Célula eucariota y procariota ¿qué son y que las diferencia?

Todos los organismos están conformados por células, y sucede que esta unidad es el elemento básico, estructural y fundamental que conforma a las especies. Los seres vivos tal y como los observamos son la resultante de la sumatoria de minúsculas células, las cuales desarrollan funciones muy específicas, y que, por su pequeño tamaño, no pueden ser apreciadas, a no ser que sean expuestas a un microscopio.

Fue Robert Hooke, en 1663, quien puso sobre el tapete el concepto de “célula”, ya que, a través de su microscopio sencillo, luego de múltiples intentos, logró distinguir pequeños organismos a través del lente, al evaluar un trozo de corcho.

Con el paso del tiempo, estudios especializados en el área, no sólo avalarían el hecho de que estamos formados por células, si no que también, el estudio se profundizaría, por lo que científicos llegaron a la conclusión de que existen dos tipos de células que determinan la complejidad del organismo, las mismas pueden definirse como célula eucariota y procariota.

Origen de las células eucariotas y procariotas.

Muy poca evidencia se guarda respecto a los eventos, y el momento exacto en el que cobraron vida las primeras células. Para el postulado de teorías al respecto, los científicos de esta área, tuvieron que recurrir a métodos deductivos, a fin de recrear las condiciones que pudieron propiciar el desarrollo de la célula eucariota y procariota.

Dentro de la comunidad de biólogos, es ampliamente aceptado que el origen de la célula fue un evento que involucró aspectos físicos y químicos, tal y como fue planteado por Oparín y Haldane en la teoría quimiosintética; también se presume, que las células primitivas eran procariotas, de estructura simple y sin un núcleo definido, y que luego, la evolución de la especie conllevaría a la aparición de estructuras más complejas, como es el caso de las eucariotas.

Un gran avance, en el campo de estudio de las células, fue el postulado de la teoría celular propuesta por Schleiden y Schwann en 1830, la cual refutó el concepto, que había sido extendido en aquella época, de que un organismo era la unidad fundamental de la vida, ya que no era así, porque todos los organismos estaban formados por unidades más simples, llamadas células.

Estructura básica de una célula

Aunque todas las células están orientadas a promover el desarrollo de las funciones vitales en los organismos, existen diferencias marcadas que las catalogan como procariotas (estructuras simples) o eucariotas (estructuras complejas). Sin embargo, todas guardan una estructura general y común a ambas:

Membrana Plasmática: Esta estructura de la célula eucariota y procariota, es la que determina la diferenciación de la célula, ya que engloba el conjunto de organelos que constituyen la unidad básica de la materia; sin su presencia, las estructuras permanecerían dispersas, y el desarrollo de reacciones metabólicas, y otras funciones se dificultaría. Está conformada por moléculas de fosfolípidos apiladas entre sí, y tienen la característica de ser anfóteras, es decir, que son moléculas polares, en la que una parte se ve atraída por el agua (cabeza), y la otra (cola) es repelida por ella, ya que desarrolla afinidad con moléculas de carácter lipídico.

De esta manera, las moléculas de fosfolípidos, se constituyen formando una barrera, en torno a las demás estructuras que conforman la célula, una especie de muralla protectora, que es la que permite la diferenciación de la célula como organismo individualizado. Las funciones de esta membrana pueden definirse:

  • Protección contra estructuras complejas, que pudieran valerse de los organelos de la estructura para su beneficio.
  • Favorece la homeostasis interna, mediante la organización en una estructura integrada.

A través de esta estructura ocurren fenómenos de transporte, determinados por los siguientes mecanismos:

  • Difusión: En este mecanismo, las proteínas presentes en la membrana adquieren un papel activo, actuando como estructuras transportadoras y canales, las cuales eran aprovechadas por las moléculas que entran o salen de la célula.
  • Transportación activa: Este proceso es efectuado por proteínas, al igual que el anterior, pero en este se involucra un gasto de energía importante.
  • Endocitosis y exocitosis: En este proceso es la membrana la que efectúa el proceso. La membrana envuelve el material exterior o interior de la célula. Esto forma una vesícula que rodea el material a ser transportado.

