Dolor de estómago en la infancia vinculado a la ansiedad en la edad adulta

Una nueva investigación realizada en Estados Unidos sugiere que los niños con dolor de estómago crónico podrían tener un alto riesgo de padecer trastornos de ansiedad más adelante en la vida, incluso si el dolor abdominal solo se presenta durante un cierto periodo y luego desaparece.

Se estima que el dolor abdominal crónico afecta a entre 8 y 25 por ciento de los niños en edad escolar, los mismos que a menudo faltan a clase por este motivo. Ahora, los investigadores muestran una asociación entre dolor abdominal funcional que no tiene explicación médica y la ansiedad que persiste en la edad adulta.

De los adultos que padecieron dolor abdominal de niños, el 51 por ciento suele presentar al menos un trastorno de ansiedad durante su vida, en comparación con el 20 por ciento del resto del grupo de control.

Este es el primer estudio de pediatría con el fin de integrar los resultados del dolor de estómago y la salud mental. Los pacientes con dolor abdominal funcional son vulnerables a padecer ansiedad a largo plazo, este problema comienza en la infancia y persiste en la adolescencia tardía y la época adulta temprana, incluso si el malestar en algún momento se llega a resolver.

En el caso de los adultos que alguna vez en su vida presentan depresión, un 40 por ciento de ellos han sufrido dolores de estómago de niños, en comparación con el 16 por ciento de los adultos en el grupo control que no habían tenido estos trastornos en la infancia.

El estudio incluyó a 332 niños con dolor de estómago inexplicable y otros 146 niños sanos. Todos estaban entre las edades de 8 y 17 años cuando comenzó el estudio. Los participantes recibieron un seguimiento de 20 años.

Mientras que el dolor abdominal se asocia con la ansiedad y la depresión en la edad adulta, no se observaron relaciones de causa y efecto. Tampoco está claro cómo se vinculan las dos condiciones. Los investigadores especularon que la ansiedad relacionada con el dolor, o el trastorno de ansiedad social que contribuye a faltar a la escuela, podrían perpetuar la discapacidad ante el dolor.

Lo más importante es ayudar a involucrar a los padres y al niño en los aspectos de salud mental, por eso los pediatras sugieren consultar a un especialista si el dolor de estómago comienza a interferir con las actividades diarias. En la investigación, se sugiere que para la rehabilitación no se debe hacer foco únicamente en los síntomas, en este caso el dolor de estómago, sino que también se debe hay alentar al paciente a continuar con sus actividades y responsabilidades habituales. Fuente


Un comentario

  1.   Santiago dijo

    Todo esto está muy bien, pero yo iría más lejos, nadie asocia los dolores de estómago con el mal del siglo XXI, el microndas. ¿Nadie a pensado que podría causarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.