Qué es la disartria y cómo afecta al habla

Las personas hablamos para comunicarnos entre nosotros. Es una capacidad que consideramos normal y por tanto, al estar tan acostumbrados a ella, no le damos la importancia que se merece. Hay personas que tienen problemas  en el habla y tanto ellas como las personas de su alrededor, sí saben la importancia que tiene el poder hablar para poder comunicarse correctamente con otros.

Un trastorno del habla se considera un trastorno de la comunicación ya que afecta a la comunicación con las personas. Cuando ocurre la disartria aparece una dificultad en la persona para articular los fonemas correctamente a causa de problemas musculares. ¿Por qué ocurre este problema? ¿Cómo afecta? ¿Existen tratamientos?

La disartria

Los músculos de los labios, de la lengua, las cuerdas vocales y el diafragma trabajan juntos para ayudarte a hablar cada día con la máxima claridad posible. Cuando se padece disartria, la parte de tu cerebro que tiene el control de estos músculos no funciona correctamente y te resulta complicado moverlos aunque quieras hacerlo. A causa de esto, otras personas puede que no entiendan bien lo que quieras expresar.

Los niveles de disartria varían de una persona a otra, puede haber casos de disartria leve hasta casos más graves. Es necesario que una persona que se da cuenta de que le ocurre esto, acuda a su médico para valorar un reconocimiento neurológico y además, que exista una terapia del habla y del lengua a través de un profesional de la logopedia.

Cuando ocurre disartria la persona tiene una mala articulación de las palabras a causa de la falta de movimiento de los músculos, pero también existen problemas de respiración. Todo esto hará que  haya un lenguaje anormal, lento, que la persona se tenga que esforzar demasiado ocasionando un cansancio extra en la comunicación. Es un trastorno del habla pero no del lenguaje.

Causas

Las causas pueden ser muy variadas dependiendo de la persona afectada. Las causas más habituales suelen ser por problemas en el sistema nervioso (lesiones, embolias o tumores en el cerebro que paralizan la cara o la lengua). Puede ocurrir desde el nacimiento causado por una parálisis cerebral o que el pequeño sufra una distrofia muscular.

Existen algunas enfermedades que pueden provocar disartria también en la vida adulta como el Parkinson.  Algunos medicamentos también pueden causar esta afección sobre todo aquellos destinados a sedar o los narcóticos más potentes. En este caso, solo habría que interrumpir el tratamiento para acabar con la distrartia temporal.

Tipos

Cuando ocurren daños cerebrales en diferentes zonas, también afectará al habla. En este sentido hay diferentes tipos de disartria que merece la pena conoce.

  • Disastria fláccida. Cuando existen daños en los nervios craneales o regiones en el tronco del encéfalo o cerebro medio.
  • Disartria espástica. Cuando existen daños en las regiones motoras en la corteza, a ambos lados del cerebro.
  • Disartria atáxica. Cuando existen daños en las vías que conectan el cerebelo con otras regiones del cerebro.
  • Disartria hipocinética. Cuando existe la enfermedad de Parkinson.
  • Disartria hipercinética. Cuando existe daño en los ganglios basales.
  • Disartria mixta. Cuando se combinan diferentes de las descritas.

4 puntos clave

Existen 4 puntos clave que es necesario conocer para entender mejor la disartria así como los tipos que existen:

  1. La disartria es una manifestación de varios trastornos, tanto sistémicos como neurológicos, que afectan la coordinación del habla.
  2. Para fines de control, es importante diferenciar la disartria de otros trastornos del habla.
  3. El pronóstico de la disartria depende de la naturaleza de la lesión; El pronóstico es malo en los trastornos neurodegenerativos y mejor en el accidente cerebrovascular.
  4. La utilidad de la terapia del habla para mejorar la articulación varía según la naturaleza de la lesión que causa disartria.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, ya que tienen mucho que ver con la causa que origina la afección. Aún y así, existen algunos síntomas que son los más comunes y que se pueden apreciar, algunos de ellos son:

  • Dificultad para mover los músculos de la cara, los labios y la lengua
  • Pronunciación poco entendible
  • Prosodia monótona
  • Un timbre de voz alterado
  • Habla muy lenta o muy rápida
  • Voz nasal o voz ronca
  • Tono de voz alto o muy bajo
  • Ritmo de habla irregular
  • Problemas de respiración

Cuando existen problemas en la pronunciación se pueden encontrar cuatro tipo de errores principales en las personas afectadas:

  1. Sustituciones
  2. Omisiones
  3. Inserciones
  4. Distorsiones

Diagnóstico y tratamiento

Si tienes problemas para hablar tendrás que ir al médico rápidamente porque te enviará a un patólogo del habla y del lenguaje para evaluar tu situación y los motivos de lo que te ocurre. Te preguntará acerca de cualquier enfermedad que puedas tener y que esté causando estos problemas en tu habla. También tendrá que comprobar la fuerza de los músculos de tus labios, de tu lengua y de tu mandíbula mientras hablas. Para hacer esto quizá te pida que:

  • Saques la lengua
  • Hagas sonidos
  • Leas frases
  • Cuentes números
  • Cantes
  • Soples velas

En cuanto al tratamiento será necesaria la terapia del habla y del lenguaje, además del tratamiento que sea necesaria para la enfermedad o afección que se padezca. El mejorar el habla más rápida o lentamente dependerá de la condición que lo haya causado. El profesional te enseñará en cada sesión:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos de la boca y de la mandíbula
  • Formas de hablar más claras como hacerlo más despacio o hacer pausas para poder respirar.
  • Controlar la respiración para controlar el tono y el timbre.

El profesional también puede pedirte que lleves contigo una libreta o un smartphone para que escurras lo que otros no entienden cuando tratas de hablar. Así podrás evitar sentir emociones negativas como nervios, vergüenza o enfado. Para hacerlo tendrás que asegurarte de que tienes la atención de la otra persona.

Es importante que intentes hablar cara a cara con otras personas, así los demás te entenderán mejor al ver cómo mueves la boca. Trata de no hablar en sitios que sean ruidosos como en un restaurante, y en casa, baja la música o el volumen del televisor antes de intentar comunicarte con otras personas.

Cuando hables con otras personas puedes intentar usar expresiones racionales o gestos con las manos para expresar mejor lo que quieres decir. Las frases cortas y las palabras claras serán tus mejores aliados.

Siempre que alguien no entienda lo que dices, aliéntalo a que te pregunte las veces que sea necesario. Date el tiempo que necesitas para determinar lo que tienes que decir y para acabar lo que estás diciendo.

  • Además el terapeuta le dará las siguientes pautas a familiares y amigos de la persona afectada para mejorar la comunicación:
  • Pregunta si no entiendes lo que dice
  • Dale el tiempo que necesite para acabar lo que dice
  • No le interrumpas
  • Repite lo que has entendido para que no tenga que decir todo de nuevo
  • Intenta no terminas las oraciones del otro


Categorías

Psicología, Trastornos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.