Saltar al contenido

Cómo educar a un hijo o hija correctamente

La mayoría de padres o que están próximos a hacerlo, tienen grandes dudas acerca de cómo educar a un hijo o hija; ya que se trata de la tarea más difícil que tienen y en la que la mayoría suelen cometer errores. Nadie es perfecto ni hay un modo de educar o criar por encima de otros. Sin embargo, existen diferentes consejos, técnicas o métodos que podrán guiarte para darles una buena educación, que es de lo que hablaremos a continuación.

Aprende a educar a tus hijos efectivamente

Lo primero que podemos decirte es que no te sobre esfuerces tanto en educarlos, es decir, está bien preocuparse al máximo; pero a veces solemos excedernos en ello y lograr los resultados contrarios (que es lo que deseamos evitar): traumas y trastornos. Por ese motivo, iniciaremos con algunos aspectos que debes tener en cuenta antes de iniciar la educación de tus hijos.

¿Por qué no deberías preocuparte o esforzarte en exceso?

  • Si te esfuerzas demasiado no evitarás que tengan traumas o trastornos. Además, al tener el miedo que eso pase, puedes adquirir conductas que atraigan dichas consecuencias. A pesar que desde 1970 se ha puesto gran énfasis en la parentalidad (conocido como parenting en inglés), estos hechos mencionados no se han reducido; por lo tanto, las técnicas o métodos que se utilizan ahora no van a evitarlo. Sin embargo, los consejos que te daremos más adelante te ayudarán a disminuir las posibilidades.
  • Según los estudios, ser más preocupados al educar a un hijo no significa que mejorarás la salud del mismo (conductual y mental). Debes tener en cuenta que es como una medicina, es decir, se necesita una dósis necesaria para lograr buenos resultados, pero si la aumentas estarás incrementando también los efectos secundarios y complicaciones.
  • Es contraproducente monitorizar cada aspecto de la vida de nuestros hijos, sobretodo cuando están en etapas más avanzadas como la pre-adolescencia y adolescencia. Si te esfuerzas por educarlos más de la cuenta, no podrás cambiarlos. Todos los hijos son diferentes y no tienen los mismos gustos, así que si no le gusta el deporte o las clases de piano, no te preocupes. Por otra parte, si la crianza no es como hubiese querido, no significa que sea tu culpa.

¿Cuáles son los fallos más comunes al educar a una hija o hijo?

Como mencionábamos anteriormente, en toda crianza existen fallos y no estás exento de ellos al educar a un hijo, ya que no eres perfecto. A continuación te mostraremos algunos de los fallos más frecuentes para que intentes trabajar en ello al educar un hijo.

  • No reconocer sus aspectos positivos es un gran fallo. A veces sólo le prestamos atención a sus defectos o debilidades para corregirlso; dejando a un lado sus virtudes. Esto es un gran problema, ya que debemos centrarnos también en reconocer sus puntos fuertes e intentar que los exploten al máximo.
  • Uno de los problemas más comunes es no escuchar al niño o niña. A veces pensamos que ellos al tener corta edad, no tienen derecho a expresarse o dar su opinión. Debes dejar que se expresen y te cuenten todo lo que piensan o sienten escuchándolo pacientemente.
  • Otro de los problemas más comunes es no respetarles su personalidad. Muchas veces pensamos que podemos hacerlos a nuestra imagen o semejanza, que se parezcan a su hermano, al hijo del vecino, entre otros. Sin embargo, cada niño es único y cada quién tiene su personalidad.
  • No comunicarse es uno de los fallos más grandes, puesto que será más difícil que se abran en etapas como la adolescencia o en situaciones difíciles que pueden traer consecuencias negativas. Debes hablar con él y que el se siente cómodo hablando contigo.

Existen otros fallos como la sobre-protección, comparación, consentimiento excesivo y muchos más; pero preferimos tocar cada tema de una forma más amplia en los tips para educar a un hijo o hija que te mostraremos a continuación.

Consejos sobre cómo educar a un hijo

Predicar con el ejemplo

A veces pensamos que con sólo dar sermones podemos hacer que nuestros hijos aprendan. Sin embargo, nada más efectivo que predicar con el ejemplo. Si quieres que tu hijo aprenda a saludar correctamente, no decir groserías, respetar las normas de comportamiento en la mesa, aprendan sobre las responsabilidades o incluso, respetar las normas de tránsito (para edades más avanzadas), entre otros; entonces deberás hacerlo tú.

La comunicación es un pilar fundamental

Lo mencionábamos como uno de los fallos más grandes. La comunicación es la base fundamental de cualquier relación, sea de padre-hijo, parejas o amigos. Por ello te recomendamos lo siguiente:

  • Habla con él y sé expresivo, que ambos puedan ver sus expresiones es una gran manera de ver cómo se siente según cada situación. De esa forma podrás saber cuándo tiene algún problema, si algo le afecta, entre otras cosas.
  • Nunca dejes la comunicación de lado aunque vaya creciendo. Dependiendo de su personalidad, tal vez pueda ser un poco más cerrado cuando empiece a atravesar etapas más duras; pero si siempre estás ahí para él, puede ser una actitud momentánea.
  • Pregúntale acerca de qué piensa sobre algún tema o cuál es su opinión. Estarás dándole importancia a lo que él piense, a la vez que lo motivarás a que se exprese.
  • Aprende a escuchar. La comunicación no es sólo que tu hables con él, sino que ambos lo hagan.

