Disfemia: cuando una persona tartamudea

nena pequena con disfemia

Quizá el término “tartamudez” te suena más que el término “disfemia” pero en realidad no estamos hablando de lo mismo aunque muchos piensen que sí. Algunos autores consideran que este trastorno y el tartamudeo son iguales , mientras que otros expertos diferencian ambos trastornos del habla.

La disfemia esa una dificultad que afecta al desarrollo del habla. Cuando una persona lo padece repiten la misma palabra o sílabas varias veces. Sienten que se quedan “atrancados” entre palabras y que no son capaces de avanzar. Esto les genera mucha inseguridad y ansiedad social. Además, la disfemia también implica pausas espasmódicas que interfieren en la fluidez verbal normal.

Disfemia o tartamudeo

La disfemia es un trastorno del habla que involucra la repetición involuntaria de palabras y sonidos. Por lo tanto, muchos lo asocian con el tartamudeo y la falta de desarrollo dentro de la progresión del habla en los niños. Pero, ¿son la disfemia y el tartamudeo realmente lo mismo?

chica con altavoz que tartamudea

El tartamudeo generalmente aparece en niños alrededor de los 3 años. Por lo general, tiene que ver con problemas de desarrollo, por lo que es más conocido técnicamente como tartamudeo del desarrollo. La tartamudez del desarrollo se produce porque el razonamiento de un niño funciona más rápido que su capacidad para expresar el lenguaje. A medida que el niño continúa desarrollándose, el problema desaparece.

Si bien la disfemia también suele denominarse tartamudez, no desaparece con el tiempo. Cuando un niño llega a los 5 años de edad y persisten las dificultades para hablar, entonces puede tener disfemia. Para entenderlo mejor, hablemos de ambos de forma diferenciada.

Disfemia

En su estado inicial, la disfemia produce alteraciones en el habla a nivel sensorial y en cuanto a la capacidad para hablar. Después, la persona afectada al ver las consecuencias del problema de este habla en el entorno y círculos sociales, comienza a sentir inseguridad y una baja autoestima. El trabajo mental es muy importante para mejorar la pronunciación puesto que si la persona se pone nerviosa o le da ansiedad social, el problema se agrava.

Tartamudez

La tartamudez, por otro lado, se refiere a la repetición de sílabas y sonidos, así como a su prolongación. En este caso, las repeticiones y las paradas aparecen cuando hay una ruptura en el ritmo. Dado que el tartamudeo casi siempre tiene que ver con el desarrollo del habla del niño, generalmente desaparece por sí solo. Por lo tanto, solo 1 de cada 20 niños mantienen su tartamudeo a lo largo del tiempo convirtiéndose en disfemia. La mayoría logran superarlo durante la adolescencia.

chico con disfemia en dibujo

Tipos de disfemia

Aunque algunos expertos consideran que tartamudeo y disfemia son sinónimos, a pesar de tener coincidencias es diferente según se desarrolle en el tiempo en la persona afectada. Los síntomas son los mismos pero la duración en el tiempo es diferente, siendo el tartamudeo temporal y la disfemia que ocurre aún después de la infancia y adolescencia de la persona afectada. Existen diferentes tipos de disfemia, siendo los más conocidos los siguientes:

  • Disfemia tonal. En este tipo de disfemia ocurre cuando el flujo del habla se interrumpe a causa de espasmos. La cara de la persona se tensa consciente de estos espasmos y de la dificultad que se le presenta. Además una persona disfemia tonal no puede controlar bien los movimientos de la mandíbula.
  • Disfemia clonal. Es una condición genética y se llama clonal porque se repiten las sílabas antes de iniciar una oración o al continuar con ella. No hay tensión fácil aunque los espasmos hacen que que el habla se ralentice.
  • Disfemia tonalclonal o mixta. Este es el tipo más frecuente y ocurre por una combinación de los dos tipos anteriores.

Causas

Algunos de las causas más comunes que influyen en la disfemia son:

  • Género. Ocurre con mayor probabilidad en los hombres que en las mujeres.
  • Genética. Gemelos que provienen de un solo óvulo y un espermatozoide tiene más probabilidades que uno de los niños tenga disfemia. Si un gemelo idéntico tiene el trastorno del hable el otro niño tendrá un 77% de probabilidades de padecerlo también.
  • Psicolingüística. Al comenzar a hablar los niños pueden tener dificultades para asociar un significado a una palabra escrita. Esto hará que el niño tenga dificultad para pronunciar la palabra y que la fluidez verbal esté afectada.
  • Trauma. Un estado de tensión crónico o prolongado también puede causar disfemia. Someter a un niño a presión para que pronuncie bien puede ser contraproducente.

Síntomas

Suele aparecer durante los primeros años de vida de un niño y suele coincidir con el lenguaje hablado, cuando un niño comienza a hacer frases. La etapa inicial de la disfemia puede ocurrir hacia los tres años, aunque a esta edad suele haber dificultad normal para articular el lenguaje.

Es entonces, a partir de los 5 años cuando aparece la disfemia episódica con episodios de tartamudez que afectan a la fluidez verbal correcta el niño. Si después de que el niño tenga 10 años continua con este problema entonces se considera disfemia permanente. Es necesario reconocer los síntomas para buscar la ayuda necesaria lo antes posible:

  • Manifestaciones lingüísticas. Lenguaje redundante, discurso incoherente y frases incompletas. Falta de coordinación entre lenguaje y pensamiento.
  • Manifestaciones conductuales. Se siente ansiedad y mucha inseguridad a la hora de hablar o comunicarse con otras personas. Es necesario que el niño no se sienta presionado para hablar porque entonces solo se podría agravar el problema.
  • Manifestaciones corporales. La persona afectada con disfemia puede tener además, tics nerviosos, respuestas psicogalvánicas, espasmos, hipertensión, etc.

chico con disfemia

Tratamiento

Si tú o tus hijos tenéis síntomas de disfemia es mejor buscar ayuda de un especialista cuanto antes. El especialista será el responsable de establecer un plan para tratar y prevenir el problema. En general, la terapia suele incluir la combinación de las siguientes estrategias:

  • Terapia del lenguaje
  • Terapia psicológica
  • Relajación muscular
  • Control vocal
  • Corrección de pronunciación

Con un buen tratamiento de forma continuada se podrá mejorar el habla de forma bastante notable, incluso puede ser que la persona pueda tener una buena fluidez todo el tiempo, excepto en momentos de ansiedad o nervios. Es importante que las personas con disfemia tengan atención, apoyo y comprensión por parte de sus familiares y amigos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.