Beneficios del sauna y el turco

Tanto la sauna como el baño turco ofrecen un espacio donde relajarse en silencio y aprovechar los efectos del calor. Éste estimula la circulación, alivia la tensión muscular y mejora el aspecto de la piel.

Cuando culturas tan diferentes como la árabe y la escandinava comparten un ritual de salud y belleza tan parecido como sudar en un espacio común es porque la práctica avala sus cualidades.

Al someter al cuerpo a calor intenso se incrementa la sudoración y la circulación lo que repercute en la salud de la piel y el resto del organismo. El aspecto de la persona rejuvenece.

Los beneficios son más que estéticos. Al transpirar no solo se limpian los poros sino que el calor estimula el sistema linfático, apoyando la eliminación de toxinas de todo el cuerpo.

El aumento momentáneo del riego sanguíneo también favorece la circulación. Además, tanto el momento de silencio y tranquilidad que ofrece como la distensión muscular que produce el calor ayudan a relajarse.

Cuerpo y mente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.