Saltar al contenido

¿Cuáles son las necesidades básicas del ser humano?

El ser humano es ente complejo, ya que, en el desarrollo de sus actividades cotidianas, requiere que se ejecuten en forma continua una serie de procesos que son los que permiten un desempeño integral y equilibrado. Desde un punto de vista global y primitivo podemos afirmar que todo lo que realizamos, se traduce en un consumo de energético, por lo que estar atentos a la satisfacción de las necesidades básicas del ser humano, es una garantía de salud y bienestar.

Adicional a esto, debemos recordar, que, aunque la satisfacción de aquellos requerimientos que condicionan el bienestar físico es de suma importancia, en el caso de los humanos el término necesidad es un poco más complejo, y su satisfacción no solo contempla la ejecución de acciones que le permiten sobrevivir, si no que también hay que extendernos a los ámbitos mental y social, velando por la satisfacción en estas áreas.

Concepto de una necesidad básica

Muchos han sido los estudios en torno al concepto de necesidad, y el origen de las polémicas en torno a este punto han estado asociadas a que como tal la definición, clasificación y comprensión de las necesidades básicas del ser humano resulta complicada, por lo que su interpretación ha desencadenado opiniones contrastantes. Como resultado de las dos corrientes más destacadas en esta área, se establece que las personas partidarias a posturas relativistas consideran que las necesidades se establecen en función de factores de diferente naturaleza como sexo, edad, raza, cultura y las normas sociales, los cuales constituyen elementos claves que influyen en el desarrollo de las necesidades, y por supuesto en los mecanismos adquiridos como medio de satisfacción de las mismas. Por tal motivo esta corriente mantiene la creencia de que las necesidades básicas del ser humano no son un factor universal, sino que tienen un concepto variable y ajustable a las peculiaridades concretas del individuo.

Por otro lado, según lo expresado por quienes han adoptado una posición universalista en este tema, se piensa que debe haber algo independiente a los gustos y preferencias individuales, que puede producir un prejuicio grave para todos. Según esta perspectiva, las necesidades básicas pueden determinarse como objetivas y universales, considerando que las mismas surgen de igual manera en los diferentes individuos.

Hoy en día es más aceptado el concepto relativista, ya que considera la forma en que el individuo reacciona, considerando sus particularidades, al estimulo que desencadena la necesidad. Y si bien, es posible definir un patrón general que describa las condiciones que pueden desencadenar en necesidades de uno u otro tipo, lo cierto es que el factor de la individualidad marca una pauta importante.

Para el psicólogo Talcott Parsons, quien estudió cómo se modela y modifica la acción individual respecto a determinados objetivos, ciertas personas y determinados símbolos culturales se asimilan como modelos para las valoraciones y juicios. Por lo que, de acuerdo a sus estudios, las necesidades humanas serían el resultado de la internalización en el sistema de personalidad de las pautas culturales que están institucionalizadas. Por su parte, el sociólogo Robert Merton cuestiona que acciones en el ámbito cultural, sean la única forma de satisfacer una necesidad, ya que las mismas van transformándose con él tiempo y deben observarse los factores que intervienen para renovar los conocimientos.

Las necesidades básicas del ser humano, han sido descritas atendiendo a varios enfoques:

  • Como una carencia: Desde esta percepción se considera que no se poseen los medios al alcance para cubrirlas, y que su satisfacción supone un objetivo prioritario para la persona. Esta percepción implica la restricción de su espectro a lo puramente fisiológico, que es precisamente el ámbito en que una necesidad asume con mayor fuerza y claridad la sensación de que algo falta.
  • Como valor de uso: Bajo esta percepción se conciben los objetos como valores simbólicos orientados a satisfacer requerimientos.
  • Como valor social: Las necesidades humanas se conciben como un agente motivante para el establecimiento de relaciones sociales y de las pautas culturales, orientadas a la satisfacción de estas necesidades.
  • Como impulso: Se entiende como una fuerza motivadora generada por un estado de carencia. Se busca la consecución de necesidades de forma creciente y jerarquizada. Esto quiere decir, que el surgimiento de una necesidad motiva la acción inconsciente e impulsiva, orientada al solventar ese requerimiento.
  • Como proceso: Ya que no son simplemente un elemento de conexión entre personas. Las necesidades permiten a los individuos la capacidad de establecer ciertos niveles de relación consigo mismos. En cierta forma estas constituyen un lenguaje corporal que nos hacen conscientes de los procesos internos de nuestro organismo, de los cuales somos participes.

