¿Cómo tratar los pensamientos obsesivos?

“La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa.” Paul Carvel

Es normal que tengamos tendencia a la preocupación de vez en cuando, esto nos puede ayudar mucho en la vida diaria, sobre todo en la planificación del futuro, pero cuando las preocupaciones son irracionales, excesivas, incontrolables e innecesarias, pueden representar un problema en nuestras vidas en vez de ayudarnos.

Las obsesiones se caracterizan por pensamientos intrusivos y normalmente irracionales, recurrentes e improductivos, que es difícil apartar de nuestra conciencia y causan un terrible nivel de ansiedad.

Según la definición de la Asociación Americana de Psicólogos y el Manual Estadístico de los Trastornos Mentales, las obsesiones son “recurrentes y persistentes pensamientos, impulsos o imágenes que se viven como juicio intrusivos e inapropiados, y que provocan ansiedad o angustia marcada” (2004, p. 457) .

La imaginación influye mucho en el tipo de pensamientos obsesivos, un ejemplo es pensar que hay un ser querido herido cuando oímos una ambulancia, o imaginarnos que saltaremos de un tren, o pensar que hemos dejado las luces de casa o la estufa encendidas. Preocuparse por el futuro es uno de los focos de los pensamientos obsesivos mas comunes y también centrarse en el pasado, preguntarnos cosas como: ¿Qué salió mal? ¿Cómo podría haber sido diferente? ¿fue culpa mía? ¿algún día lo haré bien?…

Antes de que veas las maneras que tienes de tratar de eliminar los pensamientos obsesivos, permíteme mostrarte un vídeo en el que se ve a una persona con un trastorno obsesivo compulsivo, tiene el pensamiento obsesivo de asegurarse que ha cerrado bien el coche y el comportamiento compulsivo de comprobarlo:

Algunas actividades cognitivo-conductuales que pueden servirnos en la reducción de la frecuencia y la intensidad de los pensamientos obsesivos son:

Entender por que no podemos dejar de pensar en determinada idea, si realmente es tan importante, prestarle atención en caso de que sea necesario, después es importante tomar acciones o planear soluciones, por ejemplo, si estamos preocupados por falta de dinero, podemos hacer un plan para conseguir un trabajo. Si se trata de una obsesión perjudicial irracional, como el odio por algo o alguien, es crucial que resolver éstos problemas, debemos saber que esto solo nos perjudica a nosotros, si tenemos sentimientos de culpa, podemos buscar soluciones que ayuden a disminuir esta carga.

-Encontrar una obsesión positiva alternativa. Además de centrarse en afirmaciones o lemas edificantes, hay otros tipos de “obsesiones positivas” que pueden ser útiles. Por ejemplo, tratar de elaborar un crucigrama o un rompecabezas o incluso leer o estudiar.

-Hacer algo que no requiera pensar. Por ejemplo jugar solitario, escuchar música, practicar algún deporte, esto ayudará a que la mente deje de centrarse en el los pensamientos intrusivos.

-Permanecer en el presente: Esto puede resultar muy difícil, ya que los pensamientos obsesivos se centran en el pasado y en el futuro, pero al estar enfocados en el presente, no pensamos en que cosas malas puedan pasar en el futuro, o detenernos los errores del pasado.

-Concentrarse en lo que es real: los pensamientos obsesivos se alimentan de la imaginación, el hecho de que podamos pensar en algo o imaginarlo, no significa que vaya a suceder.
Para esto, una técnica es sentarse y cerrar los ojos, imaginarnos que aplaudimos y después realmente aplaudir, después preguntarnos ¿cuál era el verdadero aplauso? Y notar la diferencia entre el aplauso real y el imaginado.

-Imaginar lo peor: Aunque resulte extraño, esto puede aliviar el miedo que desencadenan las obsesiones, el visualizar en nuestra mente el peor de los escenarios, hace que nos demos cuenta que tal vez la situación no es tan terrible como puede parecer.

-Hacer anotaciones: llevar un diario en donde escribamos lo que sentimos, es también un método saludable para expresar una emoción. También es importante para mantener un registro de nuestros pensamientos. Es importante también anotar los días en los que no se tengan pensamientos obsesivos, esto nos ayudará a ver que se pueden derrotar éstos pensamientos y a pensar en que pudo haber influido en que estos pensamientos hayan disminuido o aumentado.

-Buscar ayuda profesional. La manera más segura y fácil de deshacerse de una obsesión es hablar con un psicólogo o un consejero.

fuentes: http://www.gapsychology.org/?307
http://www.uncommonhelp.me/articles/how-to-stop-obsessive-thoughts/
http://www.wikihow.com/Deal-With-an-Obsessive-Mental-Preoccupation
http://psychcentral.com/blog/archives/2012/11/11/some-ideas-to-help-stop-obsessing/


Categorías

Ansiedad

Mi nombre es Dolores, cursé mis estudios de psicología en la Universidad de Barcelona. Después de graduarme con especialización en Psicología educativa, hice un Máster en Psicología Forense en el ISEP de Barcelona. Realice un diplomado en Criminalistica y un curso sobre asesinos seriales en el INACIPE. Actualmente me encuentro colaborando en el área de Psicología Legal del Hospital Psiquiátrico Infantil de México Juan N. Navarro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.