Cómo relajarse: 26 expertos revelan su consejo más preciado

Uno de los principales males que nos azotan es el estrés, fuente de muchas enfermedades. No sabemos relajarnos y disfrutar de la vida. Por eso se me ocurrió la idea de preguntar a los expertos lo siguiente: si tú pudieras dar un solo consejo a alguien para que tenga una vida más relajada y sin estrés, ¿cuál sería tu respuesta y por qué te parece tan importante tu consejo?

Esto es lo que me respondieron estas 26 personas relacionadas con el mundo de la psicología y el coaching.

1) Borja Vilaseca

La tensión y el estrés son síntomas de desconexión interna. Nos indican que puede ser interesante realizar el siguiente ejercicio durante al menos un mes: acudir a un parque cercano de casa o del trabajo cada día, sentarnos en un mismo banco y estar ‘haciendo nada’ por lo menos 20 minutos cada día, sin móvil, entretenimiento, estímulos, en silencio, respirando profundamente, observando lo que acontece en dicha realidad, sin esperar que suceda nada, conectando con el interior y aceptando las diversas emociones (miedo, tristeza, ira…) que puedan ir aflorando desde dentro, de manera que poco a poco la neurosis y el dolor acumulado de tanto hacer, hacer, hacer vaya disolviéndose de forma natural.

Entonces, llega un día que, sin buscarlo, la relajación sucede, el bienestar aparece, la felicidad, la dicha y la paz emergen desde el interior, permitiéndonos estar en el presente, aquí y ahora, sintiendo que todo está bien, que no nos falta de nada, que todo es perfecto tal y como es, una experiencia sin experimentador que deja una profunda huella en nuestra consciencia, pues nos hace darnos cuenta de que todo lo que necesitamos para estar bien y a gusto está adentro y no afuera de nosotros mismos.

2) Susana Wise

Por lo menos 2 veces al día, utilizar una corta meditación acompañada de un mantra de poder. Nos prepara para esos momentos de estrés o ansiedad. Esto nos lleva a desarrollar la atención plena, a la vez que nos conecta con nuestro ser interior, desde donde todo es posible.

3) Tomás Navarro

Mi mejor consejo para combatir el estrés es que te vayas a dar un paseo con una libreta y un bolígrafo. Da igual si es en la montaña o en la playa, ves donde más te guste, pero que sea un lugar tranquilo y solitario. Una vez hayas llegado allí siéntate en un lugar con bonitas vistas y analiza el motivo por el que te tienes estrés. Analiza tu vida y valora que decisiones tienes que tomar para vivir una vida más plena y menos estresante. Después márcate unos objetivos y traza un plan de acción para conseguirlos. Recuerda lo mejor para desestresarte es no estresarte.

4) Daniel Eskibel

Mi consejo sería MINIMALISMO.

Intentar ser cada vez un poco más minimalista. Comenzar por investigar y descubrir el minimalismo como estilo de vida. Y luego aplicar algunos de sus conceptos en algunas áreas de la vida cotidiana.

Menos información (no necesitamos tanta). Menos cosas en nuestra casa y en nuestro entorno de trabajo (con menos vivimos más tranquilos). Menos reuniones, menos compromisos innecesarios, menos proyectos, menos tareas… Menos pero más importantes, menos pero esenciales, menos pero que aporten más.

Gran parte del stress de nuestro tiempo tiene que ver con el exceso, si lo combatimos podemos tener un estilo de vida más tranquilo.

5) Silvia Álava

Una de las técnicas más poderosas y que mejor funcionan para reducir los niveles de ansiedad es la Respiración Difragmática. Para relajarse:

* Respira de forma lenta y regular. Inspira el aire por la nariz y trata de llevarlo al abdomen, nota como el abdomen se hincha. Retén el aire unos segundos, y expúlsalo lentamente por la boca hasta que notes que tu cuerpo se vacía de aire.

* Tómate unos minutos en los que visualices una imagen mental relajante, como puede ser una playa paradisíaca. Céntrate en el movimiento de las olas que se mueven suavemente en el mar.

* Para aumentar el grado de relajación puedes acompasar tu respiración al movimiento de las olas. Cuando llega la ola a la orilla inspiras, y con la retirada de las olas espiras.

Para que la relajación haga efecto hay que practicarla correctamente al menos unos minutos todos los días.