Tipos de necesidades básicas del ser humano

 

Tipo físico

 

Son aquellas que permiten la adecuada ejecución de los procesos internos en el organismo, garantizando el bienestar físico. Entre ellas podemos mencionar:

  • Liberación de energía a partir de los alimentos,
  • Protección contra lesiones,
  • Coordinación interna y reproducción.

Satisfacción de una necesidad física: La necesidad continua de energía genera estímulos que hacen trabajar a los sentidos y los músculos esqueléticos para obtener alimentos, una vez se impulsados por el instinto ingresamos a nuestro sistema los alimentos, el aparato digestivo trabaja en el desdoblamiento de los alimentos para producir compuestos asimilables y desechar los materiales no digeridos. Los pulmones, por su parte, trabajan para aportar el oxígeno para la combustión de la comida y la eliminación del dióxido de carbono producido; el aparato urinario trabaja en eliminar otras sustancias de desecho disueltas, provenientes de la actividad celular; a la piel y los pulmones para disipar el exceso de calor (en el cual se degrada finalmente la mayor parte de la energía de los alimentos), y al aparato circulatorio para movilizar todas estas sustancias hacia las células donde se requieren, o eliminar las que ahí se producen.

Como puede observarse, el cuerpo humano es la resultante de un complejo sistema donde cada acción se engrana para garantizar un rendimiento global, y ese continuo estado de operatividad deriva en estímulos que nos inducen a desarrollar actividades para garantizar los requerimientos de cada actividad.

 

Socio- afectivas

 

Estas necesidades básicas del ser humano estan definidas por el hecho de que el ser humano es un ente social, determinado a crear vínculos con sus semejantes, por lo que desarrolla la necesidad de interactuar con otras personas, de ser aceptado y formar parte de un círculo o grupo social (identidad social) y la de demostrar sentimientos de afecto (y recibirlos).

Se incluye la necesidad de encontrar reconocimiento a nuestro valor como ser humano, de ser querido y amado, mediante la manifestación de nuestras virtudes y nuestras capacidades para avanzar y conseguir cosas.

Bajo esta dimensión esencial, se desarrolla la fuerza de vínculos de apego que nos dan confianza y que nos ayudan a crecer. La primera fuente de amor a la que accedemos son nuestros padres y familia, siendo el primer círculo social encargado de darnos reconocimiento, respeto y cariño, nuestra relación con ellos determina el desarrollo de la autoestima, y la madurez en nuestras relaciones sociales con amigos y pareja.

 

Identidad

 

Constituyen el deseo del ser humano de ser reconocido, y reconocerse a si mismo, a través de elementos que termina por asumir como propios de él. Impulsados por este tipo de necesidad el ser humano establece vínculos con lugares, personas y adjetivos.

 

Superación personal (Autorrealización)

 

Acá podemos englobar la parte del crecimiento individual, y el éxito en el ámbito personal. Estas necesidades son decisivas en el establecimiento de metas y consecución de los objetivos. Las personas que se autorrealizan siguen las conductas acordes con su sentido del deber. Para que una persona obtenga la autorrealización debe satisfacer muchas necesidades previas para que éstas no interfieran ni utilicen energías que están abocadas a este desarrollo.

Una persona que logra su autorrealización se caracteriza por:

  • Mostrar punto de vista realista ante la vida.
  • Aceptación de sí mismo y satisfacción de sus características individuales. Adicional a esto, manifiesta aceptación hacía los demás y del mundo que les rodea.
  • Preocupación por el bienestar de sus semejantes.
  • Espontaneidad
  • Necesidad de intimidad y un cierto grado de distanciamiento.
  • Independencia y capacidad para funcionar por su cuenta.

