo

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que puede padecer cualquier persona en cualquier momento de su vida. Una vez que se conoce que una persona está padeciendo este trastorno, es necesario comenzar la terapia cuanto antes.

La depresión también puede ser laboral por pasar demasiado tiempo en el trabajo, por no sentirnos valorados, por estar explotados, por cómo el trabajo afecta a otras áreas de tu vida, etc.

Los síntomas más frecuentes son: tristeza, apatía, ansiedad, desmotivación, fatiga constante, cambios en el peso, irritabilidad, poca concentración, poco rendimiento, incremento de errores, baja autoestima, lloros continuos, enfados constantes, etc.

La baja por depresión

Cuando una persona tiene una baja laboral por depresión es porque queda imposibilitado de forma temporal para poder trabajar por motivos psicológicos. El tratamiento que recibe la baja es igual que cualquier otra baja por enfermedad común. Para poder tener la baja por depresión deberás cumplir una serie de requisitos (y que si realmente tienes depresión los cumplirás fácilmente).

Depresión por motivos personales

Una depresión debe ser concedida por el médico de familia o de tu mutua y será él o ella quien te diagnostique este trastorno. Defendiendo del origen de la misma, recibirá un tratamiento laboral u otro diferente.

Si la depresión está causada por motivos personales (proceso de duelo, enfermedad, divorcio o problemas con la pareja, problemas con los hijos, etc.) será el médico de familia quien diagnostique la enfermedad y quien establezca el período de tiempo que necesites para estar de baja en tu trabajo. Te realizará el seguimiento y valorará si realmente estás en condiciones psicológicas para poder desempeñar tu función laboral o si realmente necesitas un tiempo para poder recuperarte emocionalmente.

Depresión por motivos laborales

También puede ocurrir que la baja por depresión tenga un origen laboral. En este caso será la mutua del trabajo quien decida si realmente es eso lo que te ocurre y si realmente es necesaria la baja por depresión.

Las causas laborales pueden ser varias como: sufrir mobbing, mala relación con jefes, presión extrema, ansiedad social, etc. También puede ser el médico de cabecera quien valore que realmente se necesita una baja por depresión por causa laboral y que haga el seguimiento.

Estos son tus derechos

Mientras te dure la baja por depresión, si estabas trabajando tienes derecho a recibir una compensación económica. Es una forma de cubrir tu falta de ingresos durante el tiempo que no puedes desempeñar tu función laboral. Durante el tiempo de tu baja no te podrán despedir de la empresa. En cambio, si estás con un contrato temporal y se acaba el mismo, la empresa pueden no renovarlo por lo que no tendrías trabajo, ni compensación económica una vez que se acabe el contrato, a no ser que te acojas a tu derecho de paro en caso que puedas reclamarlo.

Cuando tengas tu baja por depresión debes saber que tendrás el mismo tratamiento salarial que cualquier otra baja por enfermedad de cualquier otro tipo. Tu salario no se verá reducido, simplemente pasarás a cobrar una prestación por incapacidad temporal de enfermedad común. Esto se traduce en:

  • Los 3 primeros días no se cobran nada.
  • Del 4º al 20º día (ambos inclusive) cobrarás el 60% de la base reguladora.
  • A partir del 21º día de baja laboral se percibirá el 75% de la base reguladora.

En caso de que sea la mutua del trabajo el que conceda la baja laboral por depresión, las retribuciones pueden ser mayores puesto que serán aplicables las bajas laborales y no las de enfermedad común. La baja médica entre el 4 y el 15 día de baja te paga la empresa donde trabajas y es a partir del día 16 cuando lo paga el INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social) o de la mutua, dependiendo del caso. Si eres un trabajador autónomo, el pago lo realiza la mutua correspondiente o el INSS.

Cuánto dura la baja por depresión

Esto no se puede saber porque cada depresión es diferente y cada persona que la padece también. En este sentido, la baja dependerá de la situación que esté viviendo la persona, puede ser corta o alargarse bastante en el tiempo. Si se prolonga en el tiempo será a partir del año y el año y medio cuando la persona tendrá que ser evaluado por un tribunal médico.

Una enfermedad mental no tiene nada que ver con una enfermedad física que tiene un período de curación, tratamiento y recuperación. Es necesario recordar que la duración máxima de incapacidad temporal es de 12 meses y se pueden prorrogar 180 días más en casos graves.

Cuando pasa este tiempo hay tres opciones: dar el alta, tener una incapacidad laboral permanente o incapacidad laboral temporal. Si se da el alta la persona deberá reincorporarse a su puesto laboral y si no lo hace, podría ser despedido por la empresa en la que tenía su contrato de trabajo. En caso de la la incapacidad, será el médico quien deba guiar al paciente sobre lo que debe hacer a continuación.

Durante el período de baja, el paciente debe mostrar su interés por mejorar acudiendo a terapias individuales, grupales, etc. Si no sabes si puedes tener depresión puedes hacer el test de depresión de Beck para tener un valor aproximado de tu estado de ánimo (recuerda que no es ningún diagnóstico).

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Depresión, Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.