Establecer límites

En todos los sitios existen límites, al igual que en situaciones específicas. Debes enseñarle cuáles son dichos límites para que pueda medirse dependiendo del lugar y situación.

  • Deberás explicarle cómo las reacciones y sentimientos están conectados; así como también evitar que esa conexión pueda hacer que sobrepasen los límites. No queremos que grite y patalee cuando tú o una profesora cuando lo regañe por haber cometido alguna falta, por ejemplo.
  • Al aprender cómo educar a un hijo, también tienes que enseñarle las consecuencias de sus actos. Por ejemplo, al no recoger el desorden después de jugar o no hacer la tarea que le mandaron de la escuela.
  • Puedes darle participación en la inclusión de algunas reglas o normas del hogar. Como por ejemplo, elegir las tareas con las que ayudará o establecer un horario para la merienda.

Permitir que se equivoque

Todos hemos experimentado y fallado. El problema es que muchas veces pensamos que podemos proteger a nuestros hijos de fallar, al prohibirle hacer ciertas cosas. Sin embargo, aunque esto es imposible a menos de que lo tengamos encerrado en una caja de cristal; la idea es que ellos puedan aprender con ensayo y error.

Por otro lado, en este caso al educar a un hijo, podemos hacer que la caída sea menos dura en algunas ocasiones. Dándole consejos para sobrellevar alguna situación, indicarle que puede haber alguna consecuencia, entre otras cosas. Cuando falle, sabrá que tenías razón y aunque posiblemente no lo admita, prestará más atención a los consejos que le brindes en el futuro. Aunque, te recomendamos no atacar con comentarios negativos para evite fallar, ya que si falla, esta actitud podrá tomarla con diversos aspectos de su vida y sería un gran problema para ambos.

Motívalo y no lo compares con otros

Ya habíamos dicho que un gran fallo es atacar sus puntos negativos o debilidades; que sería prácticamente lo mismo que compararlo con otros, como su hermano, el hijo del vecino o tú cuando tenías su edad. Cada niño es diferente y tiene sus propias habilidades, así que intenta motivarlo para desarrollarlas al máximo y ayudarlo con aquellas dificultades que pueda tener; esto último no significa que le hagas todo, dale las herramientas necesarias.

  • No utilices frases de comparación como “eres igual que el hijo de (tal película, donde se ve que es malcriado y desagradecido)“.
  • Evita a toda costa generalizar. Si los niños de su salón pueden con una tarea y el tuyo no, tal vez esa asignatura es un punto débil (normalmente sucede en deporte o matemáticas); por lo que podrías tomar acciones más efectivas, como inscribirlo en clases particulares. Sin embargo, recuerda llevarlo todo de una manera positiva.

Reconoce que también puedes equivocarte

Tal vez no debiste regañarlo por hacer algo o gritarle un día que estabas estresado. Al educar a un hijo, estos también nos ayudar a educarnos a nosotros mismos. Por ese motivo deberás aprender a reconocer tus errores y equivocaciones, algo que tu hijo no sólo lo hará sentir mejor (ya que el tenía razón de que no debiste gritarle, por ejemplo); sino que también aprenderá que todos nos equivocamos y podemos rectificar, lo cual le será de gran ayuda a lo largo de su vida.

Pasar tiempo de calidad

Cuando no pasamos tiempo de calidad con nuestros hijos, estos suelen adquirir conductas negativas para llamar nuestra atención. Así que deberás organizarte de la mejor manera no sólo para atender sus necesidades básicas, sino también para pasar tiempo de calidad con él.

  • Necesitas tiempo para hablar o charlas acerca del día que tuvieron ambos.
  • Jugar con él o llevarlo al parque, a pesar, comerse un helado o incluso, ver una película en el hogar.
  • A veces realmente necesitan ayuda con su tarea; mientras que en otros casos el hecho de sentarnos con ellos por si acaso tienen alguna duda, los hará sentir bien.

Existen muchos momentos con los que podemos pasar un tiempo de calidad con nuestros hijos, los cuales serían difíciles de enumerar. El hecho es que deberás organizar tu agenda para poder ofrecerle lo máximo posible (pero tampoco estar encima de él todo el tiempo). Si tu trabajo es bastante fuerte, puedes explicarle la situación y enseñarle que ese tiempo es el que puedes ofrecerle; una vez mas, no olvides la comunicación al educar a un hijo.

Aprende a decir “no” y evita darle todo

Uno de los problemas más comunes es que solemos llenar nuestras faltas en la infancia con nuestros hijos. Esto significa que si nosotros no tuvimos los mejores juguetes y todo lo que queríamos, entonces queremos que nuestro hijo lo tenga.

  • Tendrás que enseñarle el valor de las cosas. Si por ejemplo le compras un teléfono cada vez que lo pierde o se le rompe, no entenderá que cuál es su verdadero valor.
  • No siempre puedes decir que SI a todo lo que tu hijo te pide. Ya que esta actitud traerá como consecuencia que sea lo que se conoce como “malcriado”. Normalmente lo hacemos para evitar sus actitudes y conductas; pero problema es que cada vez que tú o alguien se niegue a darle o hacer lo que pide, se comportará negativamente.

 

Estos son los mejores consejos de cómo educar a un hijo que podemos darte; además de los fallos comunes y por qué no debes exigirte demasiado al hacerlo. Esperamos que el artículo haya sido de tu agrado y que ayudes a difundirlo en las redes sociales para evitar que los padres cometan estos errores tan frecuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.