Saltar al contenido

El Dalai Lama nos desvela lo que está alimentando nuestra ansiedad

dalai lama y la ansiedad

La ansiedad se apodera cada vez de más personas en todo el mundo, sobre todo en los llamados países desarrollados. Las consultas en Internet relacionadas con la ansiedad aumentan cada mes que pasa.

Es curioso porque cada vez tenemos más comodidades. La tecnología avanza y nos aporta confort y comodidad en cualquier ámbito de la vida. Entonces, ¿por qué estamos cada vez más ansiosos?

Según un artículo publicado por el Dalai Lama en el New York Times, es porque la gente en los países occidentales están sintiendo que ya no son necesarios.

El ser humano tiene un deseo natural de servir a nuestros semejantes, hombres y mujeres. Como los sabios budistas del siglo XII enseñaron: “Si uno enciende un fuego para los demás, también iluminará su propio camino”.

La investigación respalda esta afirmación.

Un estudio encontró que los estadounidenses que dan prioridad a hacer el bien a sus semejantes son casi dos veces más propensos a decir que están contentos con sus vidas. En esencia, cuanto más ayudamos a los demás, más felices somos.

De acuerdo con el Dalai Lama, esto ayuda a explicar por qué el dolor, la indignación, la frustración, la ansiedad y la depresión están asolando los países avanzados.

“El problema no es la falta de riquezas materiales. Es el creciente número de personas que sienten que ya no son útiles o necesarios para los demás”.

Según el Dalai Lama, hay dos maneras de resolver esta situación:

1) Cada mañana, cuando te levantes hazte la siguiente pregunta: ¿Qué voy hacer hoy para ayudar a X persona? Define un hecho concreto para una determinada persona. Si son más personas mucho mejor.

Haz un compromiso cada mañana contigo mismo. Tu objetivo fundamental y personal va ser ayudar a esa determinada persona.

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de hacer de esto un hábito.

Si estás en un puesto de responsabilidad, tu compromiso será mayor. Tienes que orientar tu trabajo a servir a los demás, a proporcionarles bienestar, ya sea con tu servicio, con tus hechos, con tus palabras…

2) El segundo modo de ser más felices corresponde a todos como sociedad.

“Los líderes tienen que reconocer que una sociedad compasiva debe crear una gran cantidad de oportunidades para tener un trabajo significativo. Una sociedad compasiva debe proporcionar a los niños una educación y formación que enriquezca sus vidas, dotarles una mayor comprensión ética y de unas habilidades prácticas que pueden conduzcan a la seguridad económica y la paz interior. Una sociedad compasiva debe proteger a los vulnerables garantizando al mismo tiempo que estas políticas no atrapan a la gente en la miseria y la dependencia”.

Quizás te interese “7 consejos del psiquiatra para ayudarte a controlar la ansiedad

Para acabar con este artículo, te dejo con una conferencia que vi ayer y que va muy en línea con lo que aquí se ha escrito. Se trata de cómo podemos encontrar nuestro propósito en la vida y, en definitiva, ser más felices:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.