Guía completa para tener una buena salud emocional

Las personas emocionalmente sanas tienen control de sus emociones y su comportamiento. Son capaces de manejar los desafíos de la vida, construir relaciones fuertes y recuperarse de los contratiempos. Pero del mismo modo que se requiere de un esfuerzo para construir o mantener una buena salud física, lo mismo ocurre con la salud mental y emocional.

Antes de que leas los consejos que te tengo preparados, te dejo con un breve vídeo (30 segundos) que elaboré hace tiempo y que trata sobre este tema del bienestar emocional.

Este vídeo refleja una simple idea que es una de las claves para que comprendas cómo funciona la felicidad:

Mejorar tu salud emocional puede ser una experiencia gratificante, un beneficio para todos los aspectos de tu vida, incluida la mejora de tu estado de ánimo y la construcción de la resiliencia.

¿Qué es la salud mental o la salud emocional?

La salud mental o emocional se refiere al bienestar psicológico general. Comprende cómo te sientes acerca de ti mismo, la calidad de tus relaciones y tu capacidad para manejar tus sentimientos y hacer frente a las dificultades.

La buena salud mental no es sólo la ausencia de problemas de salud mental. Estar mentalmente o emocionalmente saludable es mucho más que estar libre de la depresión, ansiedad u otros problemas psicológicos. Más que la ausencia de la enfermedad mental, se refiere a la presencia de características positivas.

Las personas que están mental y emocionalmente saludables tienen las siguientes características:

* Un sentimiento de satisfacción.

* Un entusiasmo por la vida y la capacidad de reír y divertirse.

* La capacidad de lidiar con el estrés y recuperarse de la adversidad.

* Un sentido de significado y propósito, tanto en sus actividades como en sus relaciones.

* La flexibilidad para aprender cosas nuevas y adaptarse al cambio.

* Un equilibrio entre el trabajo y el juego, el descanso y la actividad.

* La capacidad de construir y mantener relaciones satisfactorias.

* Confianza en sí mismo y una autoestima alta.

Estas características positivas de la salud mental y emocional te permiten participar en la vida a través de actividades productivas y significativas. Estas características positivas también te ayudan a hacer frente los desafíos de la vida.

El papel de la resiliencia en la salud mental y emocional.

Las personas con buena salud emocional tienen la capacidad de recuperarse de la adversidad, el trauma y el estrés. Esta capacidad se denomina resiliencia. Tienen las herramientas para hacer frente a situaciones difíciles y mantener una actitud positiva.

15 maneras de aumentar tu resilienciaEste artículo se centra en varias formas de aumentar la resiliencia con el fin de tener la capacidad de hacer frente los problemas diarios.

Uno de los factores clave para la resiliencia es la capacidad de equilibrar el estrés y las emociones. La capacidad de reconocer tus emociones y expresarlas adecuadamente ayuda a evitar quedarse atascado en la depresión, ansiedad u otros estados de ánimo negativos.

Otro factor clave es tener una red social de apoyo fuerte.

La salud física está relacionada con la salud mental y emocional.

El cuidado de tu cuerpo es un poderoso paso hacia una buena salud mental y emocional. La mente y el cuerpo están unidos. Cuando mejoras tu salud física, automáticamente experimentas un mayor bienestar metal y emocional. Por ejemplo, el ejercicio no sólo fortalece el corazón y los pulmones, también libera endorfinas, unas poderosas sustancias químicas que nos dan energía y elevan nuestro estado de ánimo.

Tu estilo de vida afecta a cómo te sientes física y emocionalmente:

* Descansa lo suficiente. Para tener una buena salud mental y emocional, es importante cuidar de tu cuerpo. Eso incluye dormir lo suficiente. La mayoría de las personas necesitan de siete a ocho horas de sueño cada noche para poder funcionar de manera óptima.

* Aprende lo básico para una correcta nutrición. El tema de la nutrición es complicado y no siempre es fácil de ponerlo en práctica. Pero cuanto más se aprende acerca de lo que comes y cómo afecta a tu energía y estado de ánimo, mejor te sientes.

