Qué es la demencia senil: entender senil y demencia

hombre con demencia senil

Es posible que a lo largo de tu vida te hayas encontrado con personas mayores que han tenido demencia senil en sus vidas y hayas podido contemplar el deterioro atroz de sus capacidades cognitivas. La demencia senil es un problema que padecen millones de personas mayores en todo el mundo.

Pero para poder comprender la magnitud de esta enfermedad es necesario saber qué es exactamente y cómo afecta a las personas que comienzan a tener demencia.

Definición de senil

La definición más básica de senil es: “relativa a la exposición o la característica de la vejez”. Por lo tanto, el uso puro de “senil” se refiere a la edad de la persona, es decir, a una persona de avanzada edad. En cambio, el uso de la palabra senil se utiliza de forma incorrecta puesto que se usa para hacer referencia a la disminución de las capacidades mentales de una persona mayor, como por ejemplo: la pérdida de memoria, confusión, etc.

Senil se combina a menudo con otras palabras como “Alzheimer” o “demencia”. Senil también puede aplicarse a otras afecciones médicas como la artritis senil o la osteoporosis senil, haciendo referencia a la afección que padece una persona de avanzada edad… sin tener en cuenta en ningún caso, con la función cognitiva de la persona que tiene la afección.

persona con demencia que olvida cosas

La palabra senil cuando se utiliza de forma incorrecta para hacer referencia a las capacidades cognitivas de una persona con avanzada edad o a la incapacidad de pensar con claridad, se estará haciendo de manera negativa y con un tono en cierto modo irrespetuoso. Por este motivo, la palabra senil para definir las capacidades cognitivas de una persona mayor no es adecuado. Por ejemplo, decir la frase: “Ese anciano está senil”, puede comportar un tono irrespetuoso y que no es tolerable en las relaciones interpersonales respetuosas.

Hasta no hace mucho se usaba la palabra senil de forma normal asociándolo a la pérdida de memoria de las personas mayores, pero sobre todo cuando se pensaba que junto con la confusión era una consecuencia normal y natural de envejecer. Se esperaba que cuerpo y mente se declinaran juntos a medida que se avanzaba en edad y que el mal funcionamiento mental era algo normal. A menudo se describió a un individuo como “demencia senil” o “Alzheimer senil”, lo que significa que la enfermedad y su deterioro mental asociado se desarrollaron en la edad avanzada.

Perder la memoria no es algo normal del envejecimiento

En la actualidad, y gracias a los estudios y la ciencia, se sabe que la pérdida significativa de la memoria, o la desorientación o confusión no son partes normales del envejecimiento, sino que son síntomas de un trastorno neurocognitivo como el Alzheimer, la demencia vascular, la demencia frontotemporal o la demencia con cuerpos de Lewy.

Hay veces que la palabra senil se utiliza también para describir las placas que se acumulan en el cerebro a medida que avanza la enfermedad de Alzheimer. Estas placas seniles a menudo se describen como uno de los distintivos de la enfermedad de Alzheimer, junto con los enredos neurofibrilares.

Definición de demencia

Cuando se habla de demencia se hace refiriéndose al deterioro grave de la capacidad cognitiva que interfiere directamente con la vida cotidiana. Perder la memoria es un ejemplo de esto, padecer Alzheimer es la forma más común de demencia.

personas mayores con demencia

La demencia no es una enfermedad en sí misma, es un término que se utiliza para descubrir una amplia gama de síntomas asociados con el deterioro de la memoria y otras habilidades del pensamiento, algo que perjudica en que una persona pueda tener una vida normal.

El Alzheimer, como hemos apuntado más arriba es la demencia más conocida y común en la sociedad. Después le sigue la demencia vascular (como segundo tipo de demencia más común), que ocurre después de que una persona haya padecido un accidente cerebrovascular. Éstas son las más comunes pero hay otras muchas otras afecciones que también pueden mostrar síntomas de demencia. Cuando se utiliza “demencia senil” se hace referencia (en muchas ocasiones de manera incorrecta) a que la demencia solo ocurre como forma natural cuando una persona envejece, pero esto no tiene que ser así. Dependiendo de las características o enfermedades de una persona, también puede padecer demencia incluso siendo joven, por ejemplo puede ocurrir con problemas en las tiroides o por no tener las vitaminas suficientes en el organismo.

¿En qué se diferencia la demencia de la senilidad?

Si bien la senilidad es una referencia poco utilizada y algo imprecisa y negativa a la pérdida cognitiva, la demencia es un término médico aceptado. La demencia incluye una amplia gama de afecciones cerebrales que causan el declive progresivo en la capacidad de pensar y recordar de una persona. Además, la pérdida de estas habilidades hace que sea cada vez más difícil para las personas funcionar o cuidar de sí mismas.

Las causas más comunes de demencia incluyen:

  • La enfermedad del Alzheimer
  • Demencia vascular
  • Demencia con cuerpos de Lewy
  • Demencia frontotemporal
  • La enfermedad de Huntington
  • La sífilis terciaria
  • Demencia asociada al VIH
  • La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob

Si bien no existe cura para la demencia, la progresión de la afección suele ser lenta. Cuando se enfrentan a la evidencia de demencia, los médicos generalmente la clasifican por etapas según los síntomas. Con base en los hallazgos, la etapa de la afección se puede clasificar de la siguiente manera:

La demencia en etapa temprana  se diagnostica cuando la vida diaria comienza a verse afectada. Por lo general, se caracteriza por el olvido, la incapacidad para encontrar palabras , perderse, repetir cosas y la dificultad en la gestión de tareas rutinarias como las finanzas o las compras.

persona en tratamiento para la demencia

La demencia en etapa intermedia afectará la capacidad de una persona para funcionar tanto dentro como fuera del hogar. Una persona típicamente perderá casi toda la información nueva en el momento de recibirla y exhibirá el deterioro del juicio social y la resolución de problemas en general. Los comportamientos desafiantes a menudo se desarrollan en la demencia de la etapa media.

La demencia en etapa tardía es la etapa en la que una persona necesita asistencia con todas las actividades de la vida diaria, como comer, bañarse y vestirse.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.