Cómo Instagram puede arruinar tu cena

Advertencia para los usuarios de Instagram: es posible que desees dejar de hacer tantas fotos de tu comida. Esto se debe a que una nueva investigación, de la Universidad Brigham Young, concluye que ver muchas fotos de comida en realidad puede hacer que sea menos agradable comer.

Resulta que la obsesión de tu amigo con hacer fotografías de todo lo que comen, y publicarla en Instagram y Pinterest, puede arruinar tu apetito, haciéndote sentir como si ya hubieras experimentado comer ese alimento.

“En cierto modo, te estás cansando de su sabor sin siquiera comer la comida”, dijo el coautor del estudio Ryan Elder, profesor de la Universidad Brigham Young. “Es el aburrimiento sensorial, que hace que no quieras sentir su sabor más. ”

Así que si estás en Instagram todo el día mirando las fotos de ensaladas que tus amigos publican, probablemente no vas a disfrutar de tu próxima ensalada bastante.

Elder y su coautor, Jeff Larson, ambos profesores de marketing de Marriott School of Management de la Universidad de Brigham Young, dijeron que lo que sucede es un aumento de los niveles de saciedad en las personas. La saciedad se define como la caída del disfrute con el consumo repetido, en otras palabras, la quinta vez que muerdes un pastel, o la cuarta hora de jugar a un videojuego son  menos agradables que la primera vez.

Para mostrar este fenómeno de las fotos y la comida, Larson y Elder reclutaron a 232 personas para mirar y puntuar imágenes de alimentos. En uno de sus estudios, la mitad de las participantes vieron 60 fotos de alimentos dulces, como pasteles, trufas y chocolates, mientras que la otra mitad vieron 60 fotos de alimentos con sal, como papatas fritas o pretzels.

Después de calificar cada foto basada en lo apetitoso que les parecía cada comida, cada participante terminó el experimento comiendo cacahuetes, que es un alimento salado. A conticuación, los participantes calificaron cuánto les gustó comer los cacahuetes.

Al final, la gente que había estado viendo los alimentos salados acabaron disfrutando de los cacahuetes menos, a pesar de que nunca vieron los cacahuetes, sino que fueron otros alimentos salados. Los investigadores dicen que los sujetos acabaron saciados en la experiencia sensorial específica de la salinidad.

Larson y Elder, junto con, el coautor de la Universidad de Minnesota, Joseph Redden , publicaron sus hallazgos en la revista Journal of Consumer Psychology.

“Si quieres disfrutar del consumo de alimentos, evita mirar demasiadas imágenes de alimentos”, dijo Larson. “Incluso me sentí un poco mal del estómago durante el estudio, después de ver todas las fotos dulces que tuvimos.”

Por otra parte, dijo Larson, si tienes una debilidad por ciertos alimentos poco saludables, como por ejemplo el chocolate, y quieres evitar disfrutar de él, es posible que desees ver más fotos de ese alimento.

Los autores dijeron que el efecto es más fuerte cuantas más imágenes ves. Por lo tanto , si sólo tienes unos pocos amigos que publican fotos de alimentos en las redes sociales, puedes continuar siguiéndoles sin tener este problema.

Tienes que mirar un buen número de imágenes para obtener estos efectos“, dijo Elder. “No es que al fijarte en algo dos o tres veces ya obtienes ese efecto de estar saciado. ”

Estas son buenas noticias para los amantes de hacer fotos a sus comidas, porque, seamos honestos, mostrar a todos la increíble comida que estás comiendo está de moda. Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.