Saltar al contenido

¿Cómo alimentar a mi tortuga interior?

¿Cómo alimentar a mi tortuga?Tengo una necesidad de desacelerarme del mundo actual. Mis pensamientos suelen ir a mil por hora y a la hora de escribir esto es contraproducente. Soy, lo que los norteamericanos denominan, Speed Thinkaholic (algo así como, adicto al pensamiento rápido).

Utilizo mi blog para ralentizarme y encontrar mi tortuga interior.

Tengo miles de pensamientos que quiero compartir, sin embargo, necesito ralentizarme para escribir y eliminar tres pensamientos de mi cabeza que me limitan:

1) No todo tiene que ser perfecto.
2) Olvidarme del reloj cuando escribo.
3) No es una obligación: a mi mente le encanta crear obligaciones

Cuando ralentizas tus pensamientos es, entonces, cuando puedes vislumbrar el faro que te guía en la vida. Para mi, es una prioridad ralentizar mis pensamientos, necesito encontrar la tortuga que sé que llevo en mi y que al final será la que gane a la liebre.

¿Cómo alimentar a mi tortuga?

El humor es un buen alimento. Con la risa me desestreso. Además, el humor es el germen de la creatividad y, por supuesto, la medicina de Dios.

No obsesionarme con metas, plazos y objetivos. No es malo tener unos plazos para lograr tus metas. El problema es cuando estos plazos son establecidos sin tomar en cuenta las posibilidades de cada persona en alcanzarlos.

Cuando, por fin, descubro a mi tortuga interior, el día se vuelve más productivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.