6) Juan Moisés De La Serna

Por mi experiencia he aprendido que lo más importante para relajarse es haber vivido experiencias positivas, no hace falta que sean grandes éxitos personales, ni emociones fuertes, basta con simples hechos que nos llenan de gozo y bienestar.

Son precisamente el recuerdo de estos momentos los que nos hacen relajarnos allá donde estemos. Sentir aquel cálido abrazo de tu madre el día de tu cumpleaños o una sonrisa de aprobación de tu padre cuando aprobaste en los estudios, o cualquier otro evento positivo de tu vida íntima, los que sirven para que puedas evocar aquellas sensaciones placenteras en el momento presente.

Según las últimas investigaciones sobre emociones, no se pueden sentir dos emociones a la vez, una de activación y otra de calma, nervios y tensión frente a relajación. Por tanto, si en un momento de tensión personal incorporamos un recuerdo agradable, plácido y tranquilizador vamos a reducir nuestra activación, compartiendo el estado placentero de entonces.

Todos tenemos hechos positivos que nos han acontecido, ya sea en el ámbito familiar o en la intimidad de la pareja, cualquiera de ellos, siempre que sean agradables y placenteros, nos sirven para relajarnos casi instantáneamente en cualquier situación de la vida.

7) Carolina Molina

Para tener una vida equilibrada y sin estrés es importante tener prioridades claras, esto nos va a permitir manejar mejor nuestro tiempo, tener un estilo de vida saludable, esto incluye deporte, alimentación sana, mucha hidratación, meditar, orar, y lo mas importante, sonreír a la vida sin culparnos ni sobre exigirnos permitiéndonos ser humanos en estado de evolución y aprendizajes continuos.

8) Tais Pérez

Dedica un ratito del día a hacer algo solo para ti: darte un baño, salir a dar un paseo, cualquier cosa que te guste y con la que seas capaz de disfrutar.

Hacer esto no solo hará que te asegures de disfrutar de algo todos los días, si no que las preocupaciones que tenemos se disipen y nos olvidemos de la obligaciones y tareas pendientes un tiempo. Cuando volvemos a ellas, somos capaces muchas veces de verlos desde una perspectiva distinta.

9) Nuria Costa.

Para tener una vida relajada y sin estrés, en primer lugar es relevante cuidar los pensamientos. No ayuda vivir en competición con uno mismo. Pienso que los “debería” (debo ser mejor, debo encontrar pareja, debo ascender en el trabajo…) no solo nos quitan energía y nos generan estrés, sino que nos provocan una gran fuente de ansiedad.

Es importante cambiar estos pensamientos por otros más tolerantes donde la libertad de elección nos deja más libres y no nos ahoga (por ejemplo, me gustaría… pero sino es así no ocurriría nada).

En segundo lugar, hacer deporte para promover la liberación de endorfinas y mantener activos los círculos sociales de amistad u otros, provoca sensaciones placenteras que conllevan a disminuir el estrés y la ansiedad.

10) Tesa Burches

Yo aconsejaría que después de una larga jornada de trabajo realizaran alguna actividad que no requiera un esfuerzo mental importante, sino que tan solo conlleve su realización. Por ejemplo, el hecho de practicar algún deporte al aire libre, running, training… facilita que las personas se relajen por el simple hecho de concentrarse en la carrera o el paseo en sí, fijándose en el paisaje, concentrándose en la respiración y olvidándose de todos aquellos problemas que se dan durante el día.

Personalmente a mi me relaja mucho llegar a casa y dar un largo paseo con mi mascota, porque en ese momento del día mi mente se queda en blanco y me dejo llevar por el paseo, por el juego con mi perro, establezco relaciones con otros dueños y llego a casa renovada.

Es importante que diariamente tengamos un espacio de tiempo en el cual nos ocupemos de nosotros mismos, no importa si es mayor a menor el tiempo empleado, simplemente el suficiente para ordenar nuestros pensamientos y regenerar nuestra energía.

11) Carlos Martínez.

Invitaría a la persona a que se preguntara “¿Para qué haces lo que haces?” Es muy importante encontrar sentido a lo que hacemos, ponernos al mando y encontrar nuestro beneficio a la energía que estamos empleando. Alinearnos con nuestro propósito, nuestros deseos y anhelos es el ejercicio de constituirnos en responsables de nuestra propia vida y abandonar el papel de víctima.

