Cómo conquistar a una mujer con estos consejos

Las mujeres son seres sumamente especiales, y se diferencian de los hombres principalmente por la complejidad en su pensar y actuar. Por ello normalmente a algunos hombres se les hace difícil tratar con las mujeres, ya sea porque no tienen experiencia o realmente no saben cómo tratar a ciertos tipos de ellas. En el siguiente artículo te presentamos algunos consejos prácticos para conquistar a una mujer; los cuales funcionarán de forma general.

¿Cómo conquistar a una mujer?

Conquistar a una mujer no es tarea fácil, pero en este artículo presentamos consejos útiles, verídicos y prácticos para no fallar en el proceso.

Sé discreto, mantén ocultas tus intenciones

Un error muy común suele ser declararse demasiado pronto a una mujer; sin ni siquiera haber indagado sobre sus gustos, sus aspiraciones o su situación sentimental. Este es un paso sumamente importante que, sea cual sea el resultado, marcará un antes y un después en el trato que tengas con ella.

Lo más sabio para conquistar a una mujer, es ser discreto en lo que respecta a los sentimientos e intenciones. El misterio es un factor muy aprovechable en el cortejo, pues a través de él se inocula el interés, y se estimulan ciertos pensamientos que favorecerán el desarrollo de la atracción, y posteriormente, el afecto.

Si expresas demasiado pronto, o de una manera poco ingeniosa tus sentimientos hacia ella, es probable que termines ahuyentándola; puesto que no has preparado su mente para procesar ello de una forma provechosa para ti. Antes de declararte, es importante darte a conocer, acostumbrarla un poco a tu presencia, y tener gestos agradables hacia ella. Con ello te crearás terreno en su vida, y será mucho más sencillo entrar de lleno en ella.

Saca provecho de tus virtudes

En lo que respecta al autoconocimiento, las mujeres suelen destacar más que los hombres. Sin embargo, en el proceso de auto-aceptación y armonía con la imagen propia, lo hombres suelen presentar mejores resultados. No obstante, en este punto estas diferencias deben derrumbarse y dar igual peso a ambas cosas.

Si te preguntas cómo conquistar a una mujer por la que te sientes interesado, debes empezar por saber qué cosas de ti podrían atraerla, y para ello es necesario que te conozcas. Esto implica tener claro cuáles son tus fortalezas y debilidades, virtudes y defectos; para de esta forma poder sacar provecho tanto de las cosas buenas como de las malas.

La mayoría de las mujeres siente atracción por hombres que muestren mucha seguridad en su desenvolvimiento diario; que sean simpáticos, educados y serviciales; que cuenten con un buen sentido del humor y que la hagan reír. Aquellos que tomen decisiones rápida, ingeniosas y efectivas en las diferentes situaciones de su vida.

Al conocerte a ti mismo, puedes hacer comparaciones entre tu personalidad y elementos comunes como los mencionados anteriormente; esto te permitirá enfocarte en destacar aquellos que puedan servir para llamar la atención de esa chica que tanto te gusta. Sin embargo, como se dijo anteriormente, existen diferentes tipos de mujeres.

Cuida tu aspecto para conquistar a una mujer

Una vez superada la etapa de la adolescencia y de haber vivido sus primeros amores, las mujeres se hacen conscientes de que la perfección no existe. Es por ello que, a pesar de que mantienen la expectativa de encontrar a una pareja o un amante ejemplar, tienden a ser algo flexibles en el proceso de selección, sobre todo en el aspecto físico. De hecho, en este punto puede asegurarse que los hombres son más exigentes.

Se maneja una creencia errónea de que hay que ser un joven apuesto y con buen físico llamar la atención, e incluso conquistar a una chica. Sí, es cierto que contar con una buena apariencia física es una ventaja a la hora de encontrar pareja: pero la personalidad y el tipo de desenvolvimiento que tenga un hombre en la vida son los factores de peso en el proceso de conquista. He aquí la importancia del punto anterior.

Sin embargo, esto no quiere decir que debas descuidar tu imagen porque las mujeres sean menos físicas en su selección. Un apariencia pulcra, un buen gusto para la ropa, o diferentes hábitos que se manifiesten en los modales a la hora de comer, por ejemplo, son señales de sofisticación que resultan muy atractivas para ellas. Si no cuentas una alta estatura, músculos definidos o un rostro muy apuesto, esto no debe detenerte, pues puedes sacar provecho de los elementos anteriores y de los aspectos positivos de tu personalidad.

Indaga sobre sus intereses

Al pensar en cómo conquistar a una mujer una de las cosas que debe llegar a tu mente es conocerla. De esta forma, podrás elaborar bien tus jugadas para cortejarla. Si te gusta no solo por su físico, si ya conoces algo de su personalidad, esto de seguro no te tomará demasiado trabajo, y seguramente te resultará sencillo.

En los momentos en que compartas con ellas, en conversaciones a solas, por medio de las redes sociales, o mensajería instantánea… Todas estas situaciones requerirán que tengas tus ojos y oídos bien abiertos para conocer lo que le gusta, lo que no, qué la emociona, la entristece, o la enoja. Esto te servirá para reafirmar la imagen que te hayas creado de ella, y por ende, sus intereses. Si encuentras que sí te gusta mucho, conocerla te servirá además para prestar atención a lo que te cuente (sin que resulte un martirio o aburrido) y para incurrir en algún detalle para impresionarla.

Presta atención a sus palabras

Las mujeres suelen ser buenas oyentes de sus amigas, amigos y pareja, y de igual forma, les encanta hablar de las cosas que conforman su día a día o su vida entera. Es por ello, que ser un buen oído es un factor crucial para enamorarlas.

