Saltar al contenido

Dislexia — Qué es, tipos, síntomas, causas y tratamientos

En la actualidad se escucha mucho el término de dislexia, pero pocos saben realmente lo que significa. Esta se conoce como una disfunción al leer que se manifiesta en niños, adolescentes y adultos, y su incidencia es mucho mayor de lo que podría pensarse. Precisamente por ello, presentamos el siguiente artículo sobre esta afección, en el cual se desarrollan puntos tales como su definición, tipología, síntomas, y tratamientos empleados para su superación.

Descubre qué es la dislexia y su significado

Etimológicamente, la palabra dislexia está conformada por dos palabras: dys, una palabra de origen griego que se traduce como dificultad; y lexia, de origen latino, que significa leer. Por ello, una traducción muy literal de este término es dificultad para leer.

Se define como una dificultad en la decodificación y codificación de los elementos del lenguaje en lo que respecta a la lectura, escritura, e incluso el habla (específicamente los signos, letras); la ucal se da en individuos con capacidades cognitivas completamente normales. Esta dificultad tiene su origen en disfunciones cerebrales, con las que se nace o que se adquieren a raíz de un accidente en el transcurso de la vida.

Por lo tanto, se puede considerar disléxica a una persona que no logra leer ni escribir a la edad en que se considera normal que lo haga; sin poseer ningún tipo de retraso ni discapacidad intelectual, discapacidad sensorial (problemas auditivos, de vista, por ejemplo) y con una correcta guía pedagógica.

Algunos autores, como Harstein, Debray y Melékian, la consideran como un trastorno del aprendizaje. Otros la consideran como un problema de aprendizaje específico y diferenciado, tal como Critchley, Nieto y Padget, debido a la confusión con relación a los síntomas. Lo cierto es que en la actualidad, la mayoría de las personas no tiene claro qué es la dislexia. El término es coloquialmente empleado para hacer referencia de manera general a trastornos generales de la lectura y en el aprendizaje, lo cual es erróneo.

En lo que respecta a su incidencia, esta dificultad afecta entre el 5 y 10% de los niños en edad escolar, de cuyo total, alrededor del 80% pertenecen al género masculino. De hecho, de cada cuatro personas afectadas, tres son varones. Esto se atribuía en la antigüedad a la mayor importancia que se le daba a la educación de ellos. Sin embargo, en nuestra sociedad actual tanto niños como niñas asisten a los colegios sin impedimento alguno. Por lo que aún no se conoce una causa específica que origine la dislexia en mayor proporción en un género que en otro.

La forma en que repercuta el trastorno de la dislexia en la vida de las personas, dependerá principalmente del grado de la dificultad (si se encuentra en un nivel bajo, medio o grave). De esta forma, existen personas con un grado leve que les permite, a su vez, destacar en el campo del cálculo y las matemáticas en general; u otros con un nivel más acentuado pero que aun así pueden desenvolverse en profesiones como técnicos eléctricos, artesanos, orfebres, diseñadores y sastres. Por último, aquellos casos de mayor gravedad en los que esta afección representa un impedimento de peso, y que capacita a las personas solo para tareas muy elementales.

¿Cuáles son los tipos de dislexia?

Existen varias dificultades del aprendizaje, la dislexia es una de ellas y puede dividirse en diferentes tipos, los cuales dependerá de la dificultad que tenga la persona que la padece.

a) Dislexia adquirida:

Se refiere a la dislexia que se origina en el individuo que ya ha aprendido a leer, luego de un accidente que originara la disfunción cerebral. A su vez, estas se subdividen en periférica y central, cuya identificación dependerá de si el efecto de la lesión repercute en la percepción de la información o en el procesamiento de la misma.

Dislexia periférica:

  • Atencional: Fue propuesta por Patterson en el año 1981, y se refiere a aquellos casos en los que los pacientes pueden identificar las palabras de manera global, al igual que identificar las letras aisladas. Sin embargo, son incapaces de identificar cada una de las letras que conforman una palabra.
  • Visual: En este caso, los individuos confunden las palabras por otras gráficamente similares. Por ejemplo, leen misa en lugar de mesa; sol en lugar de sal, entre otros. Sin embargo, pueden identificar las letras de las palabras que no son capaces de leer. Este tipos de dislexia fue descrita por Marshall, en el año 1984, tres años después luego de la aparición de la atencional.
  • Letra a letra: De los tipos de dislexia mencionados, en esta tiene influencia en la longitud de las palabras. El tipo letra a letra es aquella que se manifiesta cuando el individuo tiene la necesidad de leer en voz alta, o internamente, cada una de las letras que conforman una determinada palabra.