Y la invitaría a persistir hasta encontrar una respuesta en positivo “¿para qué sí haces lo que haces? para encontrar una respuesta que conecte con su ser y con su energía de vivir, atravesando las capas de obligación y miedo. Una respuesta de para que le sirve a él, y no al otro, o a los otros. Cuando conectamos con lo que nos da energía para vivir el resultado es una re-alimentación poderosa.

Y si no encuentra una respuesta a lo anterior, o la que encuentra no le satisface, entonces “¿Vas a seguir haciendo lo que haces…? Después de todo no estás vivo si solo hay obligaciones, aunque te las pongas tú.

12) Mercedes Carazo

Hacer punto (tejer). Mi consejo no es en sí hacer punto, sino realizar una actividad que requiera:

1. Cierto grado de concentración y te evada de pensamientos o sensaciones que puedan ser desagradables o negativos.

2. Que sea una tarea satisfactoria al realizarla (reconfortante a corto plazo).

3. Que también sea reconfortante más a largo plazo, porque por ejemplo, me ayuda a alcanzar un objetivo mayor (en mi caso, hacer punto me permite poder hacer, por ejemplo, una bufanda, un jersey, que además pueden ser un regalo para alguien, por lo que es más reconfortante aún).

13) Laura Moreno

La mejor forma de relajarse es aprendiendo a desconectar, para esto hay muchas estrategias: ya sea utilizando la imaginación (pensando en un paisaje tranquilo, un color, un olor, una persona… acompañado de música relajante o una música que nos haga sentirnos especialmente bien). Relajando nuestro cuerpo físico podemos relajar nuestra mente, estando tumbados o relajados en un sitio cómodo.

La clave es dedicarnos tiempo a nosotros y escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo y nuestros pensamientos. Por supuesto, sin olvidar la importancia de la respiración y practicando técnicas de meditación, las cuales siempre recomiendo a todo el mundo.

Es importante dejar las preocupaciones fuera, irnos a la cama sin pensar en los problemas, al revés, mejor leer un libro o ver un poco la tv antes de dormir, así nos aseguramos un buen descanso. Y durante el día, desde primera hora de la mañana, para tener un día relajado, lo que debemos hacer es organizarnos, tener una agenda a mano o un horario bien establecido para saber qué debemos hacer y cuándo tomarnos el día sin estrés y disfrutar de lo que hacemos cada momento.

14) Rocío Medina

Vivir la vida de forma plena y consciente es la mejor forma de tener una vida más relajada. Vivimos en una sociedad en la que le damos demasiada importancia al pasado o al futuro y dejamos de lado el presente. Está comprobado que las personas que sufren depresión suelen pensar demasiado en el pasado y las personas que sufren ansiedad piensan en exceso en el futuro.

Es por ello que considero esencial vivir el día a día, el presente, e ir solucionando las cosas conforme nos van sucediendo. Para ello se usa el Mindfulness o la atención plena, una técnica que nos permite entrenar a la mente para permanecer tranquilos, conectados con el aquí y ahora.

15) Manuel Antolín Gutiérrez

Concéntrate en tu respiración durante un minuto. Es un ejercicio de meditación en el que tienes que coger aire por la nariz y expulsarlo nuevamente por la nariz. Es posible que mientras lo haces tu cabeza se vaya a otros pensamientos, no te preocupes, vuelve nuevamente a centrarte en tu respiración.

Me parece un ejercicio muy útil porque muchas veces nuestra mente está preocupada por aquello que nos pasó (pasado) o por el futuro que nos espera, con este ejercicio llevamos nuestra mente al presente y conseguimos calmarla con la respiración.

Cuanto más la practiques obtendrás mejores resultados.

16) Gema García

Para mí, una de las claves para vivir más relajado es no postergar. Esa tendencia que tenemos de dejar para mañana tareas, citas o decisiones, acaba generando decenas de pequeñas (o grandes) cosas que tenemos en la lista de “pendientes”. Juntas terminan suponiendo más estrés que si nos paramos a resolverlas una por una. A medio y largo plazo suponen un peso enorme en la espalda, ocupan muchísimo espacio mental y nos generan ansiedad, miedo y culpa.

17) Carme Fernández

Yo, como coach, no daría un consejo, sino que haría unas cuantas preguntas que ayudaran a la persona a reflexionar sobre lo que necesita. Serían preguntas como éstas:

* ¿Qué significa para ti una vida más relajada y sin estrés?

* Realmente, ¿para qué deseas este cambio en tu vida?

* ¿Qué más conseguirías con ello?

