¿Cómo no entrar en pánico por el ébola?

“Lo que cuenta simplemente es ese momento de pánico y no su explicación.” René Magritte

World Health Organization, define al ébola como: una enfermedad muy grave, en muchos casos mortal, que se transmite a las personas a partir de animales salvajes y se contagia entre humanos. Los primeros brotes, ocurrieron en remotas aldeas de Africa central.

Algunos de los síntomas son: Fiebre, cefalea, agotamiento, dolor en las articulaciones, salpullido o irritaciones cutáneas, diarrea, sangrado e hipo. Hasta ahora no hay oficialmente una cura, el tratamiento consiste en hidratación, alimentación especial, control de la fiebre y oxígeno, además del aislamiento para evitar contagios.

El pánico colectivo y generalizado sobre la epidemia del ébola, es lo que los psicólogos llaman “catastrofismo”. Catstrofizar significa sobre estimar la probabilidad de que ocurra un acontecimiento negativo o peligroso para la vida humana. A veces los acontecimientos suelen verse como poderosos e incontrolables y no hay conciencia de los recursos que se tienen para hacer frente a éstos.

Actualmente la gente está viendo su seguridad vulnerada y su vida amenazada debido al ébola, los medios de comunicación no hacen mas que transmitir noticias sobre la fatalidad de este virus y esto no hace sino crear una situación de pánico generalizado en las personas.

Un problema mayor que el del virus del ébola, es la ansiedad que se crea en torno al riesgo de contraerlo, ya que ésta ansiedad puede ser irracional y desproporcionada, creando un estado de paranoia en las personas.

Algunos consejos para no entrar en pánico o ser catastrofistas son:

– La amígdala es la estructura cerebral encargada de procesar las emociones, ahí es donde se produce el miedo, ésta estructura evalúa las amenazas de riesgo y envía una respuesta neuroquímica, debemos aprender a ignorar éstas emociones irracionales mediante la racionalidad, hay que recordar que el ébola es difícil de contraer, en cambio la ansiedad es altamente contagiosa y desgastante, por esto es crucial aprender a manejar nuestra ansiedad para no alarmar mas a otras personas.

No debemos sobre estimar la probabilidad de contraer una enfermedad tan poco frecuente como el ébola, en situación de pánico tendemos a ser poco realistas acerca de las verdaderas probabilidades de riesgo, una solución es detenernos a pensar seriamente en las probabilidades de riesgo para así evaluar si realmente estamos ante una situación en la que nuestra vida core peligro.

-Es importante estar informados, así sabremos que éste virus no es tan contagioso ni de rápida propagación como una gripe, la probabilidad de contagio es muy baja, no se contrae por el aire o por contacto con objetos, para contraerlo, por lo general se necesita pasar gran cantidad de tiempo con una persona gravemente enferma y tener contacto directo con los fluidos corporales que contienen infección (vomito, diarrea, sangre, etc). No necesitamos precauciones extra, ni hay nada que debamos cambiar en nuestro estilo de vida.

Podemos también informarnos sobre los protocolos de seguridad que los organizamos de salud y los gobiernos han establecido para prevención y control del ébola.

-En Africa hay mayor riesgo de contraer éste virus, debido a la falta de información y pobreza, pero en países desarrollados es muy improbable, además hay gran cantidad de personas en el ámbito sanitario, científico e incluso militar que están trabajando para controlar el virus y cada vez se irán descubriendo mayores mejoras, actualmente con la información que se tiene, el riesgo de muerte por ébola es cada vez menor.

-Debemos descatastrofizar, aunque el evento temido suceda, aún podemos centrarnos en nuestras habilidades de afrontamiento o buscar ayuda en otras personas, es importante recordar que muy pocas situaciones son realmente mortales y que por lo general hay soluciones, así que no debemos pensar que es el fin del mundo.

-Intentemos ayudar a quienes están sufriendo a causa de ésta enfermedad, puede ser mediante donaciones o simplemente mediante informarnos correctamente sobre la situación, no alarmarnos excesivamente y guardar respeto por quienes si han sufrido las consecuencias de éste virus.

Es importante mantener la clama y no dejarnos llevar por la información fatalista referente al ébola que se distribuye en la mayoría de los medios de comunicación y en las opiniones de las personas, recordemos que se tiene conocimiento sobre este virus y se está trabajando cada vez mas para controlarlo, además no tenemos que cambiar nada sobre nuestro estilo de vida como prevención, simplemente sigamos viviendo como hasta ahora lo hemos hecho y mantengámonos informados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.