Discusiones de pareja habituales que se pueden solucionar

discusiones en pareja

Tener pareja, ser amado y correspondido es lo más bonito que te puede ocurrir porque es la base de la creación de la propia familia. Aunque, como bien se sabe, esto puede traer discusiones puesto que cada persona tiene su propia personalidad y ha crecido en núcleos familiares diferentes. Los puntos de vista pueden chocar de vez en cuando y que la diversidad de ideales haga que las discusiones sea un habitual.

En realidad, las discusiones de pareja no tienen que ser un problema nunca siempre y cuando se hagan desde el respeto hacia uno mismo y hacia el otro. La comunicación saludable y la sinceridad también son esenciales en la relación de la pareja, porque lo que puede ser una discusión de pareja en realidad se puede convertir en una conversación de intercambio de opiniones sin necesidad de faltar el respeto a nadie.

Discusiones de pareja habituales

Pero, ¿cuáles son los temas más habituales por los que las parejas discuten más habitualmente? Te contamos algunas de ellas.

Falta de comunicación

Todos sabemos que la comunicación es esencial pero en ocasiones no es cómo querríamos que fuese y sabemos que algo anda mal. Algunas parejas tienen diferentes estilos de comunicación, como personas que hablan y no personas que hablan, o personas que se ocupan de las cosas hablando o personas que les gusta seguir con las cosas. Otras parejas solían comunicarse bien pero han dejado de escucharse mutuamente; en su lugar, tratan de llenar los espacios en blanco y leer la mente. A veces cada conversación se convierte en una batalla.

discusiones en pareja

Todos estos problemas pueden superarse si la pareja está dispuesta a identificar qué sale mal y hacer algunos cambios. Incluso puedes hacerlo tú si tu pareja no te dice nada al respecto. Pregúntate lo siguiente: “¿Qué sucede cuando quiero hablar sobre algo importante?”, “¿Cuándo intenté por última vez escuchar y entender realmente a mi pareja?”

Piensa en lo que quieres decir primero. Elige tu hora y lugar. Practica el «tiempo de conversación», donde cada uno tiene tres minutos para decir lo que necesita decir sin interrupciones y luego la pareja responde. Usa el correo electrónico o escribe una carta si tienes algo importante que decir pero no puedes encontrar las palabras orales adecuadas. Trata de usar declaraciones de «yo» y evita culpar a la otra persona. Cuando la gente se pone a la defensiva, es difícil escuchar bien.

Artículo relacionado:
Técnicas de comunicación efectivas

Infidelidad

Si bien no tiene que ocurrir en todas las parejas, es un tema importancia de confianza y sinceridad, tanto cuando ocurre cuando solo hay sospechas pero realmente no ha pasado nada. Una relación se puede reconstruir después de haber tenido una infidelidad dependiendo de las circunstancias…  pero se necesita honestidad y disposición para responder a las heridas que quedan.

Por lo general, las infidelidades no ocurren de la nada, por lo que vale la pena pasar el tiempo tratando de aprender lecciones. ¿Fallaba la comunicación? ¿Se estaba perdiendo intimidad? ¿Qué es lo que ha fallado en la relación? ¿Realmente se quiere seguir con la relación o es mejor dejarlo y que cada uno esté por su camino? ¿Realmente queda amor en la pareja? A veces, estas conversaciones son difíciles y puede ser útil hablar con un tercero neutral, como un terapeuta.

discusiones en pareja

Dinero

Son muchas las parejas que discuten sobre el dinero, ya sea porque uno gasta demasiado, ahorra más de la cuenta, falta dinero en casa, etc. Las presiones financieras también suelen ser un tema candente de discusión entre las parejas. Las deudas suelen ser el problema más común y más grave en las discusiones de pareja.

Sin embargo, mantener problemas como la deuda de la pareja también puede causar problemas como la desconfianza. No existe una actitud correcta o incorrecta hacia el dinero, y algunas personas son más ahorradoras y otras gastan más. Si vuestras actitudes son similares, es poco probable que haya un problema. Pero si son diferentes, podría ser una fuente de tensión en la relación. A muchas parejas les resulta útil tener algo de dinero compartido para sus gastos compartidos, así como algo de independencia financiera.

Niños

El tema de tener o no tener hijos también puede ser un problema común en las parejas. Es muy fácil para las parejas pensar si se tienen hijos o no, pero no es tan fácil ponerse de acuerdo cuando uno quiere y otro no. En este sentido, es necesario que la pareja tenga claro las inquietudes del otro, para saber si van por el mismo camino o no. Pero por otra parte, cuando ya se es padre o madre y se ha formado una familia, los niños también pueden ser un tema de discusión habitual. Es muy fácil para los padres polarizarse, siendo uno el policía bueno y el otro el malo.

La paternidad compartida no siempre se siente cooperativa cuando tienes diferentes estilos. A menudo esto sucede porque tenemos ideas firmes que obtenemos de nuestra educación y asumimos que esta es la norma. Las reglas de la casa que aceptas como familia pueden ser útiles; presentar una posición consistente en la mayor medida posible puede evitar el escenario de policía malo / policía bueno.

Hay muchas pruebas de que los niños se dan cuenta del conflicto de los padres, por lo que les ayuda si minimizan esto. También recuerda que hay más en tu relación que tu familia: serás una pareja incluso después de que los niños se hayan ido de casa. Así que trate¡a de encontrar tiempo el uno para el otro: beneficiará la relación y eso es bueno para toda la familia.

discusiones en pareja

Aburrimiento

La mayoría de las parejas a largo plazo pasan por fases de sentirse atrapados en una rutina o donde se aman, pero no se sienten «enamorados», y es natural que su relación cambie con el tiempo. El amor evoluciona del enamoramiento a un amor más maduro y es necesario saberlo para poder disfrutarlo.

La compañía, la compatibilidad, la historia compartida y conocer a alguien de adentro hacia afuera son a menudo las cosas que las personas valoran en las relaciones a largo plazo, aunque a veces se dan por sentadas. Si estas cosas no le parecen suficientes y quieres crear más entusiasmo, trata de pensar en lo que debe suceder y luego habla con tu pareja. Trata de ser parte de la solución para salir de la rutina en lugar de quejarte sobre el papel de tu pareja para atraparte.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.