Celotipia: cuando los celos se vuelven patológicos

Todos hemos podido experimentar celos en algún momento de nuestras vidas. Los celos son bastante normales siempre y cuando no se excedan y las emociones intentas que generan se puedan controlar. Hay quienes dicen que en términos de pareja, si no se tienen celos no se está enamorado, pero en realidad esto no es cierto en absoluto.

Sentir celos puede ser algo normal, pero cuando los celos son excesivos o se convierten en una obsesión, entonces comienzan a haber problemas puesto que se pueden convertir incluso, en una enfermedad.

Por qué existen

Los celos, como especie, han sido útiles para mantenerse unido a una pareja y así perpetuar la especie. Las personas suelen sentir celos cuando se sienten amenazados, cuando creen que otra persona podría quitarnos algo que consideramos de nuestra propiedad (puede ser una persona, los padres y los celos entre hermanos, amigos, etc.).

En realidad, no todo el mundo es celoso, los hay que son más celosos y otros que lo son menos e incluso, hay quienes no son celosos en absoluto. Los celos están totalmente conectados con la autoestima. Si una persona tiene una baja autoestima, no confiará en sí misma, tendrá más inseguridad y por tanto, sus percepciones de amenaza por una posible pérdida son mayores. Creerá que no está a la altura y que su pareja (u otra persona) preferirá irse con otra persona mejor que el/ella mismo/a.

Cuando se ama a una persona solo el hecho de pensar que se podría perder, puede ser un pensamiento duro y muy difícil de aceptar. Esto puede generar sentimientos de angustia y miedo a la persona afectada.  Este miedo se puede transformar en temor de que otra persona nos arrebate lo que consideramos nuestro. Otros motivos comunes que pueden ocasionar celos pueden ser; dependencia emocional, haber sufrido experiencias de infidelidad o engaños, haber crecido en familias desestructuradas o con padres que no proporcionaban amor incondicional.

Cuando se quiere mantener a alguien a nuestro lado a toda costa y existe la presencia de celos, es porque hay un cierto nivel de posesión que puede llegar a romper la relación entre la persona y la persona amada. Estos celos de mantener la relación y la persona a toda costa a nuestro lado se puede transformar en posesión y paranoia. Quizá una persona comience a pensar que la pareja está siendo infiel cuando no es así solo por miedo a perderle. Esto puede generar graves problemas en la relación, comportamientos de control e incluso se puede manifestar en ira y violencia. Cuando esto ocurre la persona está padeciendo celotipia, que es un subtipo de trastorno de tipo delirante.

Más probabilidad de sufrir celotipia

Aunque hemos comentado que las personas con baja autoestima y con inseguridad emocional son las más propensas a padecer este tipo de subtipo de trastrono, es necesario saber un poco más acerca de quienes pueden padecerlo. Lo más habitual es que las personas a partir de los 40 años suelen tener comportamientos más celosos, probablemente con el pensamiento que con su edad tendrán menos probabilidades de conocer a otra pareja potencial. Aunque en realidad, en esta sociedad materialista e individualista, la edad ha dejado de ser un factor de riesgo para los celos, puesto que cada vez son personas más jóvenes quienes se ven afectados por la celotipia.

Por lo tanto las personas con celotipia suelen presentar los siguientes rasgos:

  • Inseguridad
  • Sentimientos de inferioridad
  • Baja autoestima
  • Los fracasos son terribles
  • Si una relación va mal la persona piensa que hay un tercero

Cuando existen los celos en la pareja

Si hay celos en una relación de pareja sin lugar a dudas pueden haber problemas difíciles de resolver. Al principio la persona puede pensar que esos celos son en cierto modo, una expresión de amor e incluso se puede sentir como algo positivo. Pero a medida que pasa el tiempo y los celos comienzan a crecer, la situación se vuelve inestable rápidamente.

El control, las dudas, la posesión, el deseo de control constante… todo esto hará que la relación se estrese demasiado y que existan sentimientos de rencor y de frustración. La pareja afectada puede incluso, sufrir trastornos de ansiedad o depresión. Cuando esto ocurre hay grandes conflictos en la pareja, y sufrimiento para ambas partes. A veces, con tantas acusaciones el temor de la persona celosa pueden ocurrir entrando en una profecía autocumplida, en el que la pareja cansada de los celos de la persona con celotipia decide abandonar la relación o buscar consuelo en otra persona. Esto hará que la baja autoestima y la inseguridad de la persona con celotipia se agrave pensando que realmente tiene razón en todos sus pensamientos delirantes. No se dará cuenta que en realidad, lo que ha ocurrido lo ha provocado por sus pensamientos y comportamientos irracionales.

Actitudes de las personas con celotipia

Existen algunos comportamientos comunes que se pueden manifestar en las personas con celos patológicos:

  • La persona celosa cree que sus celos están justificados
  • Si cree que su pareja le engaña y aunque se le demuestre lo contrario, seguirá pensando que su pareja le es infiel
  • Sus argumentos pueden no tener lógica
  • Presenta un cuadro de depresión
  • Tiene un estado de ánimo bajo que se extiende a todo su entorno

Tratamiento

Será un profesional quien pueda valorar si realmente una persona padece de celotipia y en caso de que así sea, se deberá comenzar un tratamiento para poder salir de estos círculos irracionales de pensamiento.

Las personas con celotipia necesitarán tratamiento con un profesional, terapia de pareja y sobre todo, terapia cognitivo conductual para aprender a controlar los pensamientos destructivos o las ansias de control. Solo de esta manera, poco a poco y con esfuerzo se podrán comenzar a tener buenos resultados.

La persona afectada puede aceptar este tipo de terapia al ver que su entorno se desmorona por su actitud irracional. Cómo las pérdidas de sus parejas han sido causadas por graves conflictos en su gran mayoría por culpa de sus pensamientos delirantes. Aunque al principio le puede costar darse cuenta es necesario trabajar también la autoestima y la seguridad emocional para conseguir mejores resultados en la terapia.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Relaciones, Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.