* Haz ejercicio para aliviar el estrés y levantar tu estado de ánimo. El ejercicio es un poderoso antídoto contra el estrés, la ansiedad y la depresión. Busca maneras de añadir pequeñas actividad a tu día, como subir las escaleras en vez de coger el ascensor o ir de paseo. Si quieres tener una buena salud física y mental, trata de hacer al menos 30 minutos de ejercicio diario.

* Obtener una dosis de luz solar todos los días. La luz del sol eleva el estado de ánimo, así que trata de conseguir por lo menos de 10 a 15 minutos de sol al día. Esto lo puedes lograr haciendo ejercicio o dando un paseo con un amigo.

* Limita el alcohol, evita el tabaco y otras drogas. Son estimulantes que te hacen sentir bien en el corto plazo, pero a largo plazo suponen consecuencias negativas para tu salud física y emocional.

Mejorar la salud mental y emocional cuidando de ti mismo.

Con el fin de mantener y fortalecer tu salud mental y emocional, es importante prestar atención a tus propias necesidades y sentimientos. No dejes que el estrés y las emociones negativas se acumulen. Trata de mantener un equilibrio entre tus responsabilidades diarias y las cosas que te gustan. Si cuidas de ti mismo, vas a estar mejor preparado para hacer frente a los desafíos.

Cuidar de sí mismo implica el continuar con las actividades que naturalmente liberan endorfinas y contribuyen a sentirse bien. Además del ejercicio físico, las endorfinas también se libera naturalmente cuando:

* Haces cosas que positivamente afectan a los demás. Ser útil a los demás y ser valorado por lo que haces puede ayudar a construir una autoestima sana.

* Desarrollar la auto-disciplina. El auto-control, también produce naturalmente endorfinas y te puede ayudar en momentos de desesperación, impotencia y otros pensamientos negativos.

* Aprender o descubrir cosas nuevas. Piensa en ello como un “caramelo intelectual”. Haz cursos de formación de aquello que te interese, lee, visita un museo, aprende un nuevo idioma o simplemente viaja a un lugar nuevo.

* Disfruta de la belleza de la naturaleza o del arte. Los estudios demuestran que un simple paseo por un jardín puede reducir la presión arterial y reducir el estrés. También es efectivo un paseo por una galería de arte, admirando la arquitectura de una ciudad o sentado en una playa.

* Administra tus niveles de estrés. El estrés tiene un severo impacto en la salud mental y emocional, por lo que es importante mantenerlo bajo control. Aunque no todos los factores de estrés se pueden evitar, las estrategias de manejo del estrés pueden ayudar a que las cosas vuelvan a su equilibrio.

* Controla tus pensamientos. Trata de evitar los pensamientos automáticos negativos. Drenan tu energía y desencadenan sentimientos de ansiedad, miedo y depresión.

Más consejos y estrategias para cuidarse a sí mismo:

* Apelar a los sentidos. Mantén la calma y recarga tu energía apelando a los cinco sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto. Escucha la música que te anima, camina por algún lugar que te agrade visualmente (el monte es muy adecuado para este propósito), acaricia a la persona que amas, cómprate ese perfume que tanto te gusta y saborea tu comida preferida.

* Participa en un trabajo significativo y creativo. Haz cosas que desafían tu creatividad y te hacen sentir productivo aunque no te paguen por ello. Cosas como la jardinería, dibujar, escribir, tocar un instrumento o construir algo en tu taller.

* Hazte con una mascota. Sí, las mascotas son una responsabilidad, pero el cuidado de un ser vivo te hace sentirte necesitado y amado. No hay amor tan incondicional como el amor que una mascota te puede dar. Los animales también te obligan a salir de la casa para hacer ejercicio y exponerte a nuevas personas y lugares.

* Convierte tu tiempo libre en una prioridad. Vete a ver una película divertida, da un paseo por la playa, escucha música, lee un buen libro o habla con un amigo. El juego es una necesidad para una buena salud emocional y mental.