Citoplasma: Es una matriz gelatinosa que se encuentra dispersa en el interior de la membrana. Está formada por una solución de citosol, y en ella se llevan a cabo las reacciones metabólicas del organismo, y su característica de fluido promueve la difusión entre organelos.

Su volumen abarca todo el espacio de la célula, por ello se le ha denominado como el organelo más abundante.

ADN: Constituye toda la información genética contenida en la célula, y es la que determina la actividad que esta desempeña y sus características específicas.

Célula procariota: su estructura

Las procariotas, son células de estructura simple que conforman la estructura de organismos unicelulares las cuales no tienen un núcleo definido, por lo que el material genético se encuentra disperso en el citoplasma. Además de los elementos básicos que conforman la estructura, las de este tipo presentan los siguientes organelos:

  • Ribosomas: Son estructuras donde se sintetizan las proteínas. Son los centros celulares que hacen posible la traducción del ARN.
  • Flagelos: Son apéndices móviles con forma de cola, que son los que permiten el movimiento de las bacterias.
  • Pili: Es una estructura externa a la célula, que organismos, como las bacterias usan para ligarse a otras especies.

Célula eucariota: su estructura.

Las células de este tipo, se distinguen por su complejidad estructural, y la principal diferencia de las de tipo procariota es que presentan un núcleo bien definido que contiene el material genético.

Núcleo definido: Es un orgánulo importante, que contiene el material genético de la célula. Está delimitado por una membrana denominada envoltura nuclear, y la misma tiene características porosas, lo que permite el paso de moléculas desde el interior hacia el citoplasma. En el interior del núcleo hay estructuras diferenciadas que contienen ARN, conocidas como nucléolos, los cuales contienen el material genético y las proteínas que posteriormente forman los ribosomas fuera del núcleo.

Mitocondrias: La mitocondria tiene una estructura alargada que va de 0,5 a 1 micras de diámetro. Esta estructura es muy importante en el desarrollo de los seres vivos, ya que ocurre en ella el ATP (Adenosín trifosfato), el cual es un nucleótido fundamental en la obtención de la energía fundamental para los procesos celulares.

Retículo endoplasmático: Esta estructura ocupa gran parte del volumen de la célula, y se encuentra distribuido por todo el citoplasma, y se constituye en un complejo sistema de membranas, que presenta una forma que ha sido definida como de sacos aplanados. Tiene una participación importante en múltiples procesos como: síntesis de proteínas, metabolismo de lípidos y transporte de materia en el interior de la célula.

Aparato de Golgi: En forma de sacos pequeños y aplanados, formados por membranas dispersas en el citoplasma. Se encargan de elaborar proteínas y moléculas de lípidos, cuyo uso es aprovechado por la propia célula y por otras estructuras externas a ella.

Vacuolas: Son orgánulos cerrados, que engloban en su interior diversas sustancias como agua y enzimas.

Centriolo: Estas estructuras formadas por 9 microtúbulos, participan en procesos de división celular. También cumplen un papel importante en el transporte de materia del interior hacia el exterior de la célula, y viceversa.

Diferencias fundamentales célula eucariota y procariota.

Una vez mencionada la estructura particular de cada especie, es probable que ya se hayan determinado las diferencias fundamentales entre célula eucariota y procariota. Sin embargo, es importante resaltar que además de las evidentes distinciones marcadas por características estructurales, existen otros aspectos a considerar. Como, por ejemplo, el hecho de que las células procariotas sólo son capaces de formar parte de estructura unicelulares, las estructuras pluricelulares están constituidas por células eucariotas. En organismos eucariotas, es posible encontrar en la constitución de las paredes celulares, un componente adicional a la estructura básica, denominado celulosa.

Los organismos que usualmente presentan células procariotas, son las conocidas bacterias. Otro aspecto fundamental, está referido al proceso de respiración celular, en el que las células eucariotas son estrictamente aerobias, mientras que las procariotas pueden desempeñarse tanto en forma aerobia como anaerobia, dependiendo de la naturaleza del organismo.

El proceso de reproducción celular, en células procariotas ocurre por un mecanismo denominado conjugación, y en as eucariotas se llevan a cabo por mitosis y meiosis.

Como puede observarse, básicamente, las diferencias se reducen a que las procariotas constituyen estructuras sencillas, y las eucariotas presentan mayor complejidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.