Saltar al contenido

3 consejos para dominar la autodisciplina

Una de las quejas más extendida entre la mayoría de las personas es lo difícil que es mantener la autodisciplina, como en el caso de apagar la alarma del despertador para ir a ejercitarse por las mañanas o comer excesivamente en una celebración a pesar de estar a dieta.

Todos tenemos nuestros puntos fuertes y débiles, pero la clave es centrarse en lo positivo y minimizar los impactos que causan nuestras debilidades

autodisciplina

La vida es bastante difícil en sí, por lo tanto a veces es importante darse un descanso y no es necesario castigarse por cada pequeño error. Con razón de ayudar a ordenar aquellas áreas de nuestras vidas que lo requieran, se pueden seguir los siguientes tres consejos para mejorar la autodisciplina a partir de hoy.

1. Cuidar muy bien de nosotros mismos tanto física como mental y espiritualmente. Cuando uno está agotado es muy difícil encontrar motivación para salir, así como cuando uno está cansado, estresado o molesto es más propenso a romper la dieta para bajar de peso ante un rico chocolate. Cuanto menos ejercicio hago, menos ejercicio tengo ganas de hacer. Cuando tomamos las riendas de nuestra vida y nos hacemos cargo de nuestras necesidades básicas, comenzamos a sentirnos mejor y está garantizado que la autodisciplina aumenta maravillosamente.

Vídeo “Tener fuerza de voluntad”

2. Tener muy claro cuales son los objetivos que queremos alcanzar.

Si nuestra meta es adelgazar porque tenemos un evento importante en unos meses, debemos visualizar como queremos vernos y también encontrar una inspiración que nos ayude a lograr el objetivo. Una buena idea sería buscar una foto de tiempos en que tuvimos unos kilos menos o comprar un hermoso vestido del tamaño al cual queremos llegar. En el caso de que anhelemos cancelar deudas anteriormente contraídas, debemos imaginar lo glorioso que será el momento en el cual ya no debamos más dinero. Podemos escribir las palabras de emoción que sentiremos al lograr nuestra meta y ubicarlas en algún lugar visible para que al leerlas todos los días. Nos ayudarán en el camino de concretar lo que deseamos y mantener la autodisciplina.

3. Esforzarse uno mismo hasta que se convierta en rutina. Muchas veces tenemos que poner esforzarnos para realizar ciertas actividades, que por más de que nos cuesten esfuerzo sabemos que es algo que nos hace bien y nos aporta felicidad. Por ejemplo, si ponemos esfuerzo en obligarnos a ir al gimnasio, a pesar del cansancio de la vida diaria, poco a poco esta actividad se va a ir convirtiendo en rutina y llegaremos a disfrutarla. Al cabo de un tiempo, el cuerpo empezará a mostrar los cambios del ejercicio realizado y esto será motivo suficiente para mantener la autodisciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.