Y seguro que muchas más! 😉

La persona necesita estar conectada con el propósito final de su “deseo” para identificar qué es lo que necesita realmente. Quizás tener una vida relajada y sin estrés es un medio y no un fin! 😉

Una vez identificado el objetivo real, es cuando se puede comenzar a trabajar y desarrollar un plan de acción.

18) Laura López

Para tener una VIDA MÁS RELAJADA Y SIN ESTRÉS, más allá de aplicar una serie de técnicas o consejos generales como “relájate”, “tómate las cosas de otra manera”, “problemas tenemos todos, eso no es nada”, “es cosa de nervios”, “trabaje menos”…Yo le diría que SE CONOZCA A SÍ MISMO, y eso quiere decir una escucha o una lectura a lo que acontece en nosotros y en nuestras relaciones con el mundo.

Somos muy complejos, hay una parte desconocida en nosotros, la inconsciente, que “dicta” nuestra manera de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno. Mis deseos verdaderos, los inconscientes, son los que se reflejan en cómo actúo, cómo se va conformando mi realidad, no en lo que yo digo que pienso.

Si no conozco mis procesos inconscientes (actos fallidos, lapsus, síntomas, sueños, olvidos…) permanezco ciego a eso que llamo “estrés” o “vida relajada”. ¿Para qué utilizo eso que digo que es estrés? ¿qué consecuencias hay en mi vida? ¿Tal vez “tapa” otras cuestiones que no puedo ponerlas en palabras y a través de ciertos trastornos “habla” mi cuerpo? Sin psicoanálisis caemos en frases ideológicas que perpetúan más nuestro estado. El futuro se puede cambiar si cambiamos nuestros deseos inconscientes sobre el mismo.

Mi consejo es tan importante porque el psicoanálisis te quita la venda de los ojos. No somos dueños y señores de nuestra propia casa y como los sueños, los síntomas tienen un sentido, tienen un significado pero no se rigen por las leyes de la lógica consciente, de la razón, sino por las leyes del inconsciente. Ya sabemos de los mecanismos psíquicos que yacen en el ser humano. Aquello que no comprendemos, el psicoanálisis nos puede ayudar.

19) Patricia Gómez

A día de hoy son muchas las situaciones, cosas, personas, trabajo, incluso lo que antes para nosotros eran placeres de la vida, que nos estresan. Vivimos muy rápido y nos paramos a pensar muy poco qué es lo que verdaderamente nos podría hacer feliz.

Para poder relajarnos y no sentir esa sensación de estrés diario a causa de las prisas y del “no tengo tiempo”, es necesario ser “flexibles”. ¿Qué quiere decir esto?

Normalmente nos agobiamos o estamos en tensión porque intentamos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor, queremos conseguir tener en nuestras manos esas situaciones que ni de lejos podríamos manejar y eso nos provoca estrés. Somos muy exigentes con nosotros mismos a causa de ese gran miedo a fallarnos o a fallar a los demás.

Ser flexibles nos ayuda a darnos un margen en el que poder meter la pata y que no pase nada, porque de una manera u otra siempre terminaremos teniendo algo positivo, como el aprendizaje que los fallos conllevan.

Ser flexibles nos da una visión mucho más amplia de la vida, nos deja ver con más claridad todo lo que nos rodea y nos damos tiempo para reír, vivir y saborear emociones que antes, con esas prisas no éramos capaces de sentir. Por lo que os animo a no tomaros las cosas tan enserio, no dejes que la vida sea la que te controle, decide tú por ella.

20) Gemma Ramírez

Mi consejo para tener una vida relajada es pararme, respirar, observar la situación que estoy viviendo como estresante desde fuera y ver que no es necesario preocuparse demasiado por ello y tomar consciencia de que puedo salir de esa situación de manera airosa.

Me parece un consejo muy importante porque solemos estar metidos en una dinámica de prisas y pocas veces nos paramos a analizar los problemas y ver cómo pueden ser vistos en tercera persona, seguramente el estrés que vivíamos no era para tanto y se acaba disolviendo.

Ponedlo en práctica, seguro que es de gran ayuda.

21) Marc Bolufer

Relativiza, Contextualiza y Disfruta:

Para cada un@ de nosotr@s lo que nos sucede, lo que nos ocupa, es lo más importante del mundo. Necesitamos llevarlo todo al día, correr para llegar a todas partes, pero… ¿has pensado qué pasaría si no lo hicieras? La respuesta es NADA. El mundo seguiría girando igual.

