Saltar al contenido

Descubre las consecuencias de las drogas en los diferentes ámbitos

En un sentido estricto, la palabra droga fue definida por la organización Mundial de la Salud (OMS) para referirse a las sustancias que curan o previenen enfermedades; sin embargo, muchas de ellas tienden a generar adicción ya que producen en el individuo una sensación de bienestar transitoria, por lo que, quien la consume se ve tentado a reincidir en su uso para poder acceder a ese estado placentero una y otra vez. De allí se deriva el contexto en el que usualmente suele emplearse esta palabra, y que está referido al “mal uso” que se le da a la misma.

Entre las principales consecuencias de las drogas se encuentra la adicción que genera, y producto de ella se derivan una serie de efectos secundarios que pueden ser clasificados como: físicos, psicológicos y sociales. Considerando que altera todos estos ámbitos, se puede decir que pese a ser usado por muchos  como un medio de “escape”, ya que suelen ver en estas sustancias un apoyo para afrontar su realidad, su uso está lejos de representar una alternativa de solución, debido a que el precio que se paga es mucho más elevado, ya que las drogas destruyen tus neuronas, alterando tus capacidades físicas y mentales, limitando tus posibilidades.

¿Cómo afectan las drogas tu desarrollo integral?

Incluso cuando somos mesurados, y seguimos indicaciones de un doctor, el uso de sustancias químicas genera efectos secundarios en el organismo, los cuales pueden ser controlados si se actúa bajo prescripción médica. Sin embargo, si se trata de un caso de “mal uso” en el que la dependencia a la sustancia nos lleva a reincidir, el organismo experimentará un deterioro gradual, y adicional a esto la salud mental, y estabilidad emocional para afrontar situaciones se verán seriamente alteradas. Por otra parte el desarrollo social y adaptación de quien las consume se dificulta debido a los trastornos de personalidad generados por la alteración y deterioro de estructuras y procesos neurológicos.

Entre las consecuencias de las drogas tenemos que destruyen tu organismo, afectando tu salud, por lo que limitan tus actividades, tu capacidad de aprendizaje, tu relación con familiares y amigos, en fin, te anulan en todos los aspectos importantes, al punto de que tu vida termina centrándose en ellas.

Consecuencias de aspecto físico

  • Cáncer: Una de las más terribles consecuencias del uso de las drogas es esta afección, definida en términos generales como el desequilibrio en el proceso de división celular, lo cual genera un crecimiento anormal en tejidos y órganos. ¿Cómo pueden las drogas provocar esta enfermedad? Sé que suena paradójico, después de todo, las mismas fueron desarrolladas con el fin de curar enfermedades, no de producirlas. Sin embargo el uso indiscriminado de estas sustancias altera el equilibrio de los procesos bioquímicos de tu cuerpo, y esto se traduce en mutaciones de genes y células, y esto es el punto de partida de que este crecimiento acelerado denominado tumor, carcinoma, sarcomas, etc. Se ha comprobado mediante estudios que una de las principales causas del cáncer de pulmón es el consumo de cigarrillos y tabaco, los cuales a pesar de ser legales, son bastante nocivos para la salud.
  • VIH: Este terrible virus que afecta directamente tu sistema inmune, y hace vulnerable tu organismo a enfermedades tales como: tuberculosis pulmonar, candidiasis, toxoplasmosis, neumonía, afecciones cutáneas y afecciones estomacales. En pocas palabras, este virus ataca tu sistema inmunitario y se disemina en el tejido linfoide y en los ganglios linfáticos, los cuales son los que ayudan a tu organismo a reconocer y defenderse de patógenos e infecciones, dejándote vulnerable a ante una enfermedad tan inofensiva como lo es un resfriado. En este punto te estarás preguntando ¿Qué papel juegan las drogas en esto? Pues bien, muchas drogas son suministradas por vía intravenosa, y es común que las jeringas sea utilizadas por varias personas, aparte de esto, el estilo de vida de muchos drogadictos es bastante desordenado, y se caracteriza por prácticas sexuales irresponsables y promiscuas.
  • Cirrosis y afecciones hepáticas: La hepatoxicidad es bastante común en aquellos que ingieren drogas en forma habitual, y dependiendo de la frecuencia de la ingestión y el tipo de sustancia, puede derivar en enfermedades graves como: cirrosis, enfermedad del hígado graso, e incluso cáncer de hígado. Entonces, otra de las consecuencias de las drogas, es que atacan las proteínas del hepatocito (célula propia del hígado) y la respuesta de esta entidad puede ser una inmunotolerancia, caso deseado, ya que la sustancia es asimilada y no causa impacto negativo; pero lamentablemente los casos de abuso de drogas derivan en un daño funcional y anatómico del hígado (hepatoxicidad), que es el punto de inicio de otras lesiones graves.
  • Afecciones cardiacas: La mayoría de las drogas causan problemas cardiovasculares porque como consecuencia de las drogas se eleva la temperatura corporal, la presión arterial y la frecuencia cardiaca. La toxicidad cardiovascular no depende de la dosis y la vía de administración. Su combinación con alcohol aumenta la dependencia, resultan más tóxicas y pueden llevar a la muerte en jóvenes con corazones sanos. Según un importante estudio realizado por Minnesota Business Men y el de Framingham, se demostró un riesgo relativo de muerte súbita cardiaca 10 veces superior en varones fumadores y 4,5 veces superior en mujeres fumadoras y que consumen sustancias psicotrópicas.
  • Embarazo: Durante el proceso de gestación, el bebé depende directamente de la madre, y su buen desarrollo depende de factores como la alimentación y el entorno que la rodea (situaciones de estrés pueden ser altamente nocivas). Cuando la madre ingiere drogas se expone al bebé a riegos como nacimiento prematuro, retraso del crecimiento, malformaciones, ceguera, incluso enfermedades como el SIDA pueden ser transmitidas al bebé. También la muerte del Feto es una consecuencia en casos crónicos de abuso de drogas.