* Tómate un tiempo para contemplar y apreciar las cosas. Piensa en aquellas cosas que estás agradecido. Meditar, rezar, disfrutar de la puesta de sol o simplemente tomar un momento para prestar atención a lo que es bueno, positivo y hermoso.

Todo el mundo es diferente, no todo será igualmente beneficioso para todas las personas. Algunas personas se sienten mejor relajándose y ralentizando sus movimientos mientras que otros necesitan más actividad, más excitación o estimulación para sentirse mejor. Lo importante es encontrar actividades que te gusten y que te ayuden a motivarte.

Las relaciones sociales: el fundamento para una buena salud emocional.

No importa cuánto tiempo dediques a la mejora de tu salud mental y emocional, todavía necesitarás la compañía de otros para sentirte pleno. Los seres humanos somos criaturas sociales con una necesidad emocional de relaciones y conexiones positivas con los demás. Nosotros no estamos destinados a sobrevivir, y mucho menos prosperar, en forma aislada. Nuestros cerebros sociales anhelan compañerismo, aun cuando la experiencia nos haya vuelto tímidos y desconfiados con los demás.

La interacción social también te puede ayudar a reducir el estrés. La clave es encontrar una relación de apoyo con alguien que sea un “buen oyente”, alguien con el que puedas hablar con regularidad, preferiblemente cara a cara. Un buen oyente percibirá los sentimientos detrás de las palabras y no te interrumpirá ni juzgará. ¿Cuál es la mejor manera de encontrar un buen oyente? Convertirte tu mismo en un buen oyente. Desarrolla una amistad con alguien con el que puedas hablar con regularidad y apoyaos mutuamente.

Trucos y estrategias para conectarte con los demás:

* Apaga el televisor o tu ordenador. La comunicación es en gran medida una experiencia no verbal que requiere que estés en contacto directo con otras personas, así que no descuides tus relaciones del mundo real en favor de la interacción virtual.

* Dedica tiempo cada día a estar con gente que te gusta. Elige amigos, vecinos, colegas y miembros de la familia que sean optimistas, positivos y se interesen por ti.

* Voluntariado. Hacer algo que ayuda a los demás tiene un efecto beneficioso sobre cómo te sientes. Escuelas, iglesias, organizaciones no lucrativas de todo tipo dependen de voluntarios para su supervivencia.

Factores de riesgo para tu salud mental.

* Falta de apego con tu cuidador en la infancia. Sentirse solo, aislado, inseguro, o confundido durante la infancia puede dejar graves secuelas aunque superables totalmente.

* Un trauma o la pérdida de un ser especialmente querido durante la infancia. Muerte de uno de los padres u otras experiencias traumáticas, como la guerra o una larga hospitalización.

* Indefensión aprendida. Las experiencias negativas que conducen a la creencia de que eres incapaz de afrontar las dificultades y que tienes poco control sobre las situaciones en tu vida.

* La enfermedad, especialmente cuando es crónica, discapacitante, o te aísla de los demás.

* Los efectos secundarios de los medicamentos, especialmente en las personas mayores que son los que más usan tratamientos farmacológicos.

* Abuso de drogass. El abuso de alcohol y otras drogas puede causar problemas de salud mental preexistentes o crear nuevos problemas mentales o emocionales peores.

Los factores de riesgo puede contrarrestarse con factores de protección, como las relaciones fuertes, un estilo de vida saludable y las estrategias de afrontamiento para manejar el estrés.


7 comentarios

  1.   Maria José Onandía dijo

    Un tema muy actual e interesante. No sólo es salud la salud física , sino que también hay que cuidar la emocional poruqe si no, podremos enfermar físicamente también.

  2.   Cielo Ruby B dijo

    Que buenos concejos gracias.

  3.   ERIKA LARREATEGUI dijo

    MU BUENO E INTERESANTE

  4.   Juan dijo

    Trataré de seguir estos consejos

    1.    Juan dijo

      aunque de la teoría a la práctica hay un buen trecho

  5.   un humano te dijo

    Que trabajo tan bien hecho. Te felicito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.