Cómo el cerebro genera experiencias espirituales

En Canadá se están realizando una serie de controvertidos experimentos para intentar descubrir cómo el cerebro genera experiencias espirituales.

Los experimentos son muy sencillos. Los individuos son elegidos al azar ya que generalmente son voluntarios. El sujeto es llevado al laboratorio donde es internado en una cámara acústica. Les tapan los ojos para que las neuronas encargadas de vigilar todo lo que nos rodea puedan sumarse al experimento y aumente la sensación que siente el sujeto al ser sometido a la prueba en cuestión.

Los voluntarios no tienen ni idea de la naturaleza del experimento. Solo les han dicho que se relajen y describan lo que sienten.

Michael Persinger es el encargado de estos experimentos. Ha diseñado un método para estimular el lóbulo temporal mediante un casco con unos cables que generan un campo magnético que estimula esa parte del cerebro y los pensamientos y sensaciones producidas en ella. Al casco le han bautizado como el casco de Dios.

El experimento generó experiencias que no parecían de este mundo.

Michael Persinger dijo:

“Eran experiencias como vibraciones, movimientos, experiencias de salirse del cuerpo, de moverse por túneles, cambio de formas u orificios del algún tipo, luces brillantes.”

Sin embargo, Persinger puede fabricar sensaciones mucho más perturbadoras que unas simples alucinaciones visuales.

“Cuando aplicamos los campos en una frecuencia específica, podemos inducir la experiencia de sentir presencias, los voluntarios sienten que hay unas entidades cerca de ellos. Creen que hay alguien a su lado.”

Sus experimentos de estimulación han provocado una experiencia espiritual netamente definida. Sin embargo, Persinger está plenamente convencido de que ha recreado muchas de las experiencias físicas que acompañan a las creencias religiosas.

Persinger dice:

“Nuestro laboratorio es un contexto especial, un lugar seguro, y sabemos que se trata de algo relacionado con el experimento. Supongamos que la misma sensación de presencia ocurre a las 3 de la mañana cuando estás solo en tu habitación.

Entonces, por supuesto, habría una explicación diferente. Una explicación científica no se daría y la cultura entraría en juego. La mayoría de las veces la explicación para los fenómenos extraños son atribuidos a los dioses.

Hay algo que sabemos:

las experiencias con Dios, las experiencias místicas tienen su origen en el cerebro y ahora sabemos que podemos definirlas en el laboratorio, podemos entenderlas mejor y que han dejado de ser experiencias privilegiadas de unos pocos individuos que están culturalmente inclinados a explicar esas experiencias como fenómenos religiosos.

El lóbulo temporal es solo una parte del cerebro y como tal, unas personas lo tendrán más desarrollado que otras. Lo importante es que ahora la ciencia dispone de la tecnología necesaria para descubrir cómo se originan esas experiencias.”


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.