Consecuencias de aspecto psicológico

La dependencia puede ser comparada con una obsesión, debido a que otra de las consecuencias de las drogas es que las mismas afectan directamente el sistema nervioso, lo cual genera alucinaciones, comportamientos psicóticos, paranoia, insomnio, depresión y alteración del estado de ánimo. La más terrible consecuencia del uso de las drogas, es que en la medida que pasa el tiempo tu organismo se va haciendo inmune a ellas, por lo que debes incurrir a una alta tasa de repetición y/o incremento de las dosis.

  • Deterioro de estructuras cerebrales: Cuando una persona ingiere una sustancia química externa se  modifica la química cerebral, lo cual afecta el buen funcionamiento de ciertas estructuras. Dependiendo de la sustancia concreta que se consuma el efecto que producirá en el cerebro será distinto. Por ejemplo, algunas drogas como la cocaína o las anfetaminas producen que las neuronas liberen una cantidad inusual de neurotransmisores. En cambio, drogas como la marihuana y la heroína al contener un químico similar al de la transmisión neuronal, activan de forma inusual a las neuronas.
  • Paranoia: Esto es una consecuencia directa del desequilibrio neuronal como consecuencia de las drogas. Estas alteraciones a nivel del sistema nervioso que incluyen destrucción de neuronas y alteraciones en estructuras fundamentales como el tallo cerebral, el cortex y el sistema límbico, se traducen en efectos indeseados como lo son la paranoia, la persona adicta tiende a experimentar episodios de delirios psicóticos, caracterizados por alucinaciones, en los que la persona manifiesta pánico ante situaciones no reales (producidas por su alterado psique).
  • Desorden en los patrones de sueño y conducta: Muchas drogas están compuestas por sustancias estimulantes (Ejemplo: nicotina, cocaína y anfetaminas), las cuales actúan a través de neurotransmisores como noradrenalina y dopamina, ambos  vinculados con efectos promotores de estados de alerta, vigilia y de atención en estado activo del sistema nervioso, impidiendo la conciliación del sueño, que en casos crónicos puede llegar a tener duración de hasta más de 4 semanas. Adicional al insomnio, como efectos colaterales se tienen la modificación de patrones de conducta de la persona, depresión, irritabilidad, alteración y reacciones violentas.

Consecuencias de aspecto social

Estudios realizados en múltiples investigaciones han establecido como consecuencia de las drogas la tendencia al aislamiento.  Lo que paulatinamente se va transformando en casos de inadaptación social,  aumentándose así la posibilidad a incidir en actos violentos contra el entorno (hurtos, asesinatos, violaciones).

