Saltar al contenido

Burrhus Frederick Skinner y sus controversiales obras experimentales

B.F Skinner fue uno de los psicólogos filósofos más relevantes en cuanto a las teorías del conductismo, realizando trabajos muy importantes refiriéndose a los métodos de conducción, aplicando trabajos experimentales primero en animales, para luego avanzar hasta un punto en el que sus deseos iban más allá, queriendo practicar lo que había aprendido en seres humanos.

Fue muy reconocido en su área y también logro generar mucha fama en su región, a causa de los experimentos que este practicaba, fue una persona con excelentes estudios, y que dedico su vida completa a hacer sus metas realidad.

También fue autor de libros que describían sus teorías practicadas en los animales, y como estas funcionarían en los seres humanos. Skinner creía que al aplicar el conductismo a las comunidades del mundo, este lograría una sociedad más estable en la que todas las personas pudiesen convivir en paz, velando por un bien común, ya que sus conductas serían dirigidas para tal causa.

Biografía de Burrhus Frederick Skinner

Skinner fue un autor, filósofo social, inventor pero por sobre todo y más importante un famoso psicólogo. Estadounidense nacido en Susquehanna el 20 de marzo del año 1904, fue criado en una zona rural de la ciudad, sus padres fueron Grace y William Skinner, siendo el padre un conocido abogado.

Estudio en el colegio Hamilton en la ciudad de Nueva York con la única intención de querer convertirse en un buen escritor. Luego de graduarse de este colegio, decidió emprender camino hacia Greenwich Village para poder convertirse en un famoso escritor del género ficción, aunque tuvo una gran desilusión debido a que no creía que tuviese lo que se necesitaba para poder escribir, debido a su poca experiencia y falta de habilidades literarias.

Luego de comprender que su sueño de convertirse en escritor de ficción no se haría realidad, cayó en una etapa a la que el mismo bautizo como su año oscuro, en el cual tuvo lugar la oportunidad de leer un libro de Bertrand Russell llamado Outline of Philosophy, en el cual se podía apreciar como temática principal las teorías conductistas y como estas eran aplicadas, lo que llamo por completo su atención.

Skinner tuvo en hermano dos años y medio menor que el, de nombre Edward, que lastimosamente falleció a la corta edad de dieciséis años. Se convirtió en ateo luego de que un profesor cristiano intentase quitarle el miedo que este tenía hacia el infierno.

Luego de todo estos sucesos, y de terminar de aceptar que su carrera como escritor no daría los frutos que este pensaba, gracias al libro de Bertrand Russell que hablaba de el controversial tema del conductismo, este decide dedicarse a los estudios de la psicología, en la prestigiada universidad de Harvard, no teniendo tales características en lo que a psicología se refiere, aunque de todas maneras este logro graduarse y obtener su doctorado a mediados del año 1931.

Luego de graduarse, Burrhus Frederick Skinner trabajó un tiempo como investigador para la misma institución, aunque luego de un tiempo este decide trabajar como docente dictando clases en la universidad de Minnesota, para luego después de esta, dirigirse a ejercer en Indiana. Luego de todo este recorrido reuniendo una experiencia basta en todos los sitios que trabajo, este decide volver a la Universidad de Harvard, donde trabajó como docente por el resto de su vida laboral.

Skinner recibió muchos premios y galardones a lo largo de toda su carrera por su gran trabajo, entre los más importantes están el libro Walden Dos que fue escrito por su persona en 1948, así como también tuvo los honores de recibir la medalla nacional de ciencias en 1968, la cual fue otorgada por el presidente de la época, para luego n 1971 recibir la medalla de oro de la fundación psicológica americana, y un año después se le concedió el nombramiento como humanista, por la Sociedad Humanista Americana, como último reconocimiento  recibió su primer reconocimiento por la Asociación Psicológica Americana, como un excelente contribuyente a la psicología, gracias a que lo hizo por toda su vida.

Lastimosamente este maravilloso psicólogo, autor, filósofo e inventor fallece a los 86 años de edad en Cambridge Massachusetts el 18 de agosto de 1990 a causa de Leucemia que es un tipo de cáncer que afecta directamente a la sangre.

Teoría de Skinner

La teoría de Skinner trataba de una clase de conductismo radical, y de esa misma manera este lo hacía conocer, debido a que trataba de estudiar las conductas de los organismos como manejables, a los que se debían por funciones del medio ambiente del pasado, no aceptando eventos que pudiesen causar estas conductas como los pensamientos, emociones, entre otros, que eran los principales fundamentos de otras formas de conductismo.

Skinner creía que las conductas eran condiciones generadas con consecuencias similares o totalmente iguales, las cuales eran factores que afectaban las conductas que podrían o no realizar los organismos, es decir, todas las conductas que pueda tener algún ser vivo eran causadas por alguna consecuencia.

Este gran investigador del conductismo fue un excelente contribuidor y gran influencia para la mayoría de los científicos que estudiaban las causas y consecuencias de esta rama de la ciencia, en este estudio la palabra refuerzo es conocida como un concepto central, y a su vez un mecanismo muy importante para poder moldear y controlar el comportamiento de los individuos.

