Cómo estimular tu cerebro para vivir más

El cerebro está programado para cambiar constantemente, se adapta a las nuevas circunstancias que se puedan experimentar en momentos determinados. El cerebro además, es el órgano más importante del cuerpo pero a medida que envejecemos parece que el cerebro va perdiendo capacidades o nitidez en todas sus funciones. Pero en realidad, nosotros podemos hacer mucho más de lo que pensamientos para poder cuidar nuestro cerebro y que podamos vivir más tiempo y además, mejor.

Si tu cerebro está sano, tu cuerpo también lo estará

La plasticidad cerebral es una realidad, y la genética no es suficiente para cuidar el cerebro. La genética es lenta pero las personas tenemos mucho más entre nuestras manos para que el cerebro funcione bien, evolucione y vivamos más y mejor con nuestras vidas.

Se pueden prevenir las enfermedades mentales detectando el patrón de enfermedad mental y tener estrategias para poder prevenirla. Es mejor prevenir que curar y esto es posible siendo consciente de la salud del cerebro, y cuidarlo con los consejos anteriores cada día. Hay que cuidar el cerebro y todas las personas debemos ser conscientes de esto. Es mejor prevenir la enfermedad mental y cuidarnos antes de que suceda que esperar a estar enfermos para tratarlo y en muchas ocasiones, tener peores resultados que si se hubiera prevenido.

Si el cerebro está más sano, el cuerpo estará más sano. El cuerpo y la mente están estrechamente conectados y es necesario tenerlo en cuenta para poder potenciar nuestra salud al máximo cada día de nuestras vidas.

El medio ambiente puede ayudar a cambiar el cerebro porque depende de dónde te crías puede tener un cierto impacto cerebral, ya que el medio ambiente cambia la expresión de los genes. Una persona de origen japonés de Estados Unidos es un japonés diferente que se cría en Japón porque el medio ambiente ha cambiado la evolución de su cerebro.

La cultura también puede hacer que el cerebro cambie dependiendo de la educación que recibe diariamente. Incluso aprender un nuevo idioma puede cambiar la estructura del cerebro. Para entender esto mejor, es importante saber que si plantas un mismo árbol en dos sitios diferentes, el árbol será diferente en un lugar en otro por el clima y las influencias externas o del subsuelo también harán que cambie internamente el árbol.

Cuidar tu cerebro es imprescindible

Se puede ralentizar o incluso revertir los efectos del envejecimiento en el cerebro para mantenerlo joven con una buena estimulación diaria. A continuación podrás encontrar algunas formas que tu cerebro necesita para estar más saludable y que tú puedas vivir más y mejor.

Una buena dieta

Eres lo que comes y tu cerebro también se alimenta de lo que tú ingieres. Una dieta nutritiva es clave para mantener el funcionamiento de tu cerebro a niveles óptimos. Comer pescado y verduras de hoja verde regularmente puede disminuir la tasa de deterioro cognitivo en adultos de 65 años o más.

Los alimentos como la espinaca, la col rizada, el atún, el salmón e incluso el chocolate negro son ricos en ácidos grasos omega-3 y antioxidantes que pueden ayudar a mejorar la función cerebral y reducir el riesgo de desarrollar demencia en el futuro. Tu cerebro estará bien alimentado. Comer las calorías adecuadas para no perder peso ni engordar.

El ejercicio repara el cerebro

Hacer ejercicio regular puede afectar significativamente la función de tu cerebro, en el buen sentido. El ejercicio aeróbico puede estimular sustancias químicas que apoyan el crecimiento y la reparación de nuevas células cerebrales, e incluso mejorar la parte del cerebro responsable de la memoria verbal y el aprendizaje. Tan solo 30 minutos de actividad física moderada, tres veces por semana, son suficientes para producir mejoras.

En este sentido, si tienes una vida demasiado sedentaria, ha llegado el momento que cambies ese chip y comiences a tener más movimiento en tu vida. No importa la edad que tengas o cómo sea tu estilo de vida. A veces, cambiar el coche por caminar 30 minutos durante el día es más que suficiente. Si quieres, puedes conseguirlo.

El ejercicio físico es útil y la forma más fácil es usar las escaleras, pero es necesario poner en marcha al cuerpo, no para gastar calorías si no para aumentar la capacidad de las zonas cerebrales y así tener mayor capacidad de resistir tentaciones y de tomar buenas decisiones. El ejercicio cambia el cerebro a mejor.

Tener buenas relaciones sociales

Las personas somos sociales por naturaleza y necesitamos de los demás para poder sentirnos bien y evolucionar. Tener amistades desafía a tu cerebro y le ayuda a tener nuevas conexiones. Hacer amigos que tengan los mismos intereses que tú te estimula la parte de compromiso mental y mantiene tu cerebro activo todo el tiempo.

Tener fuertes lazos sociales también te ayudará a tener menos estrés al poder compartir tu tiempo con personas que quieres. La soledad puede acortar tu vida, pero tener buenas relaciones sociales, aunque solo sea con tu familia, te ayudará a tener un cerebro más saludable y a que vivas más tiempo.

Aprende habilidades nuevas

Salir de la zona de confort y aprender cosas nuevas adquiriendo nuevas habilidades te ayudarán a tener un cerebro más activo y a ti te ayudará a sentirte mejor cada día. Si hace mucho que dejaste de tocar el piano, quizá ha llegado el momento de retomar la actividad si realmente te gusta. Todas las actividades que tienen que ver con el arte o con la creatividad te ayudarán a mejorar la claridad mental y a mejorar tu capacidad de recuerdo y memoria. Aprender nuevas habilidades es un gran potenciado para tu cerebro.

Aprende cosas nuevas cada día

Hay un dicho popular que dice: ‘No te acostarás un solo día de tu vida sin haber aprendido algo nuevo’, y si te fijas en tu día a día, te darás cuenta de que es cierto. Si cada día aprender cosas nuevas tendrás una mejor agudeza mental. De hecho, cuanto más uses tu cerebro, mejor funcionará. Cualquier momento y a cualquier edad es un buen momento para probar algo nuevo, ya sea que te unas a un club de lectura, descubras un juego de cartas desafiante o incluso aprendas un nuevo idioma. La combinación de esfuerzo físico y mental mantiene tu cerebro activo y activo, ayudándote a vivir una vida más larga y feliz.

El cerebro necesita hacer ejercicio cognitivo para mantener la capacidad plástica del cerebro. Hay que darse cuenta de no hacer más de lo que ya se sabe hacer, si no salir de la zona de confort y hacer cosas que el cerebro no sabe hacer. Esto alimenta realmente al cerebro porque la función cerebral está en todas las actividades, es necesario disfrutar y generar esfuerzo para poder potenciar el cerebro.


Un comentario

  1.   Felipe Santiago dijo

    Me parece muy interesante, buen material

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.