Cómo Cambiar De Actitud Con Estos 10 Consejos

Alguien dijo una vez: “Nuestra actitud hacia la vida determina la actitud de la vida hacia nosotros”. Todos hemos oído sobre el poder de nuestra actitud, y que es nuestra actitud la que determina el éxito que tengamos en la vida.

Como siempre, antes de empezar este listado me gusta poner un vídeo más o menos relacionado con la temática que vamos a hablar. Si quieres cambiar una actitud negativa, necesitas empezar el día con una acción buena. ¿Qué es lo que puedes hacer? Mira.

Hay una cosa que puedes hacer todas las mañanas para empezar con buen pie el día. Quizás esta pequeña acción te ayude con tus propósitos: (cuando hablan de alzar la cama se refieren a “hacer la cama”)

Si miras a tu alrededor, verás que las personas con una actitud mental positiva disfrutan más de la vida, son más felices y tienen menos problemas que aquellas personas malhumoradas, egoístas, pesimistas y con un comportamiento derrotista. Nuestra actitud frente a la vida es la fuerza motriz que puede lograr que consigamos grandes cosas o bien te empuje hacia un pozo sin fondo.

Si bien es cierto que los seres humanos nacemos con ciertas tendencias u orientaciones, nuestra personalidad y actitud se desarrolla a través de nuestras relaciones y experiencias. Nuestras actitudes comienzan a desarrollarse en la infancia y constantemente van evolucionando y cambiando a lo largo de los años a través de las interacciones con los demás y las experiencias del día a día.

Todas las personas con las que interactúas pueden tener un impacto en tu actitud.

Si piensas que todos estos factores han hecho que tengas una mala actitud hacia la vida o actitudes agresivas hacia la gente cercana a ti, no hay necesidad de preocuparse ya que siempre hay una oportunidad para cambiar (aunque es más fácil cambiar un determinado comportamiento cuando se es niño).

Entonces, ¿qué hacer para cambiar de actitud?

10 pasos simples que pueden ayudar a cambiar tu actitud

1. Identificar y comprender lo que se quiere cambiar.

El primer paso hacia el cambio es entender claramente lo que necesita ser cambiado. El establecimiento de objetivos claros es la clave del éxito de cualquier empresa. Cuando se trata de cambiar de actitud, se necesita hacer una autoevaluación honesta y profunda para señalar exactamente cuáles de tus rasgos necesitan ser mejorados o cambiados totalmente.

2. Busca un modelo a seguir.

Quizás quieras ser más optimista, más sociable o más paciente. Encuentra a alguien que tenga el tipo de actitud que deseas tener y no le pierdas la pista. Si conoces a esa persona mucho mejor. Queda habitualmente con ella (todo lo que puedas).

Si es una persona famosa o alguien que sigues en Youtube, puedes ver vídeos de él. Puedes descargarte el audio de los vídeos y escucharlos cuando vas dando un paso o cuando vas conduciendo (es lo que yo hago). Cuando voy en el coche solo no escucho música; escucho a las personas que sigo en Youtube.

3. Piensa en cómo tu cambio de actitud afectará a tu vida.

Cambiar de actitud no es fácil. Se trata de superar viejos vicios que se han instaurado profundamente en tu personalidad. Visualiza cómo serías tú sin ese rasgo de personalidad que deseas eliminar. Averigua exactamente lo que este supuesto cambio podría traer a tu vida.

¿Mejorará tu vida familiar, tu vida social o tu relación de pareja? ¿Significará una carrera más exitosa para tu trabajo? Visualiza todas las noches cómo sería tu nueva vida. Duérmete pensando en ello 😉

4. Elegir las compañías adecuadas.

Como se suele decir, “las malas compañías corrompen las buenas costumbres”. No esperes que te vaya bien en la vida si te rodeas de personas que poseen todos los rasgos negativos que deseas cambiar.

Considera la posibilidad de buscar nuevas amistades. Busca personas optimistas y que tengan actitudes saludables hacia la vida. Podrás comprobar que tu esfuerzo por cambiar será más fácil si tienes este tipo de amistades.

Las actividades de voluntariado son una excelente fuente para hacer nuevos amigos. Busca en Google qué tipos de voluntariado hay donde vives.

Yo por ejemplo soy voluntario de una protectora de animales y saco a pasear perros que han sido abandonados. Allí he conocido a gente maravillosa. Puedes colaborar con la Cruz Roja, con asociaciones de personas disminuidas físicas o psíquicas…

Otra posibilidad es apuntarte a clases de baile (aprende a bailar salsa), a clases de yoga…

5. Cree firmemente que eres capaz de cambiar.

A menudo, el mayor obstáculo para lograr nuestros objetivos somos nosotros mismos o nuestra incapacidad para confiar en lo que somos capaces de hacer. Si no crees en ti misma/o o no crees que tu vida pueda cambiar, simplemente no sucederá. O bien nunca lo intentarás o renunciarás rápidamente con el primer fracaso que tengas.

6. Rememora recuerdos agradables.

Los recuerdos felices se suelen arraigar fuertemente a la memoria y pueden ayudarte a cambiar tu actitud rápidamente. Basta con recordar tu recuerdo más feliz o divertido. Quizás sientas nostalgia… ¡ojo! este consejo quizás no valga para todo el mundo, como por ejemplo para una persona que acaba de romper con su pareja.

Cuando yo he pasado por momentos difíciles, en los que mi autoestima estaba por los suelos, o en los que me preocupaba más por otras personas que en mí mismo, recordar a mi yo pequeño me ha ayudado bastante. En seguida te sale un instinto protector hacia ti mismo que te puede ayudar cuando las cosas se tuerzan en la vida.

Te aconsejo este artículo: Una carta de amor a mí mismo.

7. Cambia tu actitud con la música.

La música puede servirte de gran ayuda. Puedes hacerte una lista de reproducción en Youtube con aquellas canciones que te evoquen buenos momentos.

8. La risa es la mejor medicina.

Lo sé, es difícil reírse cuando estás realmente molesto, enojado, frustrado, triste… Respira profundamente, relájate y ve alguna película de risa (busca algún listado de películas de risa en google).

También es aconsejable crear una lista de reproducción en Youtube con aquellos vídeos que te hayan hecho reír.

Si esto no te funciona, prueba simplemente a sonreír. Se han hecho estudios que indican que poner una sonrisa en tu rostro acaba por mejorar tu estado de ánimo.

9. Muévete.

Grita, canta, salta, baila, corre o simplemente agita tu cuerpo. Esto puede ayudarte a liberar la actitud que deseas cambiar. ¿Nunca te has sentido mejor después de hacer ejercicio? Prueba a hacer ejercicio la próxima vez que quieras cambiar tu actitud.

10. Actúa siempre con un propósito.

Tus acciones tienen que estar en consonancia con tus valores y con lo que eres. Muchas personas caminan por la vida ciegamente, dando palos de ciego, sin buscar un sentid a su vida.

Te animo a que vivas una vida con un sentido de propósito. Por ejemplo, el propósito principal de Walt Disney era “hacer feliz a la gente”.

Espero que alguno de estos consejos te haya ayudado o animado a cambiar ese rasgo de tu personalidad que consideras negativo.

¿Se te ocurre alguna idea más que nos pueda ayudar a cambiar nuestra actitud? Deja tu comentario. Estaré encantado de leerte.
Más información (en inglés).


Un comentario

  1.   dennis dijo

    Soy una persona con auto deprecion severa, creo que esto me ayudara mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.