Saltar al contenido

Conoce la anatomía y las funciones del bulbo raquídeo

Los seres humanos a diario tienen que cumplir con ciertas actividades y tareas que  son necesarias para su existencia, y aunque parezca increíble, muchas de ellas se realizan de manera inconsciente, y el bulbo raquídeo es el principal ejecutor de la mayoría de estas acciones.

La mayoría de las partes del cuerpo ameritan de una constante regulación, acción de la cual es prácticamente imposible estar conscientes de determinados procesos, debido a que la concentración o la consciencia como tal debe estar centrada en tareas diferentes, mientras que el mantener el corazón latiendo, respirar, digerir, entre otros, son procesos que el inconsciente puede llevar a cabo sin ningún problema.

Para poder ubicar el bulbo raquídeo únicamente se debe situar la mano en el cuello en la parte de atrás de la cabeza, y luego elevarla un poco, no demasiado, y allí se encontrara el bulbo raquídeo.

Existen enfermedades serias que pueden afectar esta zona tan importante de los seres humanos, como lo es la esclerosis múltiple, que va acortando los movimientos de los individuos hasta cierto punto que podría incluso dejarlas inmóviles, afectando mayormente a las personas de la tercera edad.

¿Qué es el bulbo raquídeo?

El bulbo raquídeo también es conocido como la médula oblonga, está situado exactamente en el puente troncoencefálico o protuberancia anular en la parte de arriba, y por la parte inferior se acerca a la médula espinal, y se caracteriza por ser el más bajo de los tres órganos que conforman el tronco del encéfalo.

Tiene funciones muy específicas e importantes para el desarrollo y mantenimiento de las actividades corporales, como la de transmitir los impulsos que son llevados desde la médula espinal hasta el encéfalo, así como funciones respiratorias, cardiovasculares, gastrointestinales, entre otras.

Estructura

Posee una forma muy peculiar parecida a la de un cono, y es conocida por ser la principal responsable de interconectar a las dos estructuras conocidas como la médula espinal y el encéfalo, por esta razón es que también se le conoce como la médula oblonga. También es conocido como el mielencefalo, el cual es una estructura subcortical que esta justamente situada en la parte baja del tronco encefálico.

Esta es una zona de vital importancia para la supervivencia y control de las funciones del ser humano, debido a que es un núcleo neurovegetativo que es capaz de encargarse de las principales y primordiales funciones de los órganos del cuerpo de una manera inconsciente a lo que refiere que trabaja de manera automática, puesto a que en el mismo se pueden encontrar conexiones tanto motoras como sensoriales.   

Anatomía

La división de la protuberancia anular es clara, y esta a su vez está dada por un lugar conocido como el surco bulbo-protuberancial, pero esto solo sucede en las caras laterales y anterior del mismo, mientras que en la cara trasera, mejor conocida como la posterior el límite es menos claro y más confuso de divisar, debido a que en este lugar solo media parte es visible, la cual es la inferior mientras que la superior constituye un piso del cuarto ventrículo.

Cuando se habla de la anatomía del bulbo raquídeo se debe tomar en cuenta que no se está tratando con una estructura homogénea, sino más bien con una la que está conformada por varios y diferentes núcleos, en donde sucede el origen de algunos de los tractos nerviosos más comunes.

Para poder conocer y estudiar su anatomía es necesario dividirlo en dos configuraciones, la interna y la externa, teniendo cada una sus cualidades propias, las cuales se mostrarán a continuación.

Configuración interna

Para poder comprender mejor el funcionamiento de la configuración interna es necesario dividir la estructura en cuatro cortes distintos, entre los cuales dos de ellos, destacan los cuales son la decusación de los lemniscos y de las pirámides.

Nivel de la decusación de los lemniscos

Este permite la transmisión de impulsos desde las terminales nerviosas llegando hasta el mismo cerebro. En su parte central presenta el conducto ependimario, luego en la parte posterior el núcleo grácil, el núcleo espinal V par craneal, el núcleo del nervio hipogloso y el núcleo cuneiforme. En su parte anterior presenta los fascículos espinocerebelosos posterior, espinocerebeloso anterior, el núcleo olivar inferior y el espinotalámico lateral.

Nivel de la decusación de las pirámides

En la parte céntrica del mismo presenta el conducto ependimario, para luego en su parte posterior presentar el núcleo cuneiforme, el núcleo espinal V craneal y el núcleo grácil, en su parte anterior se puede observar los fascículos espino-cerebeloso posterior, el espinocerebeloso anterior, el espinotalámico lateral y el núcleo accesorio, así como también se puede apreciar en el la decusación de los fascículos corticoespinales.

Configuración externa

Para poder estudiar la configuración externa es necesario dividirlo en tres caras diferentes, entre las cuales se pueden mencionar a la anterior, la posterior y las laterales. Este está situado entre la médula espinal y el puente tronco-encefálico.

Cara lateral

Exactamente al comienzo del nervio hipogloso se puede comenzar la parte inicial de la cara lateral del bulbo raquídeo, el cual presenta una peculiar forma ovoide, la cual se caracteriza por tener un diámetro de 4 milímetros de ancho y 15 milímetros de largo.

Cara anterior

En esta cara del bulbo raquídeo se puede observar en su línea media como se presenta un surco longitudinal, que a su vez es la continuación del surco medio anterior situado en la médula espinal que termina hacia arriba del mismo, exactamente donde se sitúa el surco bulbo-protuberancial en una depresión a la cual se le conoce como el agujero ciego. A ambos lados de este surco se pueden observar dos peculiares relieves, los cuales son las pirámides que dan nombre a este corte, y son las que representa la vía piramidal.

Si se continua por este camino se podrá observar el núcleo antero-lateral, al cual también se le conoce como el pre-olivar, que es la propia continuación del homónimo de la médula espinal, que es el supuesto lugar de origen del nervio hipogloso.

Cara posterior

En la línea media de la cara posterior se puede observar la presencia de un surco medio posterior, que es la continuación del surco posterior medular bordeado, que se encuentra a cada lado por el cordón posterior, que a su vez se encuentra subdividido por un surco paramediano o fascículo grácil o el cuneiforme.

Funciones del bulbo raquídeo

Este órgano forma para vital para el funcionamiento y desenvolvimiento de los seres humanos, puesto a que debido a él es que muchas de las actividades que el cuerpo necesita ejercer para poder mantener con vida son llevadas a cabo.

Es tan importante para el organismo que algún daño o detención de sus funciones podría conllevar a la muerte inmediata, pero para entender un poco mejor el porqué de estas circunstancias es necesario conocer sus principales funciones, las cuales son las siguientes.

Regulación de la respiración

Este es quizás el procedimiento más importante que el cuerpo necesita llevar a cabo para poder subsistir, debido a que sin un constante suministro de oxígeno los órganos no podrían comprender un correcto funcionamiento, por lo que el bulbo raquídeo juega un importante papel para regular la respiración.

Este órgano tiene la habilidad de jerarquizar las tareas por su importancia, y la de respirar es prácticamente la de mayor importancia, por lo que sin importar que tan compleja sea la actividad que esté realizando una persona conscientemente, nunca se le olvida que tiene que respirar, inclusive si la misma está durmiendo.

Canal transmisor entre la médula espinal y el encéfalo

Gracias a su característica posición exactamente entre la médula espinal y el comienzo del tronco encefálico, el bulbo raquídeo tiene la capacidad de transmitir información importante entre los mismos, siendo el principal canal para que el sistema nervioso pueda enviar y recibir información vital del cerebro.

Estos nervios que trabajan en conjunto con el cerebro son los capaces de que las personas reaccionen ante los estímulos que pueda presentar la vida, incluso generando movimientos involuntarios de protección o de huida.

Nutrición y digestión

A pesar de ninguna persona sea capaz de incluso reconocer los movimientos de su propio sistema digestivo, este cumple actividades muy importantes para el consumo de nutrientes y el de la digestión de los alimentos que se comen a diario, esto es debido a que el bulbo raquídeo se encarga de todos estos movimientos, haciéndose responsable del movimiento de los músculos del aparato digestivo para poder clasificar y desechar de manera automática prácticamente.

Participa en las funciones cardiovasculares

Una de las actividades más vitales, aparte de la de respirar, es la de mantener el flujo sanguíneo al igual que los latidos del corazón, que a su vez todo esto se ve estrechamente relacionado, y como se sabe estos movimientos no son exactamente voluntarios, puesto a que el bulbo raquídeo es el principal encargo de administrar todos estos movimientos.

Esto evita que se entre en un paro cardiaco, o que el torrente sanguíneo colapse, que puede causar una muerte directa a las personas, debido a que este sistema es uno de los principales motores del cuerpo humano.

Enfermedades

El bulbo raquídeo como se ha visto a lo largo de todo este artículo es sumamente importante para una cantidad inmensa de proceso y actividades que el cuerpo cumple de manera automática e inconsciente, y debido a la importante que este tiene, resulta muy grave que este se dañe, puesto a que en la mayoría de los casos, genera perdida de movimiento y la muerte.

Cáncer de bulbo raquídeo

El cáncer puede atacar a todas las partes del cuerpo, pero especialmente en esta puede generar algunas afecciones severas como cegueras, insuficiencia muscular, problemas auditivos, problemas gástricos o cualquiera en el que este se vea involucrado.

Esclerosis múltiple

Es una patología que afecta mayormente a las personas de edades avanzadas, en las que se puede apreciar conforme va avanzando como las capacidades motoras y sensoriales se van debilitando, hasta cierto punto que la persona puede quedar completamente paralítica.

Esclerosis lateral amiotrófica

Esta enfermedad es conocida por ser la que provocó que el famoso científico Stephen Hawking quedara en el estado en el que se encuentra. Se caracteriza por ser una patología degenerativa que va causando la muerte de las células produciendo parálisis muscular.

Síndrome de Behçet

Esta es una curiosa enfermedad que ataca directamente al bulbo raquídeo, y entre sus principales síntomas se pueden notar la presencia de úlceras, y algunas lesiones físicas que pueden ser causadas por accidentes o apariciones repentinas, que a lo largo resultan ser severas para la salud del afectado.

Por más increíble que parezca, resulta que las enfermedades del bulbo son prácticamente desconocidas, por lo que no se conoce aún el origen o las posibles causas que puedan generar tales afecciones, por la que el único método en contra de ellas, es someterse a continuos exámenes para poder diagnosticar a tiempo los posibles síntomas de las mismas.

En el caso de la esclerosis múltiple que es la patología más conocida que afecta a este órgano, se han hecho incontables estudios para poder verificar el origen de la misma, haciendo énfasis en la genética hereditaria, pero por los momentos no se han encontrado respuestas.

Para poder tratar la enfermedad es necesario acudir a un médico especialista en las neuronas, o mejor conocido como neurólogo, aunque el tratamiento no es precisamente para curar la enfermedad, ya que lamentándolo mucho las enfermedades de esta área no tienen cura, sino más bien para transformarlos o mejorar sus síntomas.

Los más importante a tomar en cuenta con respecto a la salud del bulbo raquídeo, es que se debe mantener una vida saludable, y activa, con la cual se podrá asegurar el correcto funcionamiento de todos los órganos que conforman a los seres humanos, logran así una vida más prolongada y productiva

La mejor manera de lograr esto es evitando el consumo excesivo de sustancias dañinas, así como también los traumas en las zonas cercanas debido a que estas son las causas más comunes que reproducen este tipo de enfermedades en los pacientes que padecen de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.