Las dificultades de aprendizaje, ¿cómo afectan realmente?

Cada persona de cualquier edad, tiene un ritmo de aprendizaje diferente. Para que el aprendizaje se dé con éxito es fundamental que este ritmo de aprendizaje se respete. Solo de esta manera la persona podrá avanzar en cuanto al aprendizaje de conceptos teniendo en cuenta su ritmo y su capacidad. Pero, ¿qué ocurre cuando existen las dificultades de aprendizaje? ¿En qué consisten y cómo afectan a las personas que las tienen?

Qué es

En la actualidad se cataloga como dificultad de aprendizaje (DA) a muchas cosas: no poder concentrarse bien por largos períodos de tiempo, aburrirse con el contenido académico, actuar de manera impulsiva, tener mala memoria, tropezar con las cosas, no dar sentido a todas las cosas que se leen o se escriben… tener imaginación propia. La sociedad es muy atrevida y en ocasiones se dice que una persona tiene dificultades de aprendizaje solo porque no sigue la media de las personas.

En lugar de tener en cuenta las capacidades reales de una persona y centrarse en ello para que avance, parece más fácil decir que esa persona tiene dificultades de aprendizaje y por eso va más retrasado en su capacidad de adquisición de contenidos. Todo esto es muy relativo. Pero lo que sí es seguro es que cuando existen realmente dificultades de aprendizaje, la persona puede sentir que hay algún tipo de obstáculo que debe superar para poder avanzar correctamente.

Hoy en día, al menos cinco niños en cada clase escolar tienen algún tipo de dificultad de aprendizaje. Estas dificultades rara vez aparecen de forma aislada y con frecuencia coexisten o se superponen con otras condiciones. Y no desaparecen, por lo que los niños con dificultades de aprendizaje tienden a crecer para convertirse en adultos con dificultades de aprendizaje.

Para los padres, eso puede ser una perspectiva aterradora, especialmente porque muchas personas que confunden las dificultades de aprendizaje con discapacidades de aprendizaje. Los padres se hacen muchas preguntas porque no saben bien a dónde tienen que acudir o a quién escuchar para poder atender las necesidades de su hijo.

Lo que NO son las dificultades de aprendizaje

Una dificultad de aprendizaje NO es una discapacidad y los niños o personas que lo padecen, en ningún momento deberán sentirlo de ese modo. En realidad no hay una sola interpretación o definición consensual de los términos “dificultad de aprendizaje” y “discapacidad de aprendizaje”. Pero es necesario destacar un aspecto importante para diferenciarlo y entender que las dificultades se pueden superar porque solo necesitan algo más de trabajo, paciencia y recursos:

  • Dificultades: obstáculos
  • Discapacidades: algo que incapacita

Cualquier problema emocional o de aprendizaje que afecte, o que afecte sustancialmente, la capacidad de una persona para aprender, llevarse bien con los demás y seguir el ritmo se tratará de una dificultad de aprendizaje. Por otra parte, una discapacidad de aprendizaje, es una condición significativa de por vida que comienza antes de la edad adulta, afecta el desarrollo y lleva a que se requiera la ayuda para: entender la información, aprender habilidades, ser independiente. Normalmente se siente un coeficiente intelectual inferior a CI 70.

Señales de que existen dificultades de aprendizaje

En los niños más pequeños…

  • Hiperactividad
  • Dificultades de atención
  • Problemas para comprender el habla
  • Dificultades para expresar lo que quieren decir
  • Problemas para aprender conceptos básicos nuevos
  • Problemas de conducta
  • Dificultades sociales
  • Falta de coordinación
  • Dificultad para recordar información aprendida

En niños más mayores…

  • Lectura ineficiente
  • Dificultades de expresión verbal y/o escrita
  • Problemas de comprensión de enunciados
  • Presencia de factores emocionales como ansiedad, bloqueos, rechazo escolar o baja autoestima

En la adolescencia…

  • Continuan errores anteriores
  • Baja capacidad en el estudio
  • Bajo rendimiento escolar
  • Malas calificaciones
  • Siguen presentes factores emocionales como la ansiedad
  • Baja autoestima

Las dificultades de aprendizaje no solo tienen que ver con problemas en los sentidos, ni diferencias culturales o ausencia de oportunidades educativas. Las dificultades de aprendizaje van mucho más allá y se necesita cohesión social para encontrar la solución en cada caso concreto, o al menos, facilitar el aprendizaje respetando el ritmo de cada uno.

¿La tortura de aprender?

Las dificultades de aprendizaje por tanto lo padecen muchas personas y es un grupo heterogéneo de trastornos que afectan al aprendizaje y que se manifiestan por dificultades a la hora de hablar, leer, escribir, razonar o comprender los conceptos académicos. Estos trastornos son inherentes a la persona y pueden deberse a disfunciones estructurales del sistema nervioso de la persona. Una dificultad de aprendizaje se puede trabajar y mejorar, pero suele acompañar a la persona siempre aunque al condición mejore.

Normalmente la base se encuentra en procesos psicólogicos básicos como la memoria, la percepción, el lenguaje, los procesos mentales, procesos emocionales o motivacionales, etc. Se suelen identificar durante la infancia y la adolescencia al notarse cómo la adquisición de conocimientos es menor a lo esperado para el grupo de edad de la persona afectada.

Suelen existir dificultades en la detección, el diagnóstico y en encontrar una intervención adecuada, algo que hará que la persona afectada padezca cierta aversión en el aprendizaje pensando que no es capaz. Por este motivo, el trabajo emocional es igual de importante que el trabajo académico en cada caso.

Respetar el ritmo

Aprender a leer por ejemplo, es una actividad que requiere mucho tiempo y esfuerzo, y esto se debe tener en cuenta. La adquisición de la lectura y la escritura son esenciales para el desarrollo del lenguaje, no solo para escribir sino porque de esta manera se aprende a comunicarse a través del mensaje escrito y es primordial para trabajar la comprensión y la expresión.

Los procesos evolutivos son diferentes en cada niño por lo que hay que respetar los ritmos de aprendizaje. En este sentido, los niños necesitan estipulación para aprender nuevas capacidades pero también es esencial no forzar su d desarrollo ni pedirles que hagan más cosas de las que están preparados para hacer en un momento determinado. Es imprescindible tener en cuenta la edad del niño, su personalidad,  así como sus capacidades reales antes de hablar de dificultades de aprendizaje. La maduración de un niño puede ser más lenta que en otros niños y no por eso significa que sea menos capaz de conseguir las cosas.

En el caso de que existan dificultades de aprendizaje será necesario hablar con el psicopedagogo de la escuela o el psicólogo educativo para detectar exactamente las áreas más problemáticas. Una vez que se detecten el tipo de dificultades de aprendizaje que tiene un niño, entonces se podrá pensar el tipo de intervención más adecuada en cada caso.


Categorías

Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.