A lo largo de todos estos años se ha tomado a los refuerzos negativos de manera errónea, llegando a pensar que la aplicación de castigos y sanciones es la manera correcta de corregir conductas no deseadas, viéndose más que todo en situaciones escolares.

Cuando se refiere a los términos refuerzo positivo y negativo correctamente, se quiere decir que el positivo es la recompensa por un acto que se ha logrado, que a su vez sea comandado por alguna otra persona, mientas que los refuerzos negativos quieren referirse al cese o la detención de alguna causa como por ejemplo en un día lluvioso cuando se opta por sacar un paraguas, esta conducta evita que el agua siga cayendo en la persona, por lo que se toma como refuerzo negativo.

Los dos refuerzos buscan por sobre todas las cosas procurar que los comportamientos vuelvan a repetirse mediante la aplicación (Positivo) y la eliminación (Negativo) siendo muy diferentes a los castigos o las sanciones que se pudiesen aplicar para evitar que un comportamiento se repita, aunque se ha determinado que la mala aplicación de estos castigos puede estimular que se repitan los comportamientos y las conductas no deseadas.

El conductismo según Burrhus Frederick Skinner

Skinner llevo  cabo ciertos experimentos conductuales con un objeto de su invención el cual es utilizado hoy en día, debido a sus grandes aportes y eficacia, esta es la caja de Skinner, en donde se colocaron 8 palomas a las que no se les había proporcionado comida en un determinado tiempo para que estas pudiesen entrar en una etapa de hambre necesaria para realizar el experimento, a las que se les suministraba ciertas porciones de alimentos en intervalos de tiempo definidos según el comportamiento de las mismas, no obstante se pudo observar un condicionamiento en las 8 palomas, que se evidencio gracias a la investigación.

Gracias a este experimento se logró notar que los sujetos mostraban diferentes conductas a causa de las regulaciones temporales de las horas alimenticias, sirviendo como ejemplo tres de los casos más notorios como una que sacudía voluntariamente la cabeza, otra que curiosamente se acostumbró a reaccionar dando vueltas al sentido contrario de las manecillas del reloj y la tercera y más sorprendente desde el punto de vista psicológico era que se golpeaba la cabeza contra las paredes de la caja.

Gracias a las conductas en algunos casos extremistas de estas palomas, se logró determinar que significaba e comportamiento supersticioso, debido a que se creía que los sujetos actuaban de ese modo, ya que creían que de esa manera la comida podría llegar a aparecer, tal cual como un ritual para reaparecer los alimentos.

Cabe destacar que para este experimento Skinner utilizo sus técnicas de refuerzo, debido a que cada ver que una paloma optaba por practicar algunas de las conductas aprendidas a causa de los cambios de tiempo de comida. A los sujetos se les recompensaba cada vez que hacían un comportamiento idiosincrático, es decir, de manera individual y autóctona, debido a que cada una realizaba un acto distinto, lo más importante de todo esto es que este tipo de experimento no fue considerado como un condicionamiento operante, sino más bien como uno clásico.

Otros pensamientos científicos han logrado sacar sus propias hipótesis, llegando a contradecir algunas de las teorías que se habían logrado concluir mediante el experimento conocido como la superstición de la paloma, debido a que al realizar una investigación con características similares, se percataron que los sujetos de la misma especie generaban las mismas conductas una y otra vez, por lo que no se podían definir como idiosincráticas, aunque como en todos los campos de investigación, también existen algunos grandes científicos que apoyan por completo las ideas de Skinner.

Este tipo de experimentos se ha expandido con el pasar de los años, llegándose a practicar en diferentes especies animales, para poder determinar si cada una de ellas posee alguna conducta propia, o son totalmente naturales debido a los estímulos que se les presentan. En la mayoría de estos casos siempre está presente la técnica del refuerzo, debido a que es una de las bases fundamentales de esta ciencia.

El comportamiento supersticioso es un comportamiento natural en todas las especies, pero por sobre todo del ser humano, debido a que se ha observado como muchas culturas han puesto en práctica ciertos rituales para poder cambiar su suerte, aunque se ha demostrado que tales conductas no cambian el destino o la suerte de los individuos, como se mencionó en la superstición de la paloma, que a pesar de que estas practican diferentes conductas, de todas maneras se les iba a alimentar.

El famoso proyecto paloma 

Para este proyecto Skinner propuso la utilización de las palomas como proyectiles suicidas en la segunda guerra mundial, debido a que este creía que si les enseñaba mediante el conductismo, que alguna figura le mostrase un objetivo el cual esta picotearía, serviría como un proyectil dirigido, que persiguiera al blanco hasta cumplir con su objetivo.

A parte del primer planteamiento mostrado, también creó la idea que si se llegase a meter a las palomas dentro de unos mecanismos capaces de cambiar su rumbo mediante la paloma iba haciendo sus movimientos, este podía auto redirigirse hacia el objetivo, teniendo nuevamente unos proyectiles auto-dirigidos pero de otra formar, también ingeniosa.