 

Seguridad

 

Las necesidades básicas del ser humano, orientadas por la necesidad de protección son abarcadas en este estadio. El individuo busca establecer condiciones que los protejan de las hostilidades del entorno, mediante la creación de un sistema de vivienda adecuado y de sistemas de seguridad. Se caracterizan por el afán de la persona por disfrutar de la seguridad o protección. Incluyen una amplia gama de necesidades relacionadas con el mantenimiento de un estado de orden y seguridad.

Dentro de estas necesidades se encontrarían las necesidades de:

  • Sensación de seguridad.
  • Estabilidad.
  • Mantener un orden.
  • Protección.
  • La necesidad de dependencia (generar sensación de seguridad mediante la presencia de un tercero)

Las necesidades de seguridad muchas veces son expresadas a través del miedo, algunas manifestaciones de esto son: el miedo a lo desconocido, el miedo al caos, el miedo a la ambigüedad y el miedo a la confusión.

 

Libertad

 

Los metafísicos contraponen habitualmente la libertad y la necesidad como conceptos que se excluyen mutuamente, afirmando algunos que la voluntad es absolutamente libre, es decir, que no está condicionada por nada. Sin embargo, es innegable que en el individuo existe una lucha constante que busca actuar sin factores condicionantes que limiten la ejecución del libre albedrío.

Maslow y su descripción

Abraham Maslow fue un psicólogo humanista de origen americano, quien es famoso por el desarrollo de una clasificación denominada “la pirámide de Maslow”, la cual constituye una jerarquización de las necesidades de distinta naturaleza que se desarrollan en el ser humano.

Él definió en su pirámide las necesidades básicas del ser humano estableciendo un orden de relevancia en el que las necesidades más básicas fueron situados en la base de la pirámide y las más relevantes o fundamentales en el ápice de la misma. Este modelo se basa en la premisa de que, a medida que las necesidades van siendo satisfechas o logradas surgen otras de un nivel superior o mejor. En la última fase se encuentra lo que el define como un estado de bienestar absoluto denominado autorrealización, que más que un nivel de plena felicidad o armonía, constituye el alcance de una visión elevada.

Dentro de esta estructura, cuando las necesidades de un nivel son satisfechas, no se produce un estado de apatía, sino que el foco de atención pasa a ser ocupado por las necesidades del próximo nivel y que se encuentra en el lugar inmediatamente más alto de la jerarquía siendo estas necesidades las que buscan satisfacer. La teoría de Maslow plantea que las necesidades inferiores son prioritarias, y, por lo tanto, su intensidad es más potente que las necesidades superiores de la jerarquía

Consta de 5 niveles, en el que los cuatro primeros pueden ser agrupados como necesidades de déficit y el nivel superior se le denomina como una necesidad del ser. Se establece que la diferencia entre ambos niveles radica en que mientras las necesidades de déficit pueden ser satisfechas, las necesidades del ser son una fuerza impelente continua.

Los 5 niveles de Maslow

  • Fisiología básica: Son necesidades básicas del ser humano, derivadas de los procesos del organismo orientados a mantener la homeostasis, dentro de estas se incluyen: comer, respirar, dormir, regulación de homeostasis, necesidades sexuales, etc.
  • Seguridad: Surgen de la necesidad de que la persona se sienta segura y protegida.
  • Afiliación: Definen el desarrollo afectivo del individuo, son las necesidades de asociación, participación y aceptación.
  • Reconocimiento: Se refieren a la manera en que se reconoce el trabajo del personal, se relaciona con la autoestima.
  • Autorrealización: Son las más elevadas, se hallan en la cima de la jerarquía, a través de su satisfacción personal, encuentran un sentido a la vida mediante el desarrollo de su potencial en una actividad.

Mecanismo de desarrollo:  En este modelo, cuando las necesidades de niveles bajos son satisfechas, comienzan a aparecer y predominar las de los niveles más altos.  Si una vez han sido superadas las carencias de los niveles de abajo vuelven a aparecer, se produce una tensión en el organismo. La necesidad que en determinado momento domine, es la que movilizará las fuerzas del organismo (como impulso motivador), con el objeto de atenderla. Toda persona posee siempre más de una motivación, y los niveles actúan conjuntamente en el organismo y dominan las necesidades más elevadas sobre las más bajas, desde que estas se hayan adecuadamente satisfecho o atendido. Su efecto sobre el organismo es siempre global y de conjunto y nunca aislado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.