Para conquistar a una mujer debes romper con esas barreras, y prestar verdadera atención a lo que te cuente. Esto va de la mano con el consejo anterior, de conocerla. Te servirá a ti y a tus próximas jugadas. Además, si se siente atendida alimentarás su ego y su interés hacia ti. En este punto pesará que recuerdes algo que te haya comentado, fechas importantes como su cumpleaños, o que descubras por ti mismo algo que le guste o le enoje, y se lo expreses. Esto la sorprenderá, sin duda alguna.

Intenta ser detallista

La atención suele ser confundida con el detalle; ambos se complementan, y son sumamente necesarios, pero debes aprender a jugar con ellos. Ser detallista no es necesariamente ahogar en regalos comprados a alguien. Es algo que se da en el trato diario, en compartir cosas que poseas, o tener gestos bonitos especiales para ellas.

En la cultura popular, ofrecer obsequios a una mujer representa una de las formas más comunes de demostración de interés o afecto hacia ella. De hecho, casi todos los hombres se valen de ella para conquistar una mujer. Sin embargo, esto es realmente un arma de doble filo.

Existen mujeres muy conscientes de esta técnica de flirteo, las cuales pueden llegar a considerarlo un poco ofensivo; también hay muchas que se sienten realmente queridas y mimadas a través de estos gestos. Aunque, brindar demasiados obsequios o ser siempre el que invite por el cuento de que es una actitud de caballero puede atraer también a mujeres interesadas, por lo que es sumamente importante que mientras ejecutes esta técnica, observes su comportamiento.

El ritmo habitual consiste en dar para recibir; cuando regalas algo a una chica, esta se sentirá halagada y agradecida, y si te corresponde, buscará una forma de tener un gesto similar hacia ti. Si no es así, podrías insistir un poco más, aplicando otras técnicas en conjunto. Si no ves avance, podrías evaluar la posibilidad de que no sea la indicada.

Sé respetuoso

Todas las relaciones funcionan en base al respeto, ya que es uno de los pilares fundamentales. Si no está presente, esa relación o posible relación estará destinada al fracaso. Recuerda que las mujeres pueden sentirse ofendidas por cosas que los hombres no, por lo que deberás ser muy atento con tus palabras y actitudes.

No sólo nos referimos al maltrato, algo que no está de más decir que es el acto más cobarde y menos varonil que existe. Sino a la manera de expresarte hacia a ella, por ejemplo, poniéndole sobrenombres que no puedan ser de su agrado, haciéndole comentarios sexuales o tener actitudes machistas.

La picardía también es válida

Esto podría resultar contradictorio en contraste a lo planteado en el consejo anterior. Sin embargo, lo cierto es que debe encontrarse un punto de equilibrio entre la picardía y el respeto. Las mujeres valoran el respeto y las demostraciones claras del mismo; pero también les gusta ser deseadas.

Es en este punto en que no debes reprimir en niveles descomunales tu instinto masculino; en lugar de ello, puedes dejarte llevar un poco y utilizarlo para tu beneficio. Hacer halagos sutiles sobre su apariencia física en determinada ocasión, o algún comentario ingenioso relacionado con tu atracción hacia ella en medio de una conversación son elementos clave para invadir sus pensamientos.

Dependiendo del grado de confianza que exista entre ustedes, estas jugadas deberán tener uno u otro grado de intensidad. Si ya tienen algún tiempo saliendo, y se ha mostrado afectuosa hacia ti, tomar su mano, abrazarla o acariciar sus mejillas en determinada ocasión será un gesto que de seguro le agradará. Pero, si se trata de una primera cita, debes tener en cuenta la posibilidad de que gestos como estos podrían incomodarla, e incluso ofenderla debido a la falta de confianza; no es para nada recomendable a menos que ella te dé señales de que puedes.

Hay mujeres muy directas, que suelen ser muy expresivas con respecto a lo que quieren, e incluso pueden tomar la iniciativa en esos aspectos. Si este es tu caso, debes jugar con cuidado de igual forma. Si no se trata de señales demasiado obvias, tu posición de caballero en determinados momentos tendrá mejores efectos que una respuesta demasiado salvaje o poco sutil que pudiera resultarle grosera.

Para conquistar a una mujer, siempre sé tú mismo

Para llamar la atención de una mujer (y a cualquier persona en cualquier ámbito, de hecho) hay un principio fundamental, e inquebrantable: sé tú mismo.

Casi todas las mujeres manifiestan alguna vez en su vida su deseo de encontrar un hombre atento, cordial, receptivo, pícaro y respetuoso… Aunque, valoran mucho más esta imagen si es real. Muchos hombres, decididos a lograr su objetivo de enamorar a una chica, crean una versión de príncipe azul; o simplemente, habiendo descubierto ya sus gustos, fingen ser justamente aquello que ellas buscan. Esto producirá resultados exitosos únicamente si la chica no se da cuenta de la farsa en un tiempo prudente, o si él mismo termina adoptando estas actitudes de manera permanente. En caso contrario y en la mayoría de casos, el resultado será fatal: decepción y desinterés por parte de ella.

En la actualidad la autenticidad es muy valorada por las personas. La atracción o el afecto hacia alguien nunca deben ser motivos que justifiquen un cambio radical en la personalidad de las personas, en especial si se trata de una transición momentánea. Estos cambios deben llegar desde el interior de cada ser para poder considerarse genuinos.

Por ello, luego de haber leído todos los consejos planteados, no queda más que recomendarte que seas siempre tú mismo. Esperamos que este artículo sobre cómo conquistar a una mujer te haya gustado, y además que te haya resultado útil para lograr tus objetivos.

 

 


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.