La teoría de la personalidad de Carls Rogers

retrato carl rogers

Carl Rogers fue un psicólogo importante en su tiempo y uno de los miembros fundadores del movimiento humanista. Junto con Abraham Maslow, se centró en el potencial de crecimiento de las personas sanas y contribuyó en gran medida a la comprensión del ser y la personalidad.

Las teorías de Rogers y Maslow se centran en las elecciones individuales y no sostienen que la biología sea determinista. Se centraron en el libre albedrío y la autodeterminación, y que cada persona deseaba convertirse en la mejor persona en la que podía convertirse.

La psicología humanista

En la psicología humanista enfatiza el papel activo de la persona en cuanto a la configuración de los mundos internos y externos. Carls Rogers pensaba que la persona es un ser activo, creativo y que vive su presente según sus experiencias respondiendo de manera subjetiva dependiendo de sus percepciones, relaciones y encuentros. Carls habló sobre la tendencia de actualización que se refiere al instinto de las personas para tener éxito dentro de lo posible. Él formó la teoría de la personalidad centrándose en que las personas tienen bondad en su interior.

carl rogers en terapia

Dentro de esta disciplina tanto Rogers como otros psicólogos pensaban que los procesos mentales enfatizan la libertad de las personas para poder tomar decisiones. Según ellos, los factores biológicos y ambientales no determinan el comportamiento, es decir, que esto no es determinista en aspecto alguno.

Artículo relacionado:
Psicología humanista: definición, representantes y ejemplos

Rogers pensaba que la personalidad de cada uno se desarrolla según se acerca o se aleja de los objetivos vitales, es decir, de sus metas. Es un desarrollo personal en donde la persona intentar llegar ser según quiera dependiendo de sus experiencias y que es a través del desarrollo personal lo que forma el carácter y el modo de ser de las personas y no tanto la biología o el entorno. Cuanto más se acercan a las metas, las personas están más cerca de su autorealización.

Desarrollo de la personalidad según Carls Rogers

Rogers basó sus teorías del desarrollo de la personalidad en la psicología humanista y las teorías de la experiencia subjetiva. Él creía que todos existen en un mundo de experiencias en constante cambio en el que están en el centro. Una persona reacciona a los cambios en su campo fenomenal, que incluye objetos externos y personas, así como pensamientos y emociones internos.

Rogers creía que todo comportamiento está motivado por tendencias autorrealizadas, que impulsan a una persona a alcanzar su nivel más alto. Como resultado de sus interacciones con el entorno y con los demás, un individuo forma una estructura del yo o autoconcepto: un patrón organizado, fluido y conceptual de conceptos y valores relacionados con el yo. Si una persona tiene un autoconcepto positivo, tiende a sentirse bien acerca de quién es y, a menudo, ve el mundo como un lugar seguro y positivo. Si tienen un autoconcepto negativo, pueden sentirse descontentos con quienes son.

dibujo de carl rogers

Yo Ideal vs. Yo Real

Rogers dividió aún más el yo en dos categorías: el yo ideal y el yo real. El yo ideal es la persona que te gustaría ser; el verdadero yo es la persona que realmente eres. Rogers pensaba que había consistencia entre estos dos conceptos. Las personas tienen congruencia cuando los pensamientos sobre el yo real y nuestro yo ideal son muy similares, en otras palabras, cuando nuestro autoconcepto es exacto a lo que se piensa.

Cuando una persona tiene alta congruencia en su persona tendrá una mejor autoestima y se sentirá más feliz. En cambio, cuando hay discrepancia entre el yo ideal y el real, entonces las personas experimentan inconguencia, que esto puede hacer que las personas se sientan mal consigo mismos.

Consideración positiva incondicional

En el desarrollo del autoconcepto, Rogers pensaba en la importancia del respeto positivo incondicional o del amor incondicional. Las personas criadas en un entorno de consideración positiva incondicional, en el que no existen condiciones preconcebidas de valor, tienen la oportunidad de desarrollarse plenamente.

Cuando las personas crecen en un ambiente de consideración positiva condicional, en el que el valor y el amor solo se dan bajo ciertas condiciones, deben igualar o alcanzar esas condiciones para recibir el amor o la consideración positiva que anhelan. Por lo tanto, su yo ideal está determinado por otros en función de estas condiciones, y se ven obligados a desarrollarse fuera de su propio desarrollo. Esto solo creará incongruencia y una gran brecha entre el ser real y el ideal, algo que puede marcar la personalidad de la persona hacia un peor desarrollo, creando conductas y comportamientos conflictos, sobre todo, a nivel interno.

foto antigua de carl rogers

Cómo tener una buena vida según Carls Rogers

Según Carls Rogers, existe una buena vida que se puede encontrar teniendo en cuenta las diferentes etapas de desarrollo. Son principios que son flexibles, es decir, que no son estáticos en la vida de una persona. Rogers pensaba que el pleno funcionamiento y la buena vida dependerá de alvanxar estos procesos. De esta manera las personas disfrutarán más de su vida y funcionarán plenamente, siempre y cuando tengan estas tendencias en común:

  1. Una creciente apertura a la experiencia: se alejan de la actitud defensiva.
  2. Un estilo de vida cada vez más existencial: vivir cada momento y disfrutar del presente, en lugar de distorsionar el momento para adaptarlo a la personalidad o al autoconcepto. Ser únicos.
  3. Aumento de la confianza orgánica: confiar en su propio juicio y en su capacidad de elegir un comportamiento apropiado para cada momento, sin dejarse arrastrar por el pensamiento o comportamiento ajeno.
  4. Libertad de elección: no están restringidos por la incongruencia y pueden tomar una amplia gama de opciones con mayor fluidez. Saben que su comportamiento es importante y por tanto se sienten responsables del mismo.
  5. Niveles más altos de creatividad: la creatividad saldrá sola cuando no sienten la necesidad de ajustarse al medio, cuando pueden ser ellos mismos.
  6. Fiabilidad y constructividad: se puede confiar en que actuarán de manera constructiva. Incluso las necesidades agresivas serán igualadas y equilibradas por la bondad intrínseca en individuos congruentes.
  7. Una vida plena y rica: experimentarán alegría y dolor, amor y desamor, miedo y coraje más intensamente porque serán más conscientes de sus propias emociones.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.