Cleptomanía: el impulso de robar

La cleptomanía es el impulso de robar objetos, por lo general, que no se necesitan y que tienen poco valor. La persona que tiene este trastorno no lo puede evitar, y no tiene nada que ver con las personas que son ladronas ya que en este caso, las personas que roban lo hacen de manera muy concienzuda y sabiendo que lo que roban, puede aportarle beneficios.

Qué es la cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno de salud mental poco frecuente pero grave que, si no se trata, puede causarles mucho dolor emocional a la persona que lo padece, como a las personas que están a su alrededor. Este tipo de trastorno tiene que ver con el control de impulsos, es un trastorno que se caracteriza por tener problemas con el autocontrol emocional o conductual.

Cuando una persona tiene un trastorno de control de impulsos, tendrá dificultad para resistir la tentación o el impulso de realizar un acto que es perjudicial hacia uno mismo o hacia las demás personas. Los cleptómanos tienen el impulso de robar, sea lo que sea, a quien sea.

Muchos cleptómanos viven con vergüenza y llevan este trastorno oculto en sus vidas, puesto que tienen miedo también de buscar un tratamiento que les ayude con este problema. Aunque no existe cura para la cleptomanía, hay tratamientos y terapias que pueden ayudar a detener el robo compulsivo.

Un cleptómano puede esconder, regalar o devolver secretamente los objetos robados, pero rara vez los usa o intenta sacar provecho de su reventa (como sí haría un ladrón). El cleptómano generalmente tiene los medios económicos para comprar lo que roba y obtiene gratificación del robo en sí mismo, pero no del objeto robado.

Síntomas

La cleptomanía puede presentarse en las personas mediante unos síntomas. Será necesario reconocerlos de manera honesta para poder de este modo, ser consciente de que se tiene un problema. Una persona con cleptomanía tendrá el impulso de robar y no podrá resistirse. Algunas personas (pero no todas) que sufren este trastorno, se pueden sentir culpables después de haber robado e incluso pueden intentar devolver los objetos que roban, aunque por miedo a ser denunciados prefieren no hacerlo.

Existen algunos síntomas que pueden dejar claro que se sufre cleptomanía, algunos de estos son:

  • Sensación de tensión y excitación relacionado con el impulso de robar.
  • Sensación de alivio, satisfacción y/o placer después de actuar en el impulso de robar.
  • Robos no planificados que se hacen siguiendo el impulso del momento.
  • No se roba por venganza ni por conseguir beneficios adicionales económicos o materiales.

Tratamiento

Cuando se ha diagnosticado a la persona con cleptomanía y está claro que tiene un trastorno mental, es probable que sea derivado a un psiquiatra que le facilitará algunos medicamentos concretos para su caso en particular. También será necesaria la psicoterapia para aliviar el trastorno e intentar controlar el impulso del robo.

Aunque la realidad es que pocos cleptómanos buscan ayuda por sí mismos a menos que sean pillados en un robo o sean remitidos a un psiquiatra para el tratamiento de depresión o ansiedad que suelen estar asociados a este trastorno.

Consecuencias

Debido al tipo de trastorno que es, el hecho de robar es considerado como un acto delictivo, pero las consecuencias pueden ser las siguientes:

  • Problemas emocionales para la persona que sufre el trastorno
  • Problemas de relación (desconfianza) con personas del entorno de la persona con el trastorno.
  • Problemas con la justicia, incluso de ir a la cárcel.
  • Ser expulsados de una tienda
  • Sentir culpa, vergüenza o remordimientos después de haber robado.
  • Abandono o rechazo por amigos y familiares a causa del trastorno.
  • Sentirse aislado o solo, lo que haría más difícil superar las compulsiones.

La cleptomanía en niños

Se desconoce cuál es la causa de cleptomanía en los niños, aunque los síntomas (igual que para los adultos) pueden aparecer a una edad de 5 años. El trastorno puede estar relacionado con sin químico cerebral conocido como serotonina que regula los estados de ánimo y las emociones de las personas, y también de los niños. También se piensa que la cleptomanía en niños puede estar relacionado con un trastorno obsesivo compulsivo o con depresión.

Quizá al principio, es posible que tu hijo volviese de la escuela con artículos que no son suyos y le gusta hacerlo, le gusta acumular objetos que no necesita. Si es necesario miente descaradamente cuando le preguntas sobre esos objetos.

Si tu hijo continúa robando, entonces no ha sido algo puntual y deberá abordarse. Tu hijo puede tener cleptomanía. Si notas que tu hijo trae cosas que no ha comprado, tendrás que guardar silencio, tendrás que hablar con tu hijo y buscar soluciones cuanto antes, a nivel médico y psicológico.

Cómo saber si tu hijo es cleptómano

Mientras que la cleptomanía en un niño pequeño puede ser difícil aceptar para un padre o madre, tendrás que reconocer si realmente tu hijo tiene este trastorno o no. Las características más comunes en niños son:

  • Se pone nervioso y emocionado de robar
  • Se siente eufórico después de haber robado el objeto que desea.
  • Robará solo
  • No usa los objetos que roba, solo los guarda

Tu hijo, estará sano y es muy probable que no sepa que tiene un trastorno o un problema. Simplemente seguirá su impulso de querer coger objetos que no son suyos por las sensaciones gratificantes que siente al hacerlo. Necesitará que con tu guía y cariño le ayudes a superar este impulso de robar, pero en ningún caso intentes reñirle, acusarle o enfadarte por estos hechos. Necesita comprensión para poder superar este problema.

Tampoco le castigues, utiliza el refuerzo positivo. Cuando tenga buenas conductas y consiga no robar, controlando sus impulsos, entonces elogia ese comportamiento. Es importante trabajar la empatía para que entienda cómo se pueden sentir las demás personas cuando se les roba.

Cuando haya robado, anímale a devolver el objeto que no es suyo y a disculparse ante la persona  a la que ha robado. Explícale con cariño que eso que está haciendo no es correcto, y que un psicólogo os dará las herramientas necesarias para que no vuelva a hacerlo y sea capaz de controlar sus impulsos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.