La importancia es relativa. Aprende a dar la importancia justa a cada cosa. Mira a tu alrededor, dónde y cómo vives; busca otras realidades. Muchos de nuestros quebraderos de cabeza serían los mejores sueños de miles de millones de personas en el mundo. Sé consciente de la suerte de estar donde estás, de ser lo que eres. Agradécelo cada día.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar. Busca los pequeños momentos, los pequeños placeres. Ahí reside tu felicidad. Disfruta de lo bueno que te da la vida. Es más de lo que crees.

22) Aida Canals

Practicar Mindfulness. Es una práctica de autoconsciencia y de comprensión con la cual se mejora la calidad de vida junto con el entrenamiento de técnicas que permiten reducir el estrés consiguiendo tranquilidad mental y relajación física.

El beneficio más importante es el manejo del estrés desarrollando la consciencia del momento presente con una consiguiente mejora del sistema inmunológico con el entrenamiento en técnicas de meditación y respiración.

En los tiempos actuales en los que vivimos debemos dejar de un lado el piloto automático y centrarnos más en el momento presente del aquí y ahora, Mindfulness puede ayudarte.

23) Zoraida Rodríguez

Una de las fuentes principales de estrés que tenemos es que nos quedamos muchas veces en cuestiones que no dependen de nosotros, que no podemos solucionar bien porque no tenemos mano en el asunto (por ejemplo, “me estresa que mis compañeros hagan mal su trabajo”, esto realmente no depende ti), bien porque es algo del pasado que ya no tiene arreglo o es del futuro y aún no podemos hacer nada (“me estresa este nuevo proyecto que me han encomendado; no sé si lo haré bien” y me pongo a darle vueltas a todos los problemas que a lo mejor pueden venir; anticipo y eso, claro está, me estresa).

Lo que hacemos es quedarnos en nuestro círculo de preocupación (lo que no depende de mí) y no en el de influencia (lo que sí depende).

24) Alberto Díaz

Mi consejo sería observar con atención la compañía que tengo, estar con otras personas y compartir el tiempo. La observación de cómo está afectando este entorno en mí es una manera de buscar el equilibrio emocional. Somos animales empáticos, eso quiere decir que nos acabamos empapando del entorno en el que vivimos, cuidarlo pues, no es un tema sin importancia.

A veces buscamos técnicas y ayuda de especialistas, cuando sólo cambiando de contexto, podemos encontrar una solución o una persona que ayude a resolver o disolver nuestros problemas. No me refiero en exclusiva al cambio de lugar de residencia, sino también a la apertura a conocer nueva gente, haciendo nuevas actividades, por pequeñas e insignificantes que pudieran parecer. Rodearnos de lo que queremos ser, por ejemplo con gente más relajada y con menos estrés, es la mejor manera de acercarnos a nuestro objetivo. 🙂

25) Mourad Saidi

Si me pides un único consejo, creo que me quedaría con el siguiente: “asumir que hay cosas que no podemos cambiar, pero sí la forma en que éstas nos afectan”, de este modo, evitaremos el estrés y la frustración y nos adaptaremos de forma más eficaz a la nueva situación, siendo capaces de darle un nuevo enfoque.

Algunos ejemplos en los que cobra sentido este ejemplo son ante la pérdida de un ser querido, el diagnóstico de una enfermedad grave o la pérdida del empleo.

 

26) Mónica Ortega

Durante el día tenemos constantemente pensamientos involuntarios que nos recuerdan sucesos del pasado ocasionando emociones desagradables como el miedo, el enfado, la tristeza, que a la vez nos provocan estrés e incluso dolor.

Vivir en el presente significa poner nuestra atención al 100% en lo que estamos viviendo en ese instante, dejar de tener pensamientos involuntarios y poner nuestro foco en lo que está sucediendo ahora, en este preciso momento.

Todo ello te aportará los siguientes beneficios:

* Reducirás el estrés: ya que al vivir en el presente disminuyes las preocupaciones y el dolor tanto físico como emocional.

* Realizarás mejor tu trabajo: al poner tu atención al 100% en aquello que estés realizando, potenciando tu rendimiento.

* Disfrutarás más de cada momento: tu vida será más agradable, tanto a nivel familiar, de trabajo, en las relaciones…

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

2 comentarios

  1.   Lourdes dijo

    Excelente aporte para reducir el estrés

  2.   Anónimo dijo

    Muchas gracias a todos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.