Saltar al contenido

Los conflictos son necesarios en el matrimonio

Parece un poco raro que comience un artículo sobre matrimonios más felices con la indicación de la necesidad natural de los conflictos matrimoniales, y acentuar desde su principio la gran frecuencia de estos conflictos.

Sería, sin embargo, de una gran ventaja para las parejas matrimoniales el que fuesen conscientes de saber que en el matrimonio los conflictos son inevitables y hasta pertenecen a la esencia misma del matrimonio. El ser humano, por su manera de ser, siempre espera lo más bello, lo mejor y lo más feliz.

Los matrimonios tienen que ser conscientes de este hecho. Las parejas matrimoniales dejarían de echarse mutuamente la culpa de que el matrimonio no ha conducido a una felicidad paradisíaca y sin males. Admitiendo esta verdad se hubiese ya ganado mucho.

El matrimonio es una cosa viva y todo lo vivo es bipolar, es decir, vive de tensiones entre dos polos; tales tensiones conducen siempre y en todas partes a choques, y así ocurre también en el matrimonio. Los médicos, psicólogos, jueces, sacerdotes y matrimonios con experiencia, están todos de acuerdo en que los matrimonios sin tensiones temporales, sin crisis eventualmente violentas, hoy apenas existen.

Esto seguramente no depende de que el hombre actual esté menos preparado para el matrimonio que antiguamente. Su diferenciación pronunciada y su alta conciencia, dificultan la vida matrimonial.

Otros aspectos que dificultan la vida matrimonial es la facilidad con que se puede separase hoy en día, el estrés de la vida moderna y la falta de la tradición matrimonial en la sociedad actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.