Delirium tremens: un grave problema para las personas alcohólicas

Son muchas las personas que son alcohólicas en nuestra sociedad. El alcohol está bastante inmerso en las comunidades haciendo que su consumo sea demasiado fácil para muchos. Es aceptado por la cultura y que una persona beba alcohol no está mal visto de ninguna manera. De hecho, es común ver en fiestas cómo las personas beben e incluso se exceden. El delirium tremens es una grave afección que pueden sufrir las personas que consumen alcohol.

No hay que dejar de lado que el consumo de alcohol es adictivo y hace que las personas pierdan el control de ellos mismos. Una persona borracha es capaz de hacer cosas sin ser consciente de lo que está haciendo, arrepintiéndose después y sin llegar a entender cómo se nubló tanto su juicio. En realidad, sí es fácil de entender, el alcohol nubla el juicio de las personas.

Por si fuese poco, el alcohol también puede hacer que las personas sean dependientes a esta sustancia, el organismo se acostumbra a ella y la persona se acostumbra a la sensación que le proporciona. Esta dependencia no solo se siente cuando se toma la sustancia, si no que también aparece cuando se deja de tomar. Aparecerá el síndrome de abstinencia que puede tener niveles extremos como cuando se padece el delirium tremens.

Delirium tremens

El delirium tremens es un tipo de delirium (síndrome neuropsiquiátrico agudo y reversible) causado por una enfermedad médica o en este caso, por un consumo de sustancias (alcohol u otros tipos de sedantes) y aparecen síntomas neuropsiquiátricos.

Es un trastorno cognitivo con dos formas de manifestarse la hipoactiva o letargo o la hiperactiva o frenitis. En ambos casos es un fallo en el cerebro que se manifiesta como enfermedad cerebral. Se han utilizado muchos términos a lo largo de la historia para hacer referencia al delirium tremens, como por ejemplo: trastorno confusional agudo, psicosis o encefalopatía metabólica. En la actualidad el término ‘delirium’ está recogido en el Manual Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Pero el delirium tremens aparece cuando existe un cuadro de confusión agudo por culpa de la abstinencia del alcohol. Cuando un alcohólico bebe de forma crónica se crea una dependencia mental y física y cuando se interrumpe esta ingesta de alcohol, puede aparecer el síndrome de abstinencia entre las 4 y las 72 horas posterior a la interrupción.

Lo más común es encontrar a personas alcohólicas que dejan de beber que padecen el delirium tremens, pero también puede ocurrir en personas con traumatismos, infecciones o enfermedades.

Síntomas y diagnóstico

Un gran número de personas que se ven afectadas por el delirium tremens lo recuerdan como una experiencia desagradable y muy estresante en sus vidas. Los síntomas son molestos y lo pasan mal. Para poder diagnosticar este trastorno es necesario tener en cuenta una serie de características muy específicas. La persona debe tener las siguientes características:

  • Alucinaciones e ilusiones auditivas y también visuales. Son muy angustiantes y pasan mucha ansiedad y agitación como resultado.
  • Ideas delirantes. Esto es pensar cosas que no corresponden con la realidad.
  • Alteración de la conciencia
  • Cambios en las funciones cognitivas
  • Temblores
  • Agitación extrema
  • Hiperatividad o letargo
  • Ansiedad
  • Terror

Normalmente estos períodos de delirium tremens pueden durar horas o incluso días. Pueden aparecer y desaparecer de forma intermitente durante el día.

Es imprescindible diagnosticar la afección porque si no se detecta puede ser mortal. Cuando se padece este trastorno se requiere un ingreso hospitalario urgente ya que la persona que lo padece puede tener lesiones graves o mortales de forma accidental. Puede causarse daños a sí mismo o causarlo a otros por su estado de confusión y delirios, o incluso también, por las alucinaciones que padece. Todo esto puede hacerle actuar sin control racional y por tanto, puede tener conductas altamente peligrosas.

Al mismo tiempo que ocurre las características citadas más arriba, también puede presentar convulsiones en los casos más graves pudiendo ser mortal. Por este motivo, si una persona padece delirium tremens deberá ser tratado inmediatamente.

Fases

Existen diferentes fases que merece la pena saber para poder identificarlas a tiempo:

  • Primera fase: ansiedad, taquicardia, sudores, mareos, inquietud, imposibilidad de dormir.
  • Segunda fase: 24 horas después de los primeros síntomas aparecen los temblores y una sudoración intensa. En esta fase ya pueden aparecer las convulsiones.
  • Tercera fase: es el estado de alteración de conciencia que se conoce como obnubilación. Confusión aguda y desorientación. Alucinaciones visuales, auditivos, delirios… gran sensación de angustia.

Tratamiento

En cuanto se diagnostican los primeros síntomas es imprescindible que la persona acuda a un hospital para ser atendido por profesionales sanitarios adecuados, su vida está en juego. El objetivo del tratamiento es que la persona no se muera y evitar complicaciones. Se intentarán aliviar los síntomas que padecen tan extremos y se seguirán continuamente sus señales vitales.

intentarán mantener a la persona tranquilizado con diferentes medicamentos como el diazepam u otros para conseguir su sedación y también se mantendrá un control de la hidratación y la administración de vitaminas para que el organismo se estabilice a niveles normales. También se puede administrar medicamentos anti psicóticos para controlar las alucinaciones o los delirios.

Se necesitará posteriormente hacer evaluaciones psicológicas y psiquiátricas para saber si necesita algún tipo de tratamiento. Si existe peligro de dependencia o abuso es importante que exista un tratamiento específico para cada caso.

El papel de los familiares es fundamental. Los médicos y profesionales de salud mental deberán primero explicar a los familiares lo que ha ocurrido y la causa. La necesidad de encontrar un tratamiento adecuado no solo para mejorar el estado físico, si no también para mejorar el estado emocional y mental de la persona afectada. En todo caso, será importante que la persona deje de tener esa dependencia hacia el alcohol y se deberá trabajar junto con un profesional de salud mental para poder dejar el alcohol para siempre. Es posible que los terapeutas aconsejen a la persona afectada y a sus familiares acudir a grupos de apoyo para encontrar en experiencias de otras personas el consuelo y la motivación para tener una vida mejor.


Categorías

Psicología, Trastornos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.