  • Aislamiento: Como parte del desarrollo de la adicción, la persona tiende a alejarse del entorno, en especial si el mismo manifiesta rechazo hacia las drogas, tendiendo a esconderse en sí misma por temor a evidenciar su dependencia, asimismo como consecuencia de las drogas el adicto desarrolla patrones de conducta paranoicos y agresivos que le impiden adaptarse desenvolverse en ambientes sociales.
  • Desempleo y situación de pobreza extrema: Una alta tasa de la población que consume drogas se ve impedida para finalizar sus estudios primarios bien sea por la disminución de sus capacidades cognitivas (producto de la alteración de las estructuras cerebrales), o por la desmotivación y desinterés asociados a su condición, por tal motivo carecen de habilidades para optar a empleos calificados. Adicional a esto, no poseen constancia y determinación para conservar los empleos que consiguen, ya que la adicción se convierte en su prioridad de vida, lo que los lleva a ausentarse del trabajo, y a desarrollar actitudes indeseables como incumplimiento de sus labores, agresividad y mala relación con sus compañeros. Esta incapacidad para desarrollarse en entornos laborales estables los induce a condiciones de pobreza, que pueden convertirse en situaciones de calle (homeless) ya que en muchos casos la persona abandona su hogar motivado por esa necesidad de aislamiento y por la sensación de incomprensión que despierta el rechazo del entorno a sus hábitos dañinos. Todo este panorama puede verse agravado cuando el adicto es el tutor de menores de edad, ya que está lejos de garantizar unas condiciones aceptables de vida.

Población vulnerable

La etapa del desarrollo humano más susceptible a incidir en una adicción a sustancias psicotrópicas, es la  comprendida entre la adolescencia y adultez temprana, ya que en esta se empiezan a definir los rasgos propios de la personalidad, lo que hace a la persona inestable y con tendencia a vivir en largos periodos de cuestionamiento de sí mismo y del mundo externo, lo cual puede despertar estados de confusión que pueden propiciar el uso de drogas. Asimismo el deseo de integración social puede despertar en jóvenes la adopción de este dañino hábito.

En un porcentaje inferior, las personas que pasan por crisis profundas como: divorcio, desempleo, duelo, también son vulnerables a generar adicciones.

Como consecuencia de las drogas, los adictos se convierten un problema social, ya que en su mayoría se ven sumidos en situaciones de pobreza extrema, debido a que el deterioro físico- emocional y la incapacidad de adaptación social, le impiden cuidar de sí mismos por lo que no pueden proveerse de condiciones de vida digna.  En su mayoría los casos de maltrato familiar están asociados a problemas de drogas entre los integrantes de la familia.

Campañas y acciones  

Luego de evaluar las consecuencias de las drogas para el desarrollo de las naciones, múltiples asociaciones como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han desarrollado estudios, en los que se ha definido que la prevención primaria, es decir, evitar que el individuo consuma drogas por primera vez, es la clave para atacar el problema. Entendiendo que uno de los factores que inducen al consumo de drogas es la falta de orientación correcta, y una mala comunicación con los padres, se han desarrollado campañas en escuelas para despertar en niños adolescentes consciencia del impacto que generan las drogas. Entre las políticas llevadas a cabo por múltiples naciones se encuentra el desarrollo de actividades extra-escolares que mantienen a los niños y adolescentes en ambientes saludables, donde se evita que el ocio los lleve a incurrir en el uso de estas sustancias. La presencia en escuelas de tutores y consejeros, ponen al alcance de ellos asesoría oportuna, que les permitan trazar planes y metas y despejar dudas de manera correcta.

Adicional a la campaña preventiva, como parte de las acciones orientadas a minimizar el impacto de este problema social, se han desarrollado tratamientos para dar apoyo a aquellos que han desarrollado la adicción. Sumado al proceso de desintoxicación se han desarrollado terapias complementarias para reducir la posibilidad de recaídas. Entre varias, se pueden nombrar: la terapia cognitivo-conductual, que está basada en la teoría del aprendizaje social, que afirma que la conducta de consumo es aprendida, y por lo tanto se puede desaprender mediante la adquisición de aptitudes diferentes; la terapia motivacional busca lograr que las personas vean los cambios en su comportamiento; y por último se encuentra la conocida intervención de los doce pasos, la que consiste en un modelo de recuperación, basado en la terapia desarrollada por el grupo Alcohólicos Anónimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.