Saltar al contenido

Conoce cómo es el ciclo de vida de las plantas según la etapa

Las plantas son seres vivos fotosintéticos, las cuales son capaces de producir su propio alimento. No poseen capacidad locomotora y además, sus paredes celulares están compuestas en su mayoría por celulosa.

El ciclo de vida de las plantas es de gran interés, puesto que son organismos vivos complejos que están a nuestro alrededor y que normalmente no pensamos cómo llegan a desarrollarse; a diferencia del colegio, ya que éste es un tema que suele verse en ciencias biológicas. Sin embargo, si aún no conoces cómo son sus etapas de vida, en esta entrada encontrarás la información más detallada.

Las plantas son de gran importancia para el medio ambiente, pero también para otros seres vivos como los humanos; ya que éstas no sólo proporcionan alimentos y purifican el aire, sino que también son utilizados en las fábricas (madera, papel, entre otros) y en la creación de fármacos.

Fases del ciclo de vida de las plantas

Se considera que su ciclo de vida es del tipo haplodiplonte y cuenta con cuatro etapas, diferenciadas cada una por sus propias características y funciones; de igual manera que sería para otro organismo como el hombre, es decir, la planta atraviesa por su nacimiento, desarrollo, reproducción y fallecimiento; sólo que una vez se ha reproducido, puede variar la forma en la que se dispersan las semillas.

Semilla de la planta

Las plantas que se reproducen sexualmente inician su ciclo con una semilla, donde ésta es capaz de germinar y crecer si las condiciones son propicias; razón por la que según cada tipo de planta, existirán diferentes formas de geminarlas. Estas semillas contienen el embrión de la planta.

En caso de querer hacer un experimento con lentejas, alubias, garrofón o la planta que desees, la mejor forma de hacerlo es buscar un recipiente transparente, en el que debes colocar un papel o algodón que esté húmedo y las semillas. La idea es mantener la humedad del algodón o papel y ver cómo transcurre este ciclo.

Germinación

La semilla una vez está en un lugar donde las condiciones son las necesarias para su nacimiento, empieza la fase de germinación. Dichos elementos básicos son la luz, agua y calor, donde cada planta es diferente pero para el experimento bastará con lo indicado anteriormente.

A los pocos días, saldrá una primera radícula de la semilla, la cual irá engrosándose y creciendo, tomando un aspecto similar a una raíz común y corriente; además, la capa externa de la semilla se desprenderá.

En el caso de ser una semilla dicotiledóneas, la capa externa se ablanda para absorber la humedad y una vez plantada, se divide; mientras que las monocotiledóneas no se dividen, sino que se mantienen durante el desarrollo de la planta.

Desarrollo

Plántula

Una vez comienza a crecer la planta, su estado más joven es denominado “plántula”, en donde los cotiledones (hojas primordiales) se encontrarán abiertas y se desarrollará la plúmula, la cual permitirá el crecimiento de sus primeras hojas.

Crecimiento

El siguiente paso del experimento es extraerla del envase y pasarla a la tierra, ya que los cotiledones por fin han caído y  la planta necesita seguir creciendo; ya que éstas pasan toda su vida creciendo, razón por la que deben recortarse de vez en cuando, dependiendo del tipo.

En esta etapa del ciclo de vida de las plantas, ellas necesitan empezar a generar su alimento para poder seguir creciendo, proceso que se denomina como fotosíntesis y que la capacidad de realizarlo se adquiere una vez que las primeras hojas son visibles.

Se conoce como fotosíntesis al proceso químico mediante el cual las plantas tienen la capacidad de transformar la materia inorgánica en orgánica, gracias a la energía proveniente de la luz solar. Esto es gracias a la clorofila (pigmento verde que poseen las hojas y tallos).

A medida que la planta va creciendo hacia arriba, las raíces continúan bajando, ya que éstas necesitan penetrar en el suelo a mayor profundidad para absorber los nutrientes y el agua que se encuentran en él.

Reproducción

Las plantas pueden reproducirse de forma sexual y asexual, lo que significa que dependiendo del tipo de planta, habrá un proceso de reproducción diferente. Las plantas que nacen de las semillas se reproducen sexualmente; mientras que las asexuales son mediante estolones emitidos por la planta madre.

Aquellas de reproducción sexual logran reproducirse mediante la flor ya que ésta posee ambos géneros, lo que permite la interacción entre el polen y el ovario. El objetivo es que el primero llegue al segundo, algo que se logra a través de las aves encargadas de polinizar las flores, donde éstas se ven atraídas por el olor y color producido por el mismo polen.

Cuando los óvulos son fecundados se convierten en semillas que de alguna u otra manera llegan al suelo o a la tierra (suele ser por animales, el viento o los seres humanos) y si en él encuentran las condiciones propicias, empiezan a germinar y con ello el ciclo se repetiría nuevamente.

Sin embargo, también se debe destacar la reproducción asexual, ya que este tipo sigue un proceso para reproducirse diferente al otro ciclo de vida de las plantas. Éstas logran crecer gracias a los estolones que emite la madre, ya que las hijas nacen en la punta de éstos. Posteriormente las raíces logran penetrar el suelo y empezar a desarrollarse de forma independiente.

Esta ha sido el ciclo por etapas de la vida de una planta, las cuales aunque varían en su reproducción, las demás fases son bastante similares. Se consideran seres vivos porque tienen una función antes de morir, ya que éstas nacen, se nutren y crecen, se reproducen y posteriormente fallecen, cada una en un período de tiempo distinto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.