Dislexia central: El paciente presenta dificultades para relacionar el signo gráfico con el significado de la palabra; esto se debe a disfunciones en las rutas que sirven de medio para relacionarlos. Dependiendo de la ruta a través de la cual se dificulte hacer esta correlación, la dislexia central se clasifican en:

  • Fonológica: El paciente presenta deterioro en la ruta fonológica, ya que es capaz de leer palabras conocidas a través de la ruta visual, pero es incapaz de leer palabras nuevas, desconocidas o inventadas. Alguien con dislexia fonológica podría leer lopo en lugar de lobo, por ejemplo.
  • Superficial: Se manifiesta especialmente con la lectura incorrecta de palabras irregulares, por lo general, palabras prestadas de otros idiomas, las cuales tienen una escritura y pronunciación muy similar en el idioma del afectado; por ejemplo, “hall”. Se relaciona con el daño de tres puntos en la ruta visual: el léxico visual, el sistema semántico y el léxico fonológico.
  • Semántica: El paciente tiene la capacidad de leer las palabras por medio del léxico visual y el léxico fonológico, sin embargo, no podrá encontrar su significado. En este tipo de dislexia, existe una disfunción en la conexión entre el léxico visual y el sistema semántico, que impide la extracción del mensaje total.
  • Profunda: Este es uno de los tipos de dislexia más grave, como su nombre lo indica, puesto que el individuo presentará dificultades tanto en la lectura de pseudopalabras o palabras irregulares, como en la búsqueda del significa de las mismas. El paciente con dislexia profunda presentará tanto los síntomas del deterioro en la ruta visual, como los del deterioro en la ruta fonológica. De esta forma, podrán leer “mesa” donde dice “silla”.

b) Dislexia evolutiva:

También denominada dislexia en desarrollo, es aquella disfunción que se origina en el individuo mientras aprende a leer, y se mantiene aún después de esto. Los síntomas en este caso son muy similares a los que presentan los que padecen el tipo adquirida, pero en este caso, no serán originados por lesiones cerebrales.

Síntomas

Una vez expuestos los diferentes tipos de dislexia, puede tenerse una idea de los signos relacionados a este trastorno. Sin embargo, en este apartado presentamos un desglose general de los síntomas de dislexia más comunes en los individuos que la presentan, y que a su vez sirven para su diagnóstico:

  • Presentan una lectura lenta, en comparación con niños de su mismo nivel. Este es un rasgo característico de las personas disléxicas y es muy frecuente a medida que el niño comienza a leer frases y textos largos.
  • Pierden con regularidad el orden de las líneas de un determinado texto, y de hecho, para guiarse utilizan uno de sus dedos para señalar la línea en que se encuentran.
  • Invierten las letras que conforman las palabras. De esta forma, pueden confundir la “b” con la “p” o la “q”.
  • Mientras leen textos, inventan palabras con signos gráficos similares a los de la original. Las mismas pueden o no tener coherencia con el contexto de la lectura.
  • Pueden escribir frente al espejo de manera esporádica.
  • Presentan dificultades para deletrear palabras, ante lo cual presentan muchas dudas, y por lo general, cambian el orden de las letras.
  • Leen con mucha dificultad los artículos, preposiciones y conjunciones (denominadas palabras funcionales), ya que no tienen un significado con el cual puedan relacionar.
  • Presentan notables dificultades para aprender un nuevo idioma.
  • Tienen dificultad para pronunciar palabras polisilábicas.
  • Les es difícil aprenderse las tablas de multiplicar.

Causas de la dislexia

A pesar de ser un trastorno que se estudia desde mediados del siglo XX, las causas de la dislexia siguen siendo desconocidas en la actualidad. De manera general, hemos descrito la dislexia de acuerdo a su origen como evolutiva y adquirida. Las causas de esta última están claras. aunque existen factores relacionados a los síntomas, abarcados en ciertas teorías que intentan explicar más bien el origen de la de carácter evolutivo. A continuación se describen algunas de las hipótesis más aceptadas:

  • Causas genéticas: Esta es una de las causas más discutidas. Algunos científicos han atribuido el desarrollo de esta disfunción a los cromosomas 15 y 6, relacionados con el desarrollo de diferentes formas de disfunciones en la lectura. Sin embargo, no se han presentado pruebas contundentes que sirvan de base para afirmarlo.
  • Causas neurológicas: En lo que respecta a este punto, se han mencionado anomalías congénitas de carácter neurológico, trastornos funcionales congénitos, pero lo cierto es que, al igual que en las teorías genéticas de las causas de las dislexia, no hay pruebas suficientes para asegurar que tenga origen neurológico.
  • Causas hormonales: Algunos autores la relacionan con la presencia de hormonas masculinas, lo cual explicaría la mayor incidencia del trastorno en los varones.
  • Causas sensoriales: Estas fueron descritas en los tipos de dislexia adquirida. Las causas sensoriales pueden ser de tipo visual, auditivas y fonológicas. Las primeras vienen dadas por dificultades en el procesamiento visual. Estas pueden ser debido a distorsión perceptual, movimientos oculares anormales, que podrían dificultar el seguimiento del orden de las letras durante la lectura. Las auditivas, en las que el origen del trastorno se encuentra en la dificultad para escuchar. Por último, las causas fonológicas, a las cuales se atribuyen dificultades para segmentar los fonemas que constituyen el lenguaje.
  • Causas psicológicas: La teoría que atribuye las causas de la dislexia al aspecto psicológico es bastante interesante. Algunos autores, relacionan el trastorno con déficit en el relacionamiento de los sonidos y los signos del lenguaje. Otros, lo relacionan con problemas afectivos o factores del entorno que influyen en la motivación y capacidad de aprender del niño. Por último, algunos seguidores del conductismo, alegan que se trata de una mala costumbre adquirida, por lo que su tratamiento busca acabar con la conducta.
  • Causas pedagógicas: Relacionada con prácticas pedagógicas erradas, crueles o mal aplicadas. No obstante, esta teoría también es muy discutida ya que bajo estas mismas técnicas algunos niños desarrollan la dislexia, y otros no.

Tratamiento efectivos

El tratamiento de la dislexia debe comprender todo el ciclo vital de quien la padece. Es así como en su detección en la edad temprana, requerirá de técnicas para solucionar las dificultades en la lectura. En este punto se hace mención de programas guiados de lectura; de los cuales uno de los más famosos es el de Orton-Gillingham (OG), mejor conocido como Enseñanza Multisensorial y Estructurada del Lenguaje (MSLE, según sus siglas en inglés). Este es considerado como la herramienta más eficaz para la enseñanza de niños con dislexia.

  • El programa  MSLE emplea todos los sentidos para enseñar a leer a los niños. Por ejemplo, los estudiantes pueden aprender una determinada letra mirándola, pronunciándola, escribiéndola con diferentes materiales de tal forma que también puedan sentirla u olfatearla.
  • Además, se requiere confiar al niño a profesionales especialistas en el área; que le ayuden a reconocer los sonidos de las palabras, separar los sonidos de las mimas y mezclarlas para formar nuevas, por ejemplo. Esto se conoce como creación de conciencia fonológica. Así, aprenderán también a pronunciar palabras que no conocen (decodificación).
  • Se recomienda, en el aula, enseñar a los niños preferiblemente en grupos pequeños. De igual forma, realizar actividades que permitan manipular uno o dos tipos de fonemas, en lugar de varios a la vez, como es costumbre.
  • Algunos, dependiendo del origen de la dislexia, proponen ejercicios oculares que estimulen y mejoren la percepción visual del individuo, aunque este método es muy cuestionado en la actualidad.

En el caso de estudiantes universitarios, el tratamiento de la dislexia está guiado a ayudar, puesto que en este punto es más complejo atacar este problema. Los universitarios deberán aplicar de igual forma ejercicios de lectura, que les ayudarán a captar la información. Sin embargo, este es un trastorno crónico, por lo que de igual forma requerirán de mucho más tiempo para estudiar y para la realización de sus tareas.

En la actualidad, los avances tecnológicos pueden facilitar significativamente la vida de los disléxicos, sobre todo en la etapa estudiantil. Existen desde hace varios años grabadoras que pueden emplear en clase, para sustituir de vez en cuando la lectura; los ordenadores portátiles con correctores ortográficos, libros grabados en voz, las tutorías y servicios especiales que ofrecen las instituciones educativas para estos casos particulares.

Para finalaizar, una vez conocido todo sobre este problema tan común, te invitamos a dejar tu opinión o experiencia acerca del tema en la caja de comentarios. También puedes compartir el artículo en tus redes sociales para dar a conocer esta problemática que afecta a tantos niños y personas comunes hoy en día.