Saltar al contenido

Controlar el miedo

En este artículo vas a aprender 4 pasos para controlar el miedo una vez que lo identifiques.

Todos tenemos miedo de algo. Sin embargo, muchos de esos miedos no existen. Tienes que aceptarlo.

Controlar el miedoEl 99% de las veces nuestros miedos nunca llegan a cumplirse. Somos víctimas de nuestra propia creación de pensamientos irracionales. Nos convertimos en zombies arrastrando los pies por la vida. El miedo drena nuestra energía, nuestra alegría de vivir.

Los temores son como matones. Al enfrentarse a ellos, huyen. Cuando los retan, se funden y se disipan.

¿A qué tenemos miedo?

1) Al fracaso: lo que realmente tememos es a la aparición de un fracaso.

3) Al envejecimiento: lo que realmente tememos es a nuestra percepción del envejecimiento y a la pérdida de nuestra juventud. La vida es bella a cualquier edad.

4) Al cambio: tenemos miedo a la incertidumbre, la ambigüedad.

5) A la pérdida: pero no percibimos todo lo que tenemos en este momento y podemos tener en el futuro.

6) A la muerte: pero estamos vivos ahora, y, de todos modos, no sé qué significa la muerte.

Los únicos elementos de miedo que son reales son los sentimientos desagradables que acompañan a tener miedo: la ansiedad, la tensión, los pensamientos negativos rumiantes y los síntomas físicos desagradables.

¿Cómo controlar el miedo?

1) Reta a tus pensamientos: desafía al miedo con hechos que lo desarmen.

2) Adopta medidas prácticas: si tus temores tienen alguna validez, entonces toma las acciones necesarias para mitigar el potencial problema. Las consecuencias resultantes rara vez son tan malas como el miedo y, a menudo, traen consigo algo positivo.

3) La trampa de la necesidad de aprobación: muchos temores giran en torno a nuestra necesidad de aprobación de los demás. Deja de lado esta necesidad de aprobación externa y sólo apruébate a tí mismo.

4) Ver la vida como una aventura divertida: nunca se sabe lo que va a estar tras la esquina, tal vez algo maravilloso, tal vez algo difícil. Pero el paisaje está cambiando siempre, y siempre estamos aprendiendo y creciendo.

Si has pasado toda una vida viviendo con miedo, tendrás que emplear tiempo en cambiar tus hábitos de pensamiento.