El proyecto llego a funcionar, debido a que las palomas pudieron aprender varias formas, incluidas en ellas la de los aviones, barcos y hasta autos, así como también se consiguió que hasta tres palomas trabajasen en conjunto, metiéndolas en uno solo de los artefactos para que atacasen entre las tres a un mismo objetivo.

Lastimosamente y aunque estados unidos para aquel entonces no contara con un equipo de misiles y proyectiles que fueran capaces de perseguir a sus objetivos, se decidió que este método era grotesco y poco convencional, por lo que no se tomó en cuenta para practicarlo en la vida real.

Técnicas de refuerzo

Para todos sus experimentos Skinner siempre optaba por utilizar sus famosos programas de refuerzo que no solo involucraban una mera instancia de refuerzo, sino que se aplicaba en los resultados de la utilización de los mismos a través del tiempo, siendo estos característicos por ser de intervalos y de razón bien sean fijas, o variables.

  • Refuerzo de razón: este puede ser de carácter fijo o variable. Cuando se habla del fijo es debido a que existen determinados números de respuestas antes de existir el refuerzo, y el variables cuando existen un promedio de reacciones antes de que se produzca el estímulo mediante el refuerzo.
  • Refuerzo de intervalo: también poseen ambas características. El variables es cuando la respuesta se produce sin una determinación de tiempo después de haber dado el refuerzo, y el fijo se distingue debido a que la duración del tiempo de espera del estímulo provocada por el refuerzo es determinada, es decir conocida.
  • Refuerzo continuo: en este se puede observar que cada vez que el sujeto realiza una conducta dirigida, se le da un refuerzo. Este tipo de refuerzo no es muy recomendable de practicar, debido a que por la constante utilización del refuerzo el individuo puede perder la conducta adquirida.

El invento más relevante de Burrhus Frederick

La sociedad de aquel entonces encontró que este experimento era muy similar al que utilizaba para hacer aprender nuevas conductas a los animales, como lo es la caja de Skinner, aunque estas eran creencias erróneas claro está. El invento más polémico de este importante inventor y psicólogo fue la cuna de aire.

Las cunas de aire se centraban en los estudios de los cuidados maternos hacia sus bebes, en los que este creía que lograría que un recién nacido lograra adoptar conductas positivas para evitar que ensuciase sus pañales constantemente, debido a que se buscaba que tuviese horas determinadas para dichas actividades.

Las cunas de aire fueron inspiradas por la esposa de Skinner, debido a que este se percató de que las actividades diarias que esta tenía que realizar se veían forzadas a causa de que tenía que estar al pendiente del bebe, por lo que ingenio una cuna la cual podía controlarse su temperatura y humedad, y contaba con unos materiales a los cuales eran muy fáciles de limpiar.

En el 2004 un autor llamado Lauren Slater escribió una obra literaria llamada “Abriendo la caja de Skinner” que buscaba hacer parecer que este famoso y reconocido psicólogo había puesto en práctica uno de sus mayores experimentos, el cual era la conocida caja de Skinner,  en la que había decidido de experimentar con seres humanos, siendo el primer sujeto su hija, y que debido a esto, la joven decide suicidarse, aunque se ha estudiado el caso desmintiéndolo.

Rumores del experimento de Skinner

Skinner tenía una hija, que llevaba por nombre Deborah, a la cual este decidió experimentar con ella, colocándola en la caja de Skinner, para poder observar sus conductas, lo que le produjo una grave enfermedad mental y un severo rencor en contra de su padre.

Aunque se determinó concretamente que todo este rumor era completamente falso, ya que en realidad este invento la cuna de aire, la que era realmente confortable con temperaturas agradables para él bebe, y que a su vez era realmente espaciosa, similar a la de una casa.

Este rumor fue causado gracias a la polémico que generaron algunos comentarios de que la cuna de aire era confundida con la caja de Skinner, pero por todo lo contrario era una cuna común y corriente pero con algunas modificaciones para garantizar la comodidad tanto del niño como de la madre, y el tiempo en el que la niña permanecía en la cuna, era el mismo que el intervalo que duraba cualquier bebe en una cuan o cama normal.

A pesar que algunos atentaron contra la integridad de Skinner como por ejemplo la autora y escritora Lauren Slater, fueron desmentidos todos los comentarios y rumores falsos, incluso fue defendido por su adorable hija Deborah, quien decía que su padre era muy dócil y gentil con los niños, que le encantaba jugar con ellos, y elaborar artefactos para su diversión.

En la actualidad se siguen realizando experimentos con los fundamentos creados por B.F Skinner, incluso muchos han tomado en cuenta los beneficios del conductismo y han adoptado algunas de sus enseñanzas para criar a sus hijos, obteniendo muy buenos resultados, ya que se generaron muy buenas costumbres y conductas